'El hombre invisible', una nueva heroína en medio de la violencia de género, el terror y la ciencia ficción

Elisabeth Moss en una escena de "The Invisible Man" en una imagen proporcionada por Universal Pictures. (Universal Pictures via AP)

En un momento en el que el clima social se estremece ante la creciente oleada de violencia de género en varios países como México, Estados Unidos, España o Colombia, Elisabeth Moss, que se ha ido colocando como una de las actrices más cotizadas actualmente, sorprende con su interpretación de una heroína valiente y desesperada en la aterradora y muy actual nueva versión de la historia de H.G. Wells “El hombre invisible”.

En la cinta, que sorprendió a la crítica internacional y se ha colocado como un éxito de taquilla, cuadruplicando su presupuesto en tan solo su primer fin de semana de exhibición, la actriz de 37 años encarna a Cecilia Kass, una joven atrapada en una relación violenta y de abuso constante con Adrian Griffin (Oliver Jackson Coen), un científico que ha amasado una fortuna con sus invenciones.

Los primeros momentos de la película sirven para establecer la situación, una que, por desgracia, parece arrancada de las páginas de los diarios actuales: Cecilia va experimentando cada vez mayor tensión y creciente horror la destrucción de su relación desde dentro – Adrian, que al principio la había enamorado con atenciones, cada vez es más violento con ella: controlador, abusivo, golpeador, al punto de que la relación de pareja se viene abajo y Cecilia está aterrorizada y sin opciones, lo que la arrastra a buscar una manera de huir.

Elisabeth Moss, izquierda, y Oliver Jackson-Cohen en una escena de "The Invisible Man" en una imagen proporcionada por Universal Pictures. (Universal Pictures via AP)

Siguiendo un plan descabellado (aunque no tanto como el de Julia Roberts en “Durmiendo con el enemigo”, por ejemplo) Cecilia escapa de la mansión del millonario, con la ayuda de su hermana (Harriet Dyer) y busca refugio en casa de un amigo que también es detective de la policía. Cuando unos días después Griffin se suicida (y le hereda parte de su fortuna), la pesadilla parece haber concluido, pero en realidad, como vemos en el resto de la cinta, que adquiere un ritmo vertiginoso, solo es el principio.

Que una película de terror psicológico tome como plataforma la violencia doméstica y de género vigente para contar su historia no es algo novedoso en sí, pero que lo haga con elementos de ciencia ficción para establecer una atmósfera asfixiante, sí que lo es, lo que ha provocado que crítica y público ya la estén llamando una de las primeras grandes sorpresas del 2020 y mucho del éxito se atribuye a la interpretación de su protagonista.

Es cierto que Elisabeth Moss no es ajena a acercarse a material poco convencional y hacer cosas espléndidas con él – por tres temporadas ha sido la estrella de la exitosa serie de TV “The Handmaid’s Tale”, basada en el universo distópico creado por Margaret Atwood, y ha protagonizado películas independientes muy peculiares como “The one I love” y “Queen of Earth” – pero en lo que es su debut como actriz central en una película de estudio, ha roto todas las expectativas: no solo hace una interpretación carismática y vibrante de una mujer en problemas; consigue hacer completamente creíble el momento en que se harta de sufrir el acoso invisible de su ex amante violento, para convertirse en una heroína valiente por su propio mérito.

Elisabeth Moss en una escena de "The Invisible Man" en una imagen proporcionada por Universal Pictures. (Universal Pictures via AP)

¿Es “El hombre invisible” una película que podría calificarse como feminista? Al respecto, la propia actriz señaló en una entrevista con el diario británico The Guardian, que en cierta forma, ella misma lo vio así desde que le ofrecieron el guión: “Me pareció fascinante,” señaló Moss, quien alcanzó reconocimiento como parte del elenco de la galardonada serie “Mad Men”, en sus 7 temporadas “que aún si la palabra ‘hombre’ figura prominentemente en el título, y constituye la amenaza de la trama, en realidad la historia gira en torno a una mujer, y al ingenio y recursos que debe usar para defenderse y luchar contra un enemigo que no puede ver”.

Existe una tradición de heroínas en el cine moderno de género terrorífico; mujeres que no requieren de un hombre, necesariamente, para que las salve de la maldad que enfrentan, ya sea natural o sobrenatural. De este modo, Elisabeth Moss se une a ese exclusivo club de “mujeres finales” que incluye a Jamie Lee Curtis (como Laurie Strode en el clásico “Halloween”) o Sigourney Weaver, que continúa incomparable como Ellen Ripley en “Alien”, que cuatro décadas después de su estreno, sigue creando culto. Aquí, Cecilia Kass es una mujer llevada al extremo, que en un último arrebato de furia, consigue ir hasta las últimas consecuencias para salvar su salud mental y su vida.

“Creo que es importante que haya más personajes femeninos proactivos, que no solo reaccionan y lloran y se asustan y se esconden detrás de un hombre. Así que sí, creo que es una película feminista en cierto modo, y que denuncia la violencia doméstica, valiéndose de una situación extraordinaria para volver verosímil una situación que empeora alrededor del mundo cada día”.

Elisabeth Moss en una escena de "The Invisible Man" en una imagen proporcionada por Universal Pictures. (Universal Pictures via AP)

Que la naturaleza masculina de la amenaza que no se ve constituya la clave de una atmósfera inquietante, es lo que el cineasta australiano Leigh Wahnell – que contribuyó al guion y coproduce junto con James Wan, de “El Conjuro”— aprovecha en el trabajo con su actriz: de este modo ambos consiguen que el espectador se comprometa desde un principio con la trama y pese a la incomodidad y ansiedad que provocan las secuencias en las que Cecilia es objeto de ataques por parte de Griffin, el llegar hasta el clímax hace que sea una experiencia cinematográfica no solo inquietante, sino excitante.

¿Será que Elisabeth Moss podrá acceder por fin al estrellato cinematográfico, trascendiendo sus raíces “indie” y su aura magnética como estrella indiscutible de televisión? Sí. Definitivamente. Y que “El hombre invisible” ponga el tema de la violencia contra las mujeres en una pantalla comercial, es también importante y oportuno, y la película debe verse, más allá del morbo (que tiene), por su gran trabajo actoral y el manejo tan astuto que hace de un tema que muchos tratan de sepultar; pero la lucha contra el machismo ahí está, aún si solo en una película, y es algo que ya no va a irse.


Te puede interesar:

'Un, dos, tres... ¡Splash!', la comedia que resultó ser una pesadilla para Tom Hanks y Daryl Hannah

¿Se puede ver un suicidio en 'El mago de Oz'? La verdadera historia detrás de la leyenda

‘Hunters’: Al Pacino contra los nazis en la serie más provocadora del momento