El misterio del paciente 0 en Italia, principal preocupación en la expansión del virus

Un agente en Zorlesco (Italia) pide la documentación a una conductora. (Photo: MIGUEL MEDINA/AFP via Getty Images)

“Ha aumentado la preocupación entre la población, y también en el Ministerio”, ha reconocido este lunes Salvador Illa, ministro de Sanidad, en referencia a la expansión del coronavirus. En una rueda de prensa en la que ha llamado a la tranquilidad y a la prudencia, Illa no ha podido pasar por alto que el brote de coronavirus registrado en Italia estos días ha hecho saltar por los aires la aparente calma que iba instalándose poco a poco en España a medida que se iban descartando posibles casos del virus.

El ministro ha comparecido a mediodía para hacer una evaluación de la situación en nuestro país, algo a lo que nos viene acostumbrando prácticamente desde que asumió el cargo. Lo que ha cambiado estos días es la considerada como zona de riego, que ya no es China, sino Italia o, más concretamente, el norte de Italia. Y, como ha señalado el ministro, “la relación de España con Lombardía [una de las regiones más afectadas] es mucha”. De hecho, este lunes se ha confirmado el caso de un italiano positivo por coronavirus en Tenerife proveniente de esa zona.

Fue este fin de semana cuando saltaron las alarmas en el país transalpino con los primeros casos de coronavirus, y de restricciones; enseguida, las cifras de contagiados se multiplicaron igual que se multiplicó el miedo. Se suspendió el carnaval de Venecia, se clausuraron pueblos, se cancelaron las clases, se cerraron museos. 

Este lunes, ya son siete las personas que han muerto por el coronavirus en Italia y hay más de 230 infectados. Unas cifras muy, muy lejos de las 2.618 muertes y más de 77.000 contagios registrados en China; pero mucho más cercanas para España y el resto de Europa, geográficamente hablando.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) considera el riesgo de infección por coronavirus en Europa “de bajo a moderado”. La tasa de mortalidad está entre el 2 y el 4% en Wuhan y en el 0,7% en el resto del mundo, según datos de la OMS

Una tienda cerrada en Venecia. (Photo: ANDREA PATTARO/AFP via Getty Images)

Y, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ve “profundamente preocupantes” los crecientes casos en Italia, Irán y Corea. “De momento, no estamos asistiendo a una expansión global incontenida de este coronavirus, ni estamos viendo signos de enfermedad severa o muerte a gran escala. ¿Tiene este virus el potencial de convertirse en pandemia? Totalmente. ¿Estamos ya ahí? Según nuestros análisis, todavía no”, ha argumentado en una rueda de prensa este lunes el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. “Tenemos que centrarnos en la contención, mientras hacemos todo lo posible por prepararnos para una potencial pandemia”.  

“Hay algo que se nos escapa”

El doctor Manuel Menduiña, especialista en Medicina Interna del Hospital Virgen de las Nieves de Granada y miembro de Doctoralia, entiende la inquietud de la población, y de las autoridades. “Hay algo que se nos escapa”, admite. 

Menduiña se centra en la incógnita del paciente 0 en Italia. La hipótesis de que un directivo de Lombardía que había viajado a China era el foco del brote en la región transalpina finalmente tuvo que descartarse este fin de semana. “Ni había contraído el virus ni había estado siquiera en contacto con él”, señala Menduiña, basándose en los resultados de los análisis al paciente. “¿Lo pudo transmitir sin contraerlo? Es muy difícil, pero ese es el misterio, y lo que nos hace preguntarnos si hay algo que estamos obviando, si el virus puede sobrevivir cierto tiempo en objetos inertes, en superficies como maletas, billetes… y entonces no sólo se transmitiría por gotitas de tos”, plantea.

De momento, todo son dudas. Y, como apunta coloquialmente el doctor, “en ese sentido, estamos vendidos”. “Seguimos aprendiendo cosas a diario”, afirma.

“En general, un virus tiene poca capacidad de sobrevivir fuera del organismo. Si [el COVID-19] pudiera sobrevivir en objetos inanimados, sería casi único en la historia”, explica. “Ahí tenemos poca respuesta y eso nos pone contra las cuerdas”, admite. De ahí que a Menduiña no le parezcan “exageradas” las medidas que ha tomado Italia, ante el enigma de la transmisión.

En cualquier caso, no es que el virus haya cambiado estos días, es que “antes nos pillaba más lejos”, recuerda. “Es verdad que es una enfermedad que se transmite de forma rápida, y es verdad que produce muertes. Pero hay que recordar que las víctimas son sobre todo pacientes con pluripatologías”, ya sean personas con enfermedades crónicas o de edad avanzada, como es el caso de las víctimas en Italia.

“La dimensión es mayor de lo que se pensaba”

El hecho de que el virus se extienda en países desarrollados tiene dos vertientes, según Menduiña. Por un lado, “como hay tanta población anciana y tantos pacientes crónicos, los estragos se notan enseguida”. Por otro lado, “la ventaja es que es que el sistema sanitario es muy potente; la capacidad de respuesta a una epidemia de esta envergadura es mucho más amplia [en Europa]”, señala Menduiña. 

Manuel Menduiña reconoce que “la dimensión es mayor de lo que se pensaba”, mayor incluso que la que adquirieron las anteriores epidemias del SARS y del MERS, mayor de lo que dio a entender China en un primer momento. “Tenemos la sensación de que trataron de encubrir las dimensiones reales”, dice.

Mientras tanto, las autoridades sanitarias llaman a la calma en España, donde esta noche de lunes se ha confirmado un caso, el tercero desde que comenzó el brote: un turista italiano al sur de Tenerife. Pero, dadas las circunstancias en el norte de Italia, Menduiña lo tiene claro: “Yo no viajaría a la zona si no fuera necesario. Si fuera un viaje de placer, lo obviaría”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

La indecisión de la OMS hace sospechar que China está presionando en la crisis del coronavirus

El pánico por el coronavirus se extiende por Europa

🔴 En Directo: La OMS pide al mundo que se prepare para una "potencial pandemia" por el coronavirus

EFE

La construcción a toda velocidad de estos centros hospitalarios es una pieza clave en la propaganda oficial de cara a promocionar sus esfuerzos contra el virus en China y en el extranjero.

EFE

la prensa oficial prevé que esta semana entre en funcionamiento el otro "hospital exprés" comenzado días después de Houshenshan, Leishenshan, con 1.300 camas.

EFE

El Hospital Huoshenshan de la ciudad china de Wuhan, construido en solo diez días para combatir el brote de coronavirus, ha entrado este domingo en funcionamiento.

EFE

El nuevo hospital se ha convertido en paradigma del "milagro chino", a la vez que en la mejor herramienta propagandística de Pekín en la lucha contra la enfermedad.

EFE

El centro hospitalario está compuesto de módulos prefabricados y tiene una capacidad de 1.000 camas.

EFE

El hospital estará operado por 1.400 médicos militares, 950 de ellos procedentes de hospitales del Ejército de Liberación Popular y, los 450 restantes, de universidades de las distintas ramas de las fuerzas armadas.

EFE

Con este centro se espera descongestionar a otros hospitales de Wuhan en la lucha contra el coronavirus, que ha dejado al menos 361 muertos y 17.205 infectados diagnosticados en China hasta el momento, la mayoría de ellos en la provincia de Hubei, donde se detectó el brote.

EFE

Las obras de Huoshenshan comenzaron el 23 de enero y pronto los medios estatales difundieron imágenes de más de un centenar de vehículos de obra, sobre todo, excavadoras, trabajando sin descanso en una vasta superficie.

EFE

Houshenshan está ubicado en el suroeste de la ciudad, una zona que, asegura la agencia estatal de noticias Xinhua, cuenta con los servicios necesarios para proveer al hospital y los pacientes.

EFE

El centro se construyó a semejanza del pekinés de Xiaotangshan, en el norte de la capital y levantado en una semana en 2003 para combatir el Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS, por sus siglas en inglés).

EFE

El centro tratará de contener la expansión del brote en su epicentro, la ciudad de Wuhan, que permanece en cuarentena desde el mismo día 23 de enero en que se iniciaron las obras en Huoshenshan.

EFE

Una vista de la puerta de una sala de aislamiento en el Hospital Huoshenshan en Wuhan, provincia de Hubei

EFE

Los trabajadores pasan junto a un nuevo escáner de tomografía computarizada (TC) en una habitación del hospital Huoshenshan de Wuhan.

EFE

Un médico del ejército mira alrededor de una habitación en el hospital Huoshenshan en Wuhan, provincia de Hubei.

Love HuffPost? Become a founding member of HuffPost Plus today.

This article originally appeared on HuffPost.