El infarto no sólo es cosa de hombres

Ser mujer aumenta el riesgo de morir por infarto agudo de miocardio en España. ¿El motivo? Acudir más tarde que los hombres a los servicios sanitarios y recibir (con más frecuencia) diagnósticos erróneos

A las mujeres les cuesta más reconocer los síntomas de un infarto agudo de miocardio que a los hombres y por eso actúan de otro modo, explican los cardiólogos. (Foto: Getty Images)

Ante un infarto, ellas reconocen peor los síntomas y la gravedad de la situación, por lo que también tardan más en acudir a urgencias.

Esto revela, según la Sociedad Española de Cardiología (SEC), que las mujeres no han interiorizado los síntomas de esta patología, que confunde con problemas digestivos, respiratorios y trastornos ansioso-depresivos.

De hecho, un estudio reciente elaborado SEC y la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS) pone de manifiesto que ser mujer es un factor de riesgo para el infarto agudo de miocardio, aumentando un 18 por ciento el riesgo de morir por esta patología.

“Las mujeres suelen consultar más tarde que los hombres cuando presentan un infarto y esta circunstancia puede ser debida a varios factores: el desconocimiento por parte de la mujer de que el infarto no sólo es cosa de hombres; por la presencia de síntomas adicionales además del dolor torácico (más del 90 por ciento de las mujeres presentan dolor torácico) que pueden confundir; y un retraso en solicitar atención médica de forma consciente para cumplir con responsabilidades familiares”, nos cuenta la Dra. Antonia Sambola, cardióloga en la Unidad de Cuidados Cardíacos Agudos del Hospital Vall d’Hebron (Barcelona) y directora del estudio.

No todos los infartos presentan los mismos síntomas ni duelen en el pecho. De hecho, sólo un 30 por ciento de las mujeres que padecieron un infarto lo notaron ahí. Hay otras señales a las que debes prestar atención. (Foto: GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SEBASTIAN GORCZOWSKI)

Para demostrarlo, se analizaron todas las altas hospitalarias con este diagnóstico entre 2005 y 2015 recogidas en el Sistema Nacional de Salud. Este estudio, que se presentará en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en septiembre de este año, ha constatado desigualdades en la atención a las mujeres con dicha patología.

En total, se seleccionaron para el estudio 273.182 pacientes, de los cuales 106.277 eran mujeres (38,8 por ciento).

Las mujeres eran, de media, 10 años más mayores que los varones y tenían más comorbilidades:

  • Más hipertensión (60 por ciento vs. 46 por ciento),
  • Diabetes (36 por ciento vs 26 por ciento),
  • Demencia (9 por ciento vs 3 por ciento),
  • Accidentes cerebrovasculares (3 por ciento vs 2 por ciento),
  • Discapacidad (3 por ciento vs. 2 por ciento),
  • Insuficiencia cardíaca (33 por ciento vs 22 por ciento)
  • E insuficiencia renal (13 por ciento vs 10 por ciento).

La tasa de bruta de mortalidad fue el doble en mujeres que en hombres (18,3 por ciento vs 9,3 por ciento) y se constató una menor tasa de intervencionismo coronario percutáneo y bypass aortocoronario en mujeres, procedimientos asociados a una mayor supervivencia en infarto agudo de miocardio.

Tras ajustar el riesgo de mortalidad por edad, comorbilidades y eventos adversos durante el ingreso, el riesgo de mortalidad en mujeres se mantuvo un 18 por ciento más elevado durante todo el periodo de estudio.

La mayoría de las mujeres que han sufrido un infarto sintieron dolor en la parte superior de la espalda, cuello, hombros, brazos, mandíbula y garganta. (Foto: Getty)

Asimismo, se da con mayor frecuencia que en varones “un diagnóstico erróneo por parte de los profesionales, que atribuyen el dolor torácico a otras causas como artrosis o ansiedad”, ha explicado la también Coordinadora del Grupo de Trabajo Mujeres en Cardiología de la SEC.

“Las mujeres reciben menos tratamiento de reperfusión (ICP, fibrinolisis o CABG) y menos tratamientos basados en la evidencia científica (betabloqueantes, antiagregantes, heparina, etc.)”, añade la especialista.

Sin embargo, “hay que aclarar que las mujeres que sufren un infarto de miocardio pueden presentar los mismos síntomas típicos que los varones. Además, pueden percibir otros síntomas no tan característicos”.

Aparte del dolor en el pecho y el dolor característico irradiado al brazo izquierdo o irradiado al esternón (los más reconocidos), en las mujeres, ese dolor se manifiesta en la espalda entre las dos escapulas, en la mandíbula o en las muñecas.

El cansancio excesivo puede ser un primer síntoma de un infarto, o bien, de una enfermedad cardíaca. Otros síntomas atípicos serían tener dificultades respiratorias, sensación de ahogo o tos persistente sin motivo, sentirse hinchado tras la comida, sufrir mareos y tener episodios de sudor frío, así como padecer insomnio de forma continuada.

Otras veces se manifiesta con dolor en la parte alta del abdomen, dificultad para respirar, ganas de vomitar y pérdida de conocimiento.

El estudio también concluyó que las mujeres recibieron tratamiento con mucha menos frecuencia que los hombres (47,4 por ciento vs. 63,7 por ciento) y las diferencias de mortalidad se mantuvieron.

¿Qué puedo hacer para cuidar mi corazón?

Buena parte de la prevención de este tipo de enfermedades está en la mano de uno mismo. Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) podemos prevenir la mayor parte de las muertes cardiovasculares mediante la práctica de pequeños cambios en nuestro estilo de vida diario, como seguir una alimentación equilibrada e ingerir bebidas más saludables, realizar más ejercicio físico y dejar el consumo de hábitos nocivos para nuestra salud como son el tabaco o el alcohol.

Estos pequeños cambios pueden hacer una poderosa diferencia en nuestra salud cardiovascular; de hecho, el 80 por ciento de las muertes prematuras por enfermedades cardiovasculares podrían evitarse mediante el control de los cuatro principales factores de riesgo: el consumo de tabaco, dieta poco saludable, la inactividad física y el uso nocivo del alcohol.

¿Conocías los síntomas atípicos del infarto?

También puede interesarte:

4 señales (en mujeres jóvenes) de que podrías tener la enfermedad del anciano

4 cambios necesarios para que un adulto sedentario tenga un corazón sano

Las enfermedades que deberían preocuparte (aún estás a tiempo de evitarlas)

¿Qué postura (de yoga) te ayuda a combatir la enfermedad más discapacitante?

¿Puede un simple apretón de manos predecir un infarto?

45 españoles mueren cada día por esta enfermedad

3 hábitos que protegen tu salud de posibles dolencias cardíacas