El nuevo ‘wereable’ que corrige la postura y evita lumbalgias

Esta prenda inteligente planta cara a una de las ‘enfermedades ocupacionales’ más frecuentes

image

Ya sea por problemas posturales, estrés o por cargar demasiado peso, la lumbalgia es el dolor crónico más habitual. (Foto: Getty Images)

Se trata de una afección en la zona lumbar (parte baja de la espalda) de origen tanto vertebral como muscular, y según diferentes estudios, se está convirtiendo en el principal problema de salud de los trabajadores.

Además se prevé que la incidencia de las las enfermedades y accidentes derivados de factores músculo-esqueléticos vaya en aumento. En concreto, lumbalgia es la causa m��s frecuente de incapacitación laboral en menores de 50 años.

Hasta el 80 por ciento de la población padecerá dolor lumbar en algún momento de su vida”, asegura el doctor Víctor Mayoral, secretario de la Sociedad Española del Dolor (SED). Y es que en un 22 por ciento de las ocasiones este dolor resultará incapacitarte.

El dolor lumbar es la causa más frecuente de incapacitación laboral en personas menores de 50 años y la tercera en mayores de esta edad”, resalta el experto.

image

Su incidencia está directamente relacionada con algunos factores etiológicos, como el trabajo físico intenso, movimientos frecuentes y bruscos de la columna lumbar o ciertos factores psicológicos. (Foto: Getty Images)

De acuerdo con estos informes, el 38,5 por ciento de los accidentes laborales registrados en 2014, un total de 197.381, tuvieron su origen en un sobre-esfuerzo.

Además, el 71,1 por ciento de las enfermedades profesionales se deben a Trastornos Músculo-Esqueléticos (TME), entre los que la lumbalgia es la más habitual.

Su incidencia laboral es más que relevante, si se tiene en cuenta que del 80 por ciento de la población que padece un TME, un 20 por ciento tiene dolencias a lo largo de más de tres meses.

El retraso o falta de acceso a los tratamientos con alta evidencia científica puede desencadenar un deterioro de la funcionalidad y de la calidad de vida de los pacientes, aumentar el número de visitas médicas y prolongar las bajas laborales.

“El dolor lumbar (que afecta a un área comprendida entre la última costilla y los glúteos) puede llegar a cronificarse si, tras dos o tres meses de tratamiento, no se produce una mejora sustancial”, afirma el doctor Javier Vidal, responsable de la Unidad de Dolor Reumático del Hospital Universitario de Guadalajara y vocal de la Sociedad Española del Dolor.

Hay que impedir que el cuadro llegue a cronificarse, porque en muchas ocasiones esta enfermedad acaba relacionándose con alteraciones en el estado anímico, ansiedad, pérdida de autoestima, trastornos del sueño, y va a ser más difícil obtener un buen resultado de los tratamientos que se indiquen, ya sean conservadores o quirúrgicos”, añade la doctora Maite Ubierna, médico especialista en patología de Columna y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología (SECOT).

image

La columna sufre muchas tensiones a diario y una mala postura permanente acaba generando muchos problemas de salud. (Foto: Getty Images)

Los fármacos, la rehabilitación intervencionista, el ejercicio y los programas educativos sobre dolor lumbar crónico, así como la adquisición de hábitos de vida saludables son las herramientas actuales para luchar contra el dolor lumbar.

“Una dieta saludable, el ejercicio físico, evitar posturas inadecuadas o ejercitar la musculatura de la zona son elementos clave para evitar que se produzca un lumbalgia”, comenta el Dr. Vidal.

Los especialistas también señalan que la prevención es una parte muy importante. “Además del tratamiento farmacológico, la rehabilitación y la fisioterapia son esenciales para la recuperación y para corregir malas posturas. Además es necesario dormir más horas y hacer ejercicio”, añade el doctor Daniel Samper Bernal, anestesiólogo y director de la Clínica del Dolor del Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona.

No obstante, apenas existen sistemas tecnológicos avanzados que den apoyo a la evaluación de los riesgos derivados de “una mala postura” y su prevención, y casi siempre están limitados al ámbito experimental, de investigación o de la rehabilitación.

Santi Ristol Jorba, director del Centro de Competencias de Movilidad de Worldline, afirma queson muy pocas las aplicaciones que integran las nuevas tecnologías portátiles en el ámbito laboral y que sean capaces de detectar en tiempo real la fatiga muscular o una postura deficiente y que, al mismo tiempo, informe sobre la adopción de medidas preventivas o correctivas al respecto”.

Por suerte, un nuevo invento ha venido a salvarnos el cuello (¡ay, no! La espalda, perdón). ‘Wearlumb’ es una “camiseta” inteligente en forma de body que puede reducir el dolor y ayudarnos a adoptar la postura adecuada.

Una prenda elástica y adaptable a diferentes morfologías, con sensores de captura de movimiento conectados a un sistema experto que analiza la postura y sirve de apoyo a la toma decisiones, corrigiendo la postura del usuario.

image

‘Wearlumb’ evalúa los riesgos de posturas incorrectas en el ámbito laboral con el objetivo de combatir la fatiga e implantar medidas correctoras. (Foto: Worldline)

A través del uso de las nuevas tecnologías, ‘Wearlumb’ realiza una detección precoz del problema, un punto clave para lograr el objetivo de mejorar la calidad de vida de los usuarios, así como la prevención de recaídas.

La ‘camiseta’ lleva unos sensores en la espalda que detectan, en cada momento, si la postura es correcta o no. El sistema realiza una monitorización en tiempo real, y está conectado vía bluetooth con un software inteligente que, en su caso, permite corregir la postura de una manera visual, muy efectiva y fácil de utilizar.

image

Este gráfico refleja el diagnóstico de uno de los usuarios. (Foto: Worldline)

Una nueva herramienta que promete ayudar a realizar un diagnóstico precoz. Algo que según los expertos es determinante para el avance de la enfermedad pero que no exime de la visita médica.

A veces la cosa no mejora ni con las medidas preventivas: “hay casos en los que son necesarias ciertas técnicas intervencioncitas. Por eso, las nuevas líneas de investigación están dirigidas, principalmente, al uso de procedimientos mínimamente invasivos como la punción seca, la inyección en los nódulos dolorosos o el uso de anestésicos locales y toxina botulímica”, concluye Samper.

También te puede interesar:

Ejercicios básicos contra el 'text neck’ y la 'whatsappitis, las razones (tecnológicas) por las que te duele el cuello

Lo que tus fotos de Instagram revelan de tu personalidad (y de tu salud)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente