El mes de nacimiento predice tu tolerancia a los alimentos

Aparte del horóscopo y la personalidad, el mes en el que naces influye en tu sensibilidad alimentaria

Los niños que nacen durante el invierno tienen menos probabilidades de ser celíacos. (Foto: Getty Images)

Algunos factores ambientales podrían estar asociados al desarrollo de la enfermedad celíaca, según afirma un equipo de investigadores de la Universidad de Umea (Suecia).

La celiaquía es una de las enfermedades crónicas más comunes en la infancia. Se presenta frecuentemente con síntomas gastrointestinales, desnutrición, y retraso en el desarrollo, pero su inicio puede producirse a lo largo de la vida con una presentación clínica variable. Debido a que los síntomas leves son comunes, la mayoría de las personas con enfermedad celíaca siguen estando sin diagnóstico.

image

Los celiacos tienen una intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente, a la avena. (Foto: Getty Images)

¿Están los meses del año relacionados con un mayor o menor riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca? La investigación, publicada en la revista Archives of Disease in Childhood, determina que la estación del año y el lugar donde se nace influyen en el riesgo de ser celíaco.

El motivo podría estar en las infecciones virales circulantes, que ayudarían a explicar los patrones temporales y geográficos asociados con el riesgo de desarrollar la enfermedad celíaca en la infancia. Los científicos también ratifican el papel de la vitamina D durante el embarazo como factor desencadenante.

Para problarlo, los científicos examinaron un estudio de casi 2 millones de niños nacidos entre 1991 y 2009 con un seguimiento hasta los 15 años de edad. De todos ellos, 6.569 fueron diagnosticados con la enfermedad celíaca.

Los resultados indicaron que los niños que nacen entre la primavera y el otoño inclusive tienen más posibilidades de ser celíacos.

image

Las investigaciones apuntan a que la lactancia materna podría proteger al individuo de padecer la enfermedad celíaca. (Foto: Getty Images)

El análisis de los datos determinó que los niños nacidos en primavera y verano (entre marzo y agosto) y otoño (septiembre-noviembre) tenían un 10 por ciento más de probabilidades de ser celíacos que los niños nacidos en invierno (de diciembre a febrero).

Junto a la fecha, el lugar de nacimiento también afectaría a este trastorno del sistema inmunológico. Así, los niños nacidos en el sur de Suecia, donde la luz solar es de gran intensidad intensa en primavera y verano, experimentaron el mayor riesgo de enfermedad celíaca; mientras que en el norte del país, donde la primavera es más fría y el verano más corto, el riesgo disminuyó.

Confluyen pues factores ambientales, inmunológicos y genéticos. Además, la incidencia es mayor entre las niñas que entre los niños, con independencia de su edad, del mes de nacimiento o de la zona de nacimiento.

Al ser un estudio observacional los autores recuerdan que no se pueden sacar conclusiones causa-efecto de estos datos, pero avanzan como hipótesis para el aumento de la enfermedad celíaca si se nace en primavera o verano.

“Los bebés tienen más probabilidades de ser destetados y que se les introduzca el gluten en su alimentación durante el otoño/invierno, una época caracterizada por la exposición a infecciones virales estacionales que alteran las bacterias intestinales y aumentan la permeabilidad de las células que recubren el intestino, lo que podría provocar el desarrollo de la enfermedad celíaca”, concluyen los investigadores.

También te puede interesar:

¡Alerta! Septiembre ya está aquí: así tendrás una vuelta relajada

Aunque sea con ‘moderación’, si bebes alcohol hay riesgo de cáncer

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente