El hijo de Denzel Washington se encamina al Oscar: "Tenía 5 años y ya quería hacer lo que él hacía"

Si alguien te pregunta cuál es tu actor favorito, ¿no suele estar Denzel Washington entre los nombres que barajas? Pues ahora llega el turno de conocer a su primogénito. John David Washington -el primero de sus cuatro hijos- estrena su primera película como protagonista y de la mano del mismo director que lanzó a su padre al estrellato: Spike Lee.

De tal palo, tal astilla (©Focus Features, cortesía de Universal / ©Cortesía de WB)

Denzel y Spike trabajaron juntos en cuatro largometrajes. La primera de esas colaboraciones fue Malcolm X (1992), que le valió a Denzel su primera nominación a mejor actor protagonista tres años después de ganar la estatuilla como actor de reparto por Glory (Tiempo de gloria, 1989). Aquel año en que Denzel interpretó a uno de los íconos en la defensa de los derechos afroamericanos, John David tenía 8 añitos y hacía su debut como actor con el papel de un estudiante.

Desde 1992 a 2015 no volvió a ponerse delante de las cámaras, en parte como un acto de rebeldía por la fama alcanzada por su padre. Pero ahora, ya hecho un hombre de 34 años, debuta como protagonista junto a uno de los directores más influyentes en la carrera de su padre. Y lo hace con una historia real y comentario social en Infiltrados en el KKKlan, que relata la increíble misión de Ron Stallworth, el primer policía afroamericano de Colorado Springs que en los años 70 se infiltró en el Ku Klux Klan.

(©Focus Features, cortesía de Universal)

Antes de volver a plantarse delante de una cámara, John David se dedicó al fútbol americano de manera profesional, hasta que las lesiones sufridas lo alejaron del campo de juego. Gracias a Spike Lee, mi padre entró en una etapa de fama y reconocimiento con la que yo no estaba de acuerdo nos contó en nuestro encuentro en un hotel de Londres antes del estreno. “La gente comenzó a tratarme de forma diferente por ser su hijo. Y en mi búsqueda rebelde por encontrar mi independencia, decidí centrar mis ansiedades y descontento en el fútbol americano”.

John David trabajó duro para conseguir una beca, se labró él solito su camino por la Universidad, y alcanzó la cima del deporte al entrar en la liga mayor, la NFL. Había enterrado mi amor por la actuación porque en aquel entonces preferí que la gente me aplaudiera por lo que había conseguido. Ahora veo que fue el camino necesario para llegar a donde estoy ahora”, sentencia.


Pero John siempre sintió una debilidad especial por la actuación, y desde que era niño. Lo que me hizo querer ser actor fue observar a mi padre cuando tenía 5 años interpretando a Richard III en Shakespeare in Central Park. Recuerdo caminar a su lado y ver que ensayaba sus diálogos hasta el punto de aprendérmelos de memoria. Me encantaba el lenguaje y ver cómo se transformaba sobre el escenario hablando de una manera que no usaba conmigo. Me parecía mágico. Tenía 5 años y ya quería hacer lo que él hacía”.

La misma dedicación que puso en el deporte, la trasladó a su carrera como actor y en los últimos tres años fue labrando su camino hasta llegar a su primer papel protagonista. Primero fue con un papel secundario en la serie de Dwayne Johnson, Ballers, y más tarde con participaciones en tres largometrajes de temática racial. Ahora, se abre camino al estrellato con una película que llega a la cartelera tras ganar el Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes y con papeletas para llegar a la próxima temporada de premios.

En Infiltrados en el KKKlan, John David interpreta la increíble misión de Ron Stallworth que, en los años 70, se infiltró en el Ku Klux Klan llegando a tener relación telefónica con su cabecilla y líder, David Duke. Mientras Ron hacía su labor a través del teléfono, un compañero blanco y judío (interpretado por Adam Driver) cumplía el resto de la misión en persona.

John David Washington y el Ron Stallworth real (©Focus Features, cortesía de Universal)

Spike Lee utiliza su estilo visual rápido y fluido para contarnos una historia hasta ahora desconocida, y con los suficientes elementos para despertar conciencias. Tanto es así que, si bien la trama transcurre en los años 70, la cinta invita a la reflexión final con palabras de Donald Trump y la tragedia ocurrida en los disturbios de Charlottesville en 2017.

Siento que ahora hay algo de optimismo” añade el actor. “El final de la película nos golpea en lo más profundo al mostrarnos la realidad en la que vivimos ahora. Spike lleva años dando a conocer historias afroamericanas a través de mensajes cinematográficas de una forma única. Es un visionario”.

Infiltrados en el KKKlan lleva circulando las quinielas de los Oscar desde el mes de mayo y en unos meses conoceremos si John David repetirá la historia de su padre. “No quiero ponerme tanta presión. Yo hice mi trabajo y ahora depende del público. Y les guste o no, parece que la película despierta algo en los espectadores y eso es genial”.

De tal palo, tal astilla.


Para seguir leyendo:
NUESTRA CRÍTICA: ‘Bohemian Rhapsody’, la película que los fans de Queen estaban esperando (pero solo los fans)
Conoce Green Book, la película que acaba de dar un paso más hacia los Oscar
Wyatt Russell, el hijo de Kurt Russell y Goldie Hawn, estrena ‘Lodge 49’: “Mis padres me enseñaron a nunca cerrar puertas a nuevas posibilidades”