El insólito y ridículo 'nuevo aeropuerto' de México con aviones que no van a ningún lado

Enrique Pérez Quintana
·4 min de lectura
ZUMPANGO, ESTADO DE MÉXICO, 10FEBRERO2021.- Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, encabezó la inauguración la Base Aérea Militar No. 1, en Santa Lucía. El mandatario arribo en una aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana. FOTO: PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM
FOTO: PRESIDENCIA/CUARTOSCURO.COM

En México el discurso del presidente es poderoso, se escucha y divulga en todo el país. Esencialmente su palabra es propaganda porque tiene el propósito de persuadir o disuadir acerca de lo que propone, dice y hace. Este es el marco que explica el hecho de que el presidente Andrés Manuel López Obrador realizara la “inauguración” de una pista en el aeropuerto militar de Santa Lucia, vecino del aeropuerto “civil” Felipe Ángeles que, dicen los militares que lo construyen, será terminado en marzo de 2022.

Con motivo de la celebración del 106 aniversario de la creación de la Fuerza Aérea Mexicana, y supervisar el avance del nuevo aeropuerto, el presidente López Obrador llevó a cabo una inauguración parcial, al aterrizar en una aeronave de la Fuerza Aérea, acompañado por diversos funcionarios de su gobierno, de los poderes Legislativo y Judicial, los gobernadores de las entidades vecinas a la Ciudad de México y los titulares del Ejercito y la Marina. (La Jornada, 11 de febrero de 2021)

De las tres obras emblemáticas del sexenio de López Obrador, empezaron de cero la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya. El aeropuerto Militar de Santa Lucia opera desde más de cincuenta años. Lo que inauguró el presidente fue una pista más de estas instalaciones. Poner en operación esa pista no significa inaugurar un aeropuerto, ni justificaba toda la ceremonia que se realizó en el hangar de la Fuerza Aérea.

Para que aterricen en esas instalaciones, de manera regular, las aeronaves comerciales, falta mucho tiempo y trabajo. Por el momento de ahí solo salen los aviones del Ejército y la Armada y los huesos de los Mamuts que otra vez ven el mismo cielo.

Dio la impresión de que este fue otro de los actos que frecuentemente instrumenta el gobierno de la 4T para distraer la atención del público sobre problemas de importancia real, como la crisis económica, el gran problema sanitario, la delincuencia organizada y la que surge en las calles entre los ciudadanos para subsistir.

El evento que realizó el presidente fue semejante al alboroto que organizó con colaboradores para recibir en el aeropuerto algunos miles de vacunas que Donald Trump le regaló. Ahora aprovecha un evento conmemorativo, para inaugurar una pista militar que no corresponde al nuevo aeropuerto, pero que algún día va a coexistir con el aeropuerto civil, que administrarán los militares.

La inauguración parcial de la pista es preámbulo de lo que será el Aeropuerto Felipe Ángeles que, aunque esté terminado en 2022, todavía tendrá que ser evaluado por autoridades internacionales de aviación y las aerolíneas calcularán los beneficios comerciales y financieros que recibirán por operar desde ese lugar.

El criterio expresado por los expertos internacionales, desde que se anunció su construcción, es que el espacio aéreo de la región es relativamente estrecho para que convivan y operen simultáneamente los aeropuertos de Toluca, de la Ciudad de México y el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles.

De manera que no basta con el aterrizaje de una aeronave con el presidente López Obrador y su séquito, ni el aterrizaje de las aeronaves “invitadas” de Volaris, Viva Aerobús y Aeromar, que llegaron vacías de ningún lugar y se fueron al mismo punto de partida, para decir que es el más importante que se está construyendo en el mundo.

El criterio internacional para la autorización de su funcionamiento no cambiará por esta ocurrencia, más ligada al estilo propagandístico del presidente, que al largo trámite que debe cubrir esta instalación, que por ahora, se parece más a una central camionera que a un aeropuerto internacional. Cosas de la 4T.

La pandemia que afecta al planeta no solo terminó con la vida de muchos, además devastó la economía, de la que son parte importante los traslados aéreos para hacer negocios y turismo. El covid-19 generó un cambio en la forma de relación de los empresarios para hacer negocios vía remota, utilizando la internet y se demostró la utilidad y apoyo social y cultural de las redes sociales.

La realidad actual indica que continuar con la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, es un mal negocio para el país, por más que nos digan que va a salir “más barato”, aunque luego la operación de este “Mamut renacido” demuestre que no es rentable para el gobierno, las aerolíneas, los usuarios, los comerciantes y demás. Pero si el presidente dice que es un acierto, entonces se hace. Ni modo que alguien lo contradiga.

No debemos aceptar la propaganda que vende aviones sin avión, inaugura aeropuertos sin aeropuerto y hace campañas de vacunación sin vacunas.

Di no a las ocurrencias de Ya Sabes Quién. Su palabra y la verdad no son lo mismo.

También debes ver:

Brutal agresión de hombre a su anciana madre indigna en México | FUERTES IMÁGENES