El ictus: la principal amenaza para la salud de las mujeres

El ictus constituye la primera causa de muerte en la mujer española y de discapacidad en el adulto, así como la segunda causa de muerte global y de demencia después de la enfermedad de Alzheimer. 

Hasta 16.000 mujeres mueren al año por esta causa, más del doble que por cáncer de mama y hasta 14 veces más que por accidentes de tráfico, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin embargo, todavía existe un gran desconocimiento general sobre cómo se producen los infartos cerebrales y cómo puede prevenirse.

Su origen principal está en muchos casos en la fibrilación auricular, un tipo de arritmia cardíaca que puede provocar la oclusión de una arteria del cerebro debido a un trombo o émbolo, coordinador científico del seminario. 

“El colectivo más vulnerable son las mujeres mayores de 75 años, donde la fibrilación auricular puede llegar a ser la causante del 50 por ciento de los ictus más graves”, señala el doctor Jaime Masjuan, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Para los expertos, el envejecimiento de la población, sobre todo el de las mujeres, cuya edad media supera ya los 83 años en España, va a disparar la prevalencia de esta patología, por eso advierten que “debemos centrarnos en aspectos como la prevención". 

“Lo prioritario, por tanto, es que la mujer se conciencie más sobre el riesgo de sufrir trombosis al que se enfrentan desde que entran en la edad fértil, detectar estos factores de riesgo, consultar con su médico y buscar las mejores opciones de prevención”, apunta la Dra. Amparo Santamaría, jefa de Hemostasia y Trombosis del Hospital Vall d´Hebron en Barcelona.

Padecer hipertensión, diabetes, síndrome metabólico, apnea de sueño o enfermedades de corazón, son factores de riesgo para sufrir un ictus. 

Por eso es de especial importancia evitar el consumo excesivo de alcohol, el colesterol, el tabaco y la obesidad.

“Cada 15 minutos una persona muere por un ictus. Las cifras no disminuyen, a pesar de la buena labor de los neurólogos y de las unidades de ictus todavía insuficientes en nuestro país”, añade Carmen Aleix, presidenta de la Federación Española del Ictus.

Aquí tienes una lista con los síntomas más comunes ara que los reconozcas:

  • Pérdida de fuerza repentina de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo;,
  • trastorno repentino de la sensibilidad,
  • sensación de “acorchamiento u hormigueo” de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo,
  • pérdida súbita de visión parcial o total en uno o ambos ojos,
  • alteración repentina del habla, dificultad para expresarse y ser entendido por quien nos escucha,
  • dolor de cabeza súbito de intensidad inhabitual y sin causa aparente,
  • sensación de vértigo o desequilibrio.

Los expertos insisten en la importancia de estar alerta y llamar a un servicio de urgencias (061 o 112, dependiendo de la Comunidad Autónoma) o acudir al hospital más cercano, incluso aunque los síntomas desaparezcan a los pocos minutos.

Por otro lado, desde la Federación Española del Ictus (FEI) nos dan ocho herramientas sencillas para prevenir los infartos cerebrales:

  1. Mantener controlados la presión arterial (<140/90) y los niveles de colesterol (<240).
  2. Acudir el médico cuanto antes si se notan latidos irregulares.
  3.  Abandonar el tabaco.
  4. Controlar la diabetes de forma estricta.
  5. Practicar ejercicio físico de forma regular.
  6. Consumir alimentos bajos en sal y grasas.
  7.  Evitar el consumo de drogas y…
  8. Si se consume alcohol, hacerlo de forma moderada.

También te puede interesar:

Desmontan el mito del ‘sexo débil’

15 cosas que deberías saber sobre los tumores cerebrales

Confirman que tomar aspirina ayuda a evitar un infarto o ictus