El Gobierno español comunica a Cataluña que envía refuerzos policiales

El Gobierno español comunicó el viernes a las autoridades catalanas el envío de refuerzos de Policía y Guardia Civil a Cataluña, en un momento de fuerte tensión a poco más de una semana de un referéndum de independencia que sigue en pie pese a estar suspendido por el Tribunal Constitucional. En la imagen, el ferry "Moby Dada", que el ministerio ha alquilado para alojar a policías, anclado en el puerto de Barcelona el 21 de septiembre de 2017. REUTERS/Albert Gea

MADRID (Reuters) - El Gobierno español comunicó el viernes a las autoridades catalanas el envío de refuerzos de Policía y Guardia Civil a Cataluña, en un momento de fuerte tensión a poco más de una semana de un referéndum de independencia que sigue en pie pese a estar suspendido por el Tribunal Constitucional.

En un breve comunicado, el Ministerio del Interior dijo que había enviado una carta al responsable de Interior catalán, Joaquim Forn, informándole de que las unidades adicionales apoyarán a los Mossos d'Esquadra en sus tareas habituales de control del orden público, porque la legislación permite su refuerzo con cuerpos controladas por el Gobierno central si se estima necesario.

"Las funciones serían de vigilancia del espacio público y mantenimiento del orden y actuarán en caso de que se mantuviera el referéndum", dijo Interior, que no precisó la cantidad de efectivos adicionales.

El Ejecutivo español ha asegurado que no se celebrará la consulta y ha pedido a las autoridades catalanas que la anulen, aunque la Generalitat ha reiterado que la mantiene en pie y que tiene "planes de contingencia".

El anuncio de los refuerzos se produce en un momento de elevada tensión antes de la consulta del 1-O en Cataluña, con manifestaciones tras las detenciones de altos cargos y la incautación de material electoral y de propaganda dentro de las iniciativas judiciales y policiales en contra de su celebración.

Miles de personas se manifestaron desde el jueves en Barcelona para pedir la liberación de los detenidos, que fueron puestos en libertad el viernes tras prestar declaración ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

El Gobierno español, que ha reconocido estar preocupado por que puedan producirse brotes de violencia en Cataluña en torno a la consulta, matizó el viernes que la medida se produce tras movilizaciones "puntuales".

"Ante una situación puntual en la calle, (el Gobierno) cree que su deber es apoyar con las fuerzas y cuerpos de seguridad la labor que realizan los Mossos en la calle", dijo el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, en una rueda de prensa tras el consejo de ministros el viernes.

El portavoz del Gobierno regional catalán criticó la medida del Ejecutivo central.

"Justifican el desplazamiento de más cuerpos de seguridad del estado por manifestaciones tumultuosas, y eso es mentira, y lo ha visto todo el mundo", dijo Jordi Turull en una comparecencia, en referencia a las manifestaciones.

Interior dijo esta semana que había suspendido excepcionalmente los permisos y vacaciones de los agentes de las fuerzas de seguridad que participarán en un gran dispositivo entre el 20 y el 5 de octubre con motivo del referéndum en Cataluña.

Una fuente de la autoridad portuaria de Barcelona confirmó que desde el miércoles por la mañana está atracado el ferry Rhapsody, fletado por el Estado español para acoger a los efectivos policiales. El ferry tiene capacidad para acoger a 2.448 personas y cuenta con 500 cabinas.