El indignante mensaje que recibió una madre escrito sobre la piel de su bebé

Comunicar a los padres las necesidades y situaciones de sus hijos cuando se encuentran bajo el cuidado de otros, en guarderías o escuelas, es una labor de gran importancia que ha de desarrollarse con respeto, precisión y teniendo en cuenta en primer lugar el bienestar de los menores.

Pero ese no sería el caso en la forma en que se le comunicó a Heather Chisum, una madre soltera, sobre la situación de uno de sus dos pequeños hijos, a los que ella debe dejar en una guardería en Sanibel Island, Florida, mientras realiza sus actividades laborales diarias.

El lunes pasado, cuando cambiaba el pañal de su hijo Milo luego de que su familia llegó a casa, vio que sobre el vientre del menor estaba escrito un mensaje con marcador de tinta, al parecer, indeleble.

El mensaje que reza "Se me acabaron los paañales" que en una guardería de Florida escribieron sobre el vientre de uno de los bebés a su cargo para comunicarse con la madre. (facebook/Heather Chisum)

“Se me acabaron los pañales”, rezaba el mensaje, que para desesperación de la madre persistía en la piel de su bebé incluso luego de limpiarlo varias veces con toallas para bebé.

De acuerdo a la televisora WPLG Local 10, lo usual es que la guardería le envíe a los padres y madres reportes dentro de la lonchera para comunicarles su comportamiento y necesidades. Pero para Chisum, que se le enviara el mensaje sobre los pañales escrito en el vientre de su bebé fue demasiado.

“¿Estoy en lo correcto al estar furiosa por esto? ¿O estoy sobrerreacionando?... Soy una madre soltera con trabajo de tiempo completo y dos niños muy pequeños. Demándenme por no leer el reporte todos los días”, dijo Chisum en un post de Facebook, con una mezcla de molestia y sarcasmo, al relatar su furor por el mensaje escrito sobre su hijo.

El hecho de que la tinta no se hubiese limpiado tras varios intentos añade a la desesperación de la madre, y ello podría ser considerado no solo una falta de respeto hacia el bebé, sino que podría ser señalado como una práctica impropia que pone en riesgo al pequeño.

Chisum comentó que en lugar de ello se le podría haber comentado directamente el problema de la carencia de pañales (que al parecer en esa guardería deben ser provistos por los padres), pero nadie le hizo ese comentario cuando fue a dejar o a recoger a sus hijos en esa guardería.

Y lo peor, comentó la madre, es que no era la primera vez que desde esa guardería se le enviaban mensajes escritos en el cuerpo de su hijo.

El post de Chisum en Facebook se volvió rápidamente viral y ello motivó tanto la reacción pública como la de la guardería en cuestión.

Ante ello, Cindy Carter DeCosta, la directora de la guardería, de nombre Children’s Education Center of the Islands, declaró al periódico News-Press que “estamos al tanto del incidente en la escuela, estamos terriblemente apenados por la angustia que se le causó a la familia involucrada y también a todas nuestras familias. Fue una vulneración de nuestro código ético profesional…”.

En consecuencia, la persona responsable de haber escrito ese mensaje en el vientre del hijo de Chisum fue ya despedida y Carter DeCosta añadió que en su escuela están “revisando los protocolos vigentes para garantizar que esto no ocurra otra vez”.

En todo caso, Chisum ha dicho que siente mucho más que frustración y que a sus hijos “ya no los lleva más” a esa guardería. Y las autoridades de protección infantil de Florida han indicado, de acuerdo al News-Press, que revisarán el incidente.