El mal momento de Sergio Ramos también le pasa factura con la Selección

DANIEL MIHAILESCU/AFP/Getty Images

España venció por la mínima, y pidiendo la hora, ante Rumanía, en un partido que empezó con La Roja imponiéndose por mucho, pero que acabó con una Rumanía envalentonada que puso en serios aprietos a España.

En medio de todo eso, Sergio Ramos fue héroe y villano. Primero, anotó desde el punto de penalti su cuarto gol en esta fase de clasificación a la Eurocopa, pero luego sus errores de colocación pudieron acabar costándole mucho a España.

El gol de Rumanía, anotado por Florin Andone, es tal vez el mejor ejemplo de la parsimonia mostrada por Ramos durante el encuentro. El capitán español estaba en el área muy lejos del hombre a quien debía marcar, y cuando el centro llovido llegó desde la izquierda, Andone se le adelantó para poner el 1-2 en el marcador.

Hasta ese momento Ramos no había sido verdaderamente exigido durante el encuentro, pero a diferencia de lo que ha sido una constante a lo largo de su carrera, ya que siempre se ha podido contar con él como un verdadero baluarte defensivo, últimamente y también en este encuentro, su rendimiento hizo temblar a los aficionados en cada ataque rival.

DANIEL MIHAILESCU/AFP/Getty Images

En una de las jugadas más peligrosas de la noche, la que acabó propiciando la tarjeta roja a Diego Llorente, Sergio Ramos también quedó retratado al no salir correctamente al corte en un balón filtrado. Llorente fue quien tuvo que perseguir Andone, cuando encaraba ya la portería de Kepa, y aunque éste tocó el balón primero, el árbitro acabó expulsándole de manera muy rigurosa.

Sergio Ramos ha empezado la temporada lejos de su mejor versión. Ya el fin de semana pasado fue el culpable del primer gol del Villarreal ante el Real Madrid, cuando su exceso de confianza en la salida del balón dio pie al tanto de Gerard Moreno.

Aunque es cierto que esa confianza en sus cualidades es la que le ha llevado tan lejos en su carrera, además de convertirle en demoledor en el área rival, no es menos cierto que en la zona defensiva los errores causados por esa seguridad desmedida en su potencial van siendo cada vez más pronunciados.

Al fin y al cabo, Ramos ha cumplido ya los 33 años, es todo un veterano, y está entrando en ese momento de su carrera donde todo cuesta un poquito más. Su exuberancia física, esa que antes le daba un plus competitivo para llegar siempre antes que el rival, poco a poco se va difuminando.

Los grandes defensas, los que han sabido mantenerse en plenitud hasta bien entrados en la treintena, han sido capaces de reemplazar esa pizca de velocidad, o de chispa, con una mejor colocación y sabiendo leyendo mejor el juego del rival. En el caso de Ramos, parece que el camero debe todavía hacer ese cambio de chip que le ayude a entrar en esta nueva fase de su carrera, porque la forma sobrada con la que encara muchos partidos ya le está ugando malas pasadas y puede ir a peor.

Jose Breton/Pics Action/NurPhoto via Getty Images

Con todo, el madridista sigue siendo uno de los mejores del mundo, pues su carácter y su calidad están muy por encima de cualquier error puntual que pueda llegar a cometer. Sin ir más lejos ante Rumanía Sergio Ramos no sólo anotó desde el punto de penalti, sino que además rozó el gol en un par de ocasiones tras sendos córners botados por La Roja. Una de ellas fue de las mejores ocasiones del partido, obligando al portero Tătăruşanu a hacer una gran parada cuando el balón parecía colarse por la escuadra.

Por eso es importante que Ramos recapacite y haga autocrítica sobre su nivel actual. Tanto el Real Madrid como la Selección le necesitan centrado al cien por cien, porque cuando alcanza ese nivel no hay otro defensa como él en todo Europa. Estos fallos de concentración han venido pasándole factura el campeonato anterior, y siendo normalmente el última defensa, sus errores suelen tener graves consecuencias.

Ramos debe darse cuenta de que ya no tiene 20 años, y que ahora su juego debe pasar mucho más por la sobriedad y la seguridad, que las florituras y el exceso de confianza.

También te puede interesar:

Sin "bombas" de última hora, Florentino puede estar preparando el mercado 2020

Florentino puso un circo y le crecieron los enanos

James Rodríguez demuestra que está para el Real Madrid