El Kiko Matamoros inquebrantable se está diluyendo poco a poco

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche.- La imagen general que tenemos de Kiko Matamoros en la televisión es la de alguien de un carácter duro, un tanto vacilón, capaz de sacar de sus casillas a cualquiera que se le ponga enfrente. Un hombre que puede decir con aparente frialdad que consume cocaína desde los 15 años, o que generó polémica en redes al echar un capote a Antonio David Flores durante la emisión de la serie documental de Rocío Carrasco. Sin embargo, esa imagen firme e inquebrantable de Matamoros está diluyéndose poco a poco y nos está enseñando a pequeñas pinceladas que esconde a una persona vulnerable, que ha sufrido y que todavía arrastra en su mochila personal traumáticas vivencias que le pesan más de lo que quisiera admitir.

Este domingo, sin ir más lejos, Kiko se rompió en Viva la vida y explicó cómo fue su infancia, marcada por la violencia que recibía en el colegio y en su propio hogar. Así, explicó que su padre tenía actitudes que “rozaban el salvajismo, y que eran reflejo de la educación militar que recibió su progenitor, una situación similar “a mucha gente de mi época le tocó vivir”, durante “el franquismo puro y duro”.

En sus palabras había un gran dolor, aunque él intentaba resguardarse en su habitual coraza, diciendo que había perdonado a su padre, y que cualquier padre tiene comportamiento que sus hijos pueden ver ridículos con el tiempo. Del mismo modo, Kiko recuperó ese niño que un día fue, el mismo que aún echa de menos a su madre, fallecida en 2001, y que definió como la mujer con “la sonrisa más bonita del mundo”.

Quizá el tiempo esté cambiando al colaborador televisivo: tiene 64 años y le viene bien empezar a tomarse la vida con más calma. Experiencias cercanas como la muerte de Mila Ximénez pueden haberse convertido en valiosas lecciones de vida para pisar el pedal de freno y disfrutar de las pequeñas cosas, que no le merece estar todo el día con el hacha de guerra en la mano, y menos con la familia.

Con testimonios como el referido a su padre, el exmarido de Makoke nos ayuda a entenderle mejor, aunque no justifiquen todos sus actos. Así, ahora sabemos que aquel joven que en plena adolescencia empezó en el mundo de la droga tenía un infierno en casa, y seguro que poco a poco irá dando nuevas piezas del rompecabezas que es su universo particular para que le conozcamos más y más.

Un punto de inflexión en este nuevo Kiko tuvo lugar el pasado mes de julio. El día que su hija Anita Matamoros cumplía 21 años quedó patente que la relación entre ambos es nula, y durante su participación en Sálvame, Paz Padilla, la presentadora de aquel día, le dijo que la joven tampoco lo estará pasando bien. Matamoros se vino abajo, y entre un mar de lágrimas abandonó el plató. A su vuelta recibió el cariño de sus compañeros, que le colmaron de besos y abrazos. Paz le dijo que se sentía mal por la reacción que había tenido, y él volvió entonces a levantar su escudo: “No te sientas mal, yo lo siento porque no debo hablar de esto”. Una frase que entre líneas nos deja ver que no le gusta bajar la guardia, que se tiene que disculpar si muestra lo doloroso que es que su hija no le hable.

Este ejemplo de los compañeros dándole cariño al bajar la guardia pone de manifiesto que el novio de Marta López Álamo necesita ir un paso más allá en su reinvención, tanto personal como televisiva. Cuando se muestra cercano y vulnerable gana puntos con la audiencia, abriendo un camino nuevo que permite conocer a la persona detrás del personaje. 

En el área profesional está claro, con los datos de audiencias en la mano, que Sálvame necesita un cambio de rumbo y él necesita un pasaje en ese barco. Ya no existe aquel eje del mal en el que Matamoros era uno de sus vértices. La forma de narrar la actualidad rosa ha evolucionado y hay que darle a la audiencia algo nuevo, que vuelva a conectar con la gente en casa como se hacía antaño.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente