El otro gran premio de Sofía Álvarez al ganar 'Pasapalabra'

·4 min de lectura

Después de que Antena 3 anunciara a bombo y platillo que se avecinaba otro momento histórico en Pasapalabra, Sofía Álvarez ha completado El rosco tras acertar la letra H (apellido del compositor autor de la banda sonora de la película El hombre que vendió su alma). Esta médica de Leioa, que ha cantado victoria tan solo tres meses después de que Pablo Díaz hiciese historia ganando en el mismo concurso 1.828.000 euros, se lleva 466.000 euros tras permanecer 8 semanas jugando y participar en un total de 62 entregas.

Lo más significativo de su triunfo es que tras ganar el bote de Pasapalabra Sofía Álvarez pudo hablar con sus hijos Íñigo e Irati. Al igual que Roberto Leal conectó con la abuela de Pablo Díaz cuando el concursante canario se hizo con el premio económico, la nueva ganadora ha emocionado a los espectadores mostrando su faceta maternal. Es más, la participante vasca ha puesto de manifiesto cómo los jóvenes han sido su gran apoyo en el concurso más visto de la televisión (el chico incluso le ha llevado las redes sociales durante este tiempo) y, desde luego, su motivación para acertar cada una de las letras.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Pasapalabra se ha convertido en tendencia de Twitter otra vez después de que en la tarde del lunes 27 de septiembre Sofía Álvarez ganara el bote del programa de Antena 3. La concursante se embolsó 466.000 euros tras poner en verde todo su rosco y acertar correctamente la última palabra cuya respuesta resultó “Herrmann”. “Voy a soltar lo que tengo, que no va a ser, pero para qué le voy a dar más vueltas”, aseguraba la participante con 25 segundos por delante fruto de su trabajo en equipo con Eva González y Agustín Jiménez.

De esta manera, la médica se impuso a Marco Antonio quien, al igual que ella, le quedaba solo una letra, en su caso la V, para poder llevarse el gato al agua. Sin embargo, la victoria de la vasca provoca también la marcha del ingeniero gaditano que ha hecho las delicias de los espectadores durante 55 entregas, llevándose un premio de 31.200 euros. Y es que ambos han protagonizado algunos de los duelos más intensos que se recuerdan, quedándose en otra ocasión a tan solo una letra de completar el famoso rosco gracias a su agilidad mental.

Ahora bien, entre confetis, lluvia de aplausos y la repetida frase “no me lo puedo creer”, lo que verdaderamente llamó la atención es el otro gran premio de Sofía Álvarez que ha propiciado este victoria. Con cara de alegría e incredulidad, la vencedora revelaba que tenía en la cabeza “a mis niños porque yo siempre he querido venir aquí por abrirles oportunidades”.

Sofía Álvarez desembarcó en el programa después de que el tinerfeño Pablo Díaz ganara el bote millonario. Y lo cierto es que desde aquel debut el pasado 2 de julio, donde ya mantuvo los nervios de acero y la sonrisa permanente que le ha acompañado hasta el final, esta concursante que ejerce como psiquiatra en el Hospital de Basurto, ha dado todo por cumplir su sueño pero también el de sus hijos. Porque tras entrar a formar parte de la historia de Pasapalabra, la ganadora ha puesto de relieve su faceta como madre poniéndose en contacto con sus hijos Iñigo e Irati.

Los jóvenes no pudieron contener las lágrimas durante la videollamada con su madre, mostrando su orgullo por la gesta de la concursante. Sofía Álvarez primero contactó con su hijo menor Íñigo que estalló en lágrimas nada más conocer el triunfo. “Te lo has ganado como la que más. Yo te he visto todos los días lo que has estudiado. Yo te he visto todas las noches”, aseguraba el chico muy emocionado.

Asimismo Iñigo, que es quien ha estado pendiente de las redes sociales de su madre durante todas estas semanas de popularidad televisiva, quiso destacar la evolución de su madre: “Yo creo que del primer programa al último hay mucha diferencia. Qué pasada. No me lo creo. Me alegro muchísimo por ella. No os imagináis la de noches que ha estudiado”.

Claro que Irati, que actualmente vive en Londres, y a la que Sofía Álvarez prometió que tras ganar el bote lo primero que va a hacer es acudir a su encuentro, también desbordó sus emociones en directo: “Me alegro un montón, lo que te hemos visto estudiar y lo que te hemos visto trabajar y lo duro que ha sido todo esto. O sea, no puedo pensar en nadie que se lo merezca más que tú”.

Habéis sido mi inspiración. Estoy aquí porque realmente siempre he tenido la ilusión de daros oportunidades. Y estoy muy feliz. Os quiero”, respondía la ganadora a sus dos hijos.

En resumen, tras 62 programas en activo, ganando 26 veces, empatando en 18 ocasiones y superando 18 sillas azules, Sofía Álvarez ha conseguido llevarse dos premios a casa: por un lado el económico, que ha celebrado por todo lo alto en el plató de Antena 3 tras entrar en el selecto club de campeones, y por otro el más personal que es poder contribuir a cumplir los sueños de sus hijos Irati, de 28 años, e Íñigo, de 24 años. Un momento familiar que, sin duda, pone la guinda al pastel.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente