El lado oscuro de Fidel Kuri que no quiso mostrar José Ramón Fernández

Fidel Kuri Grajales con Javier Duarte. FOTO: FÉLIX MÁRQUEZ /CUARTOSCURO.COM

Solapado, arropado y consolado, así lució como víctima Fidel Kuri, dueño de los Tiburones Rojos del Veracruz, cuando apareció nuevamente en el programa Fútbol Picante, liderado por José Ramón Fernández, de la cadena ESPN, para abrirle los micrófonos “mientras que otros le cierran las puertas”.

Anunciado en la cuenta de Twitter del programa deportivo como “invitado especial”, Fidel Kuri fue protagonista de uno de los días más vergonzosos para el fútbol mexicano a nivel directivo. Su llegada a la Femexfut en las oficinas de Toluca, fue noticia ampliamente esparcida por los medios de comunicación. La morbosa espera para saber si el Veracruz desaparecería sólo se extendió más y dio paso a la ‘triste’ historia del político veracruzano.

VIDEO | Niegan acceso a Fidel Kuri a la Femexfut

En estos casos no hay que tomar una bandera tan ‘neutral’ como pretende ondear ESPN y ponerse en un papel altamente tolerante ante todas las atrocidades que desde años decenas de medios mexicanos se han encargado de develar, mostrar y comprobar, respecto a Fidel Kuri y su paso como dueño de los Tiburones Rojos y otras actividades cuando se ostentó como diputado federal.

No está mal si lo que requiere el nuevo sistema es eliminar de cualquier rubro cualquier traza del PRI, partido al que pertenece Kuri Grajales. Y ante la urgencia de sobresalir por ser contrario a lo que marcan las tendencias, ESPN hace un trabajo perfecto al presentar al dirigente, como si se tratara de una víctima más de un grupo de mafiosos (otro) que dirige el fútbol mexicano.

Sí, el fútbol mexicano es poderoso. Es un exclusivo club al que sólo tienen acceso figuras empresariales que toman decisiones para marcas internacionales como Coca-Cola, Cemex, America Movil, Televisa y muchas más. Fidel Kuri es un empresario reconocido en su estado, como lo son todos los empresarios-políticos priistas, que fieles a su filosofía, “un político pobre, es un pobre político”, posee según el sitio Los Pleyers.com, 20 empresas con las que obtiene recursos para mantener a ‘flote’ al Veracruz. Parece Fidel Kuri no tiene cabida en este exclusivo club.

Pero no es la primera vez que Kuri está rodeado de escándalos. Su popularidad sin duda se agigantó al adquirir al Veracruz y relacionarse estrechamente con el último gobernador jarocho con origen priista, Javier Duarte, de quien conocemos ampliamente su currículum.

ESPN no es parcial al mostrar a un Fidel Kuri ‘desarmado’, maniatado por la ‘mafia’ de la FMF que a pesar que le exprime dinero con multas y sanciones, no lo deja entrar a discutir el futuro de su equipo. Kuri no ha seguido reglas, las ha manipulado, las ha ‘capoteado’ con dinero, con palabras, con promesas, al puro estilo del PRI, su educación política es evidente.

LEER | Andy Ruiz ganará seis veces menos que Anthony Joshua… aunque le gane otra vez

Ante la hipócrita posición neutral de ESPN, otros medios dieron a conocer más casos de corrupción en los que ha estado envuelto Fidel Kuri al mando de los Tiburones Rojos. Un día después de la ridícula aparición del empresario en la FMF y en ‘Fútbol Picante’, el sitio Aristegui Noticias redondeó el perfil de Kuri con una publicación que se suma la larga pila de casos de corrupción a las que se le ha relacionado.

“El club de futbol profesional conocido como Tiburones Rojos del Veracruz recibió cuantiosos subsidios de la mano de Javier Duarte, no obstante que su propietario, Fidel Kuri Grajales, ha dicho lo contrario. Promotora Deportiva del Valle de Orizaba, AC (razón social del equipo), actualmente se encuentra en camino de desafiliación. Tras una reunión de dueños desarrollada en las instalaciones de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), se decidió la extirpación del conjunto porteño, la cual se hará formal tras la celebración de una asamblea extraordinaria convocada por la Femexfut”.

La competencia de ‘Fútbol Picante’, el programa ‘La Última Palabra’ de la Cadena FOX, expuso apenas el 11 de noviembre, un reportaje de casi 10 minutos en el que expone con documentos, varias anomalías en la adquisición del equipo Veracruz y las cantidades millonarias que manejaban como adeudos desde 2005. Según el programa deportivo, pareciera que el gobierno de Veracruz, co propietario del club de fútbol, necesita de Fidel Kuri para que la entidad federativa no perdiera el control del equipo. Sin duda, según el ‘La Última Palabra’, todas las deudas que tenía el equipo eran del conocimiento de Kuri y el estado, y que son el origen de todos los problemas con la FMF.

ESPN sólo se inclinó de un solo lado en esta telenovela. La maraña de problemas que envuelve a Veracruz es muy compleja e involucra a la misma FMF que durante años ha pecado de ‘distraída’ y ha dejado que todo este tema se convierta en una bola de nieve, que no se va a acabar con la desafiliación del equipo jarocho.

Hay muchas aristas, muchos puntos que deben ser investigados y que van desde relaciones con políticos señalados de descarada corrupción, hasta la grave evasión fiscal que representan los también descarados dobles contratos que han involucrado a decenas de futbolistas. Si todas estas anomalías no son señaladas por ESPN, no digamos denunciadas, entonces no hay imparcialidad en sus opiniones, son en pocas palabras parte del aparato corrompido, como cómplices de Fidel Kuri. Su periodismo es falso o inexistente.

En su columna en el sitio de ESPN, David Faitelson es el único que muestra una cara que todos reconocen de Kuri:

“Los días de Kuri en el futbol mexicano serán recordados de forma amarga: la agresión a Edgardo Codesal, el altercado con un periodista en Puebla y una serie de faltas administrativas, además de incumplimiento de pagos que llevaron al club Veracruz al borde del precipicio. Kuri, sin embargo, no inventó muchas prácticas que se han convertido en formas de proceder de este futbol a pesar de que transgreden las reglas y las leyes. Kuri es el ejemplo perfecto de prácticas comunes en nuestro futbol: irregularidades en la relaciones laborales con los futbolistas, adeudos pendientes, impunidad, evasión fiscal, lavado de dinero, abuso de poder, entre otras”.

Lo único que salvará al Veracruz y su afición es la claridad, la honestidad y la rendición de cuentas. Lo malo es que todo este tema está aún bajo los colores del PRI. Y lo peor de todo, el caso Veracruz no es el único que refleja los malos manejos de fútbol mexicano. La claridad en la FMF está vetada desde hace años, como desde ahora lo está el propio Fidel Kuri.