El miedo a una terrible recesión ha desaparecido mágicamente en Estados Unidos

Y así no más, todas esas preocupaciones acerca de la recesión en Estados Unidos que se apoderaron de Wall Street durante el verano casi han desaparecido.

Un fuerte repunte del mercado bursátil en otoño y la vuelta al dinero fácil en la Reserva Federal tendrán ese efecto.

Alrededor del 6 % de los administradores de fondos preguntados en una nueva encuesta del Bank of America Merrill Lynch publicada este mes espera que la economía esté más fuerte a nivel mundial el próximo año. Eso representa la asombrosa cifra de 43 puntos respecto a octubre. BAML dice que la marcada mejoría mes a mes sugiere que el miedo a una recesión prácticamente ha desaparecido.

La encuesta estimó las expectativas de 230 administradores de fondos que gestionan activos por valor de 700 000 millones de dólares.

El retroceso del miedo a una recesión ha tenido varios efectos secundarios y hay uno que podría llamar la atención de la gente de la Reserva Federal.

La expectativa inflacionaria aumentó 29 puntos desde octubre y el 31 % de los inversores encuestados esperaban precios de venta al consumidor más altos el próximo año. Hasta ahora, la inflación se ha mantenido muy por debajo de la meta del 2 % recomendada por la Reserva Federal, medida por el índice de gastos de consumo personal (PCE, por sus siglas en inglés). Pero la encuesta de BAML muestra que una buena exposición del mercado bursátil este verano podría comenzar a impulsar la inflación en varios sectores a lo largo de los próximos meses.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, interviene durante una rueda de prensa en Washington, el miércoles 30 de octubre de 2019 (AP Photo / Susan Walsh).

Mientras tanto, comienza a afianzarse el miedo a perder este tren de fin de año (mejor conocido como “FOMO” en Wall Street).

Alrededor del 52 % de estos inversores encuestados esperan que las acciones sean la clase de activos que den mejores rendimientos en 2020. Posteriormente, los niveles de inversión cayeron del 5 % en octubre al 4,2 % en noviembre. Eso representa la mayor caída mensual desde noviembre de 2016 y el saldo de balances más bajo desde junio de 2013, dice BofA.

Las asignaciones de los inversores a acciones globales aumentaron 20 puntos mes a mes hasta una sobreponderación neta del 21 %, el nivel más alto en un año.

Brian Sozzi