El humo de cocinar, el polvo del desierto y otro peligroso factor (fuera de tu alcance) dañan a tu bebé y adelantan el parto

Mónica De Haro

Crees que ahí dentro está a salvo de todo pero no es así

El humo del tabaco y deñl tráfico son malos para tu bebé, pero el de la cocina también… ¡que guise otro! (Foto: Getty)
El humo del tabaco y deñl tráfico son malos para tu bebé, pero el de la cocina también… ¡que guise otro! (Foto: Getty)

Se trata de un factor desconocido hasta ahora que se escapa al control tanto de los médicos como de la madre. A lo largo de un embarazo hay muchos factores que pueden adelantar el parto como la edad o un mal estado de salud de la madre junto a otros factores desencadenantes como estrés, obesidad, practicar ejercicio intenso…

Sin embargo, la ciencia acaba de sacar a la palestra un nuevo factor de riesgo para las mujeres embarazas y es realmente impactante: la contaminación ambiental.

Por mucho que te cuides durante la gestación, factores ajenos como los desechos tóxicos de la contaminación del tráfico pueden, literalmente, perjudicar a tu bebé. (Foto: jgaunion / Getty Images)
Por mucho que te cuides durante la gestación, factores ajenos como los desechos tóxicos de la contaminación del tráfico pueden, literalmente, perjudicar a tu bebé. (Foto: jgaunion / Getty Images)

En concreto, la exposición a las partículas contaminantes en suspensión de menos de 2,5 micras (PM2,5), que según se ha descubierto son especialmente perjudiciales para la salud humana porque pueden penetrar profundamente en los pulmones (en el corazón y en el cerebro).

En total estas sustancias causan alrededor de 2,7 millones de nacimientos prematuros en todo el mundo. Esto supone un 18 por ciento de todos los partos prematuros, según afirma un equipo de científicos del Instituto Estocolmo para el Medio Ambiente de la Universidad de York (Reino Unido).

En su estudio, publicado en la revista ‘Environment International’, explican que abordar las principales fuentes de PM2,5 (desde vehículos diésel hasta la quema de residuos agrícolas) podría salvar vidas de bebés y mejorar su salud.

Cuando un bebé nace prematuro (con menos de 37 semanas de gestación) existe un mayor riesgo de muerte o de discapacidades físicas o neurológicas a largo plazo.

Existen muchos factores de riesgo para el parto prematuro que van desde la edad hasta una enfermedad de la madre, la pobreza y otros componentes sociales. Como decía, investigaciones recientes han sugerido que la exposición a la contaminación del aire también podría ser un factor de riesgo.

Un bebé prematuro es el que nace antes de la semana 37ª de embarazo. Dentro de este grupo hay dos tipos: los nacidos antes de las 32 semanas o grandes prematuros, y los nacidos después, que suelen pasar poco tiempo en la incubadora. (Foto: Getty)
Un bebé prematuro es el que nace antes de la semana 37ª de embarazo. Dentro de este grupo hay dos tipos: los nacidos antes de las 32 semanas o grandes prematuros, y los nacidos después, que suelen pasar poco tiempo en la incubadora. (Foto: Getty)

Científicos del Instituto Estocolmo para el Medio Ambiente han cuantificado por primera vez el impacto global combinando los datos de los nacimientos prematuros con la contaminación del aire en diferentes países para dilucidar cómo la exposición a diferentes niveles de polución está asociada a tasas de partos antes de tiempo.

“Este estudio destaca que la contaminación del aire no sólo puede dañar a las personas que están respirando el aire directamente, sino que también puede afectar seriamente a un bebé en el vientre de su madre”, asegura Chris Malley, autor principal del estudio, quien añade que “los nacimientos prematuros asociados a esta exposición no sólo contribuyen a la mortalidad infantil, sino que pueden tener efectos a largo plazo en la salud de los supervivientes”.

India y China, los más perjudicados

Según la investigación, la mayor contribución a los nacimientos prematuros relacionados con la exposición a las partículas PM2,5 se da en Asia meridional y oriental, que en conjunto contribuyen al 75 por ciento del total mundial. Sólo la India representa alrededor de uno de los 2,7 millones de nacimientos prematuros y China aporta otro medio millón.

La polución ambiental también tiene mucho que ver en el bajo peso de los recién nacidos. (Foto: Getty)
La polución ambiental también tiene mucho que ver en el bajo peso de los recién nacidos. (Foto: Getty)

El África subsahariana occidental y la región del norte de África y de Oriente Medio también tienen un número particularmente elevado de casos, debido al polvo del desierto.

No obstante, Malley precisa que hay “incertidumbre” en estas estimaciones porque los cálculos están basados en estudios realizados en Estados Unidos y Europa.

“Las madres embarazadas en muchos lugares también están expuestas a altos niveles de contaminación en interiores por el humo de cocinar y resolver estas incertidumbres requerirá más estudios en estos países y regiones”, añade.

Johan C.I. Kuylenstierna, coautor del estudio, indica que, para evitar este problema, es necesario “controlar muchas fuentes diferentes” de partículas PM2,5 en países en desarrollo, como cocinar con combustibles de biomasa, los vehículos diésel y otros transportes, y las que se emiten cuando se queman residuos agrícolas en el campo.

“En una ciudad, quizás sólo la mitad de la contaminación proviene de fuentes dentro de la ciudad misma, el resto será transportado allí por el viento de otras regiones o incluso de otros países, lo que significa que a menudo la cooperación regional es necesaria para resolver el problema”, concluye Kuylenstierna.

Ahora ya sabes que, sobre todo si estás embarazada, debes controlar la exposición a la contaminación del aire ya que se ha asociado con el retraso del desarrollo y crecimiento fetal (circunferencia abdominal y el peso fetal estimado).

También te puede interesar:

Cáncer infantil: ¿cómo pueden explicar y gestionar la enfermedad los padres?

El auto-test (solo te tomará 5 minutos) de la reina Letizia para luchar contra el cáncer