El genoma del gusano del Diablo, descubierto a 3,6 km bajo tierra

El genoma del gusano del Diablo, descubierto a 3,6 km bajo tierra

En las profundidades de la Tierra, enterrados bajo kilómetros de roca y en condiciones extremas, sólo sobreviven algunas bacterias. O eso se pensaba hasta hace no tanto tiempo, cuando encontraron un gusano – del grupo de los nemátodos – capaz no sólo de sobrevivir, si no de desarrollarse y hacer su vida.

Ahora un equipo de investigación ha secuenciado el genoma del gusano del Diablo – porque, ¿qué otro nombre se le puede poner a un organismo que vive enterrado en el subsuelo, en condiciones de temperaturas extremas, poco oxígeno y altas concentraciones de metano?

A parte del interés desde el punto de vista evolutivo, el gusano del Diablo (Halicephalobus mephisto, en honor a Mefistófeles, un demonio del folklore alemán) ofrece pistas sobre las adaptaciones biológicas a las altas temperaturas.

Una cuestión que es importante remarcar es que se trata del organismo más complejo capaz de vivir en estas condiciones. Es cierto que los nemátodos no son el grupo más avanzado biológicamente, pero sí lo son comparados con bacterias y arqueas, que son los organismos de los que se rodean.

Bien, y ¿cuál es su secreto genético? ¿Qué hace que puedan sobrevivir a estas condiciones? Pues resulta que no se trata de nada nuevo. El gen que les proporciona protección ya aparece en otros muchos organismos. Simplemente, tienen más copias.

El código de este gen es Hsp70, o proteína de shock térmico de 70KDa. Se trata de una secuencia que genera una proteína que repara los daños por altas temperaturas. Y su función consiste en darle forma a las proteínas, o mejor dicho, devolverle la forma que deben tener.

Vamos a explicarlo. Para que una proteína pueda cumplir su función debe tener una forma correcta. Y uno de los efectos de las altas temperaturas es la pérdida de esta forma. Así que, para sobrevivir a ello, existen proteínas que reparan otras, devolviéndoles su forma y función.

La ventaja de tener muchas copias es clara, y doble. Por una parte, más copias de un gen te permite hacer más copias de la proteína que codifica. Pero también te protege de otra manera: si, por lo que sea – por ejemplo, por efecto del calor extremo – aparece una mutación en ese gen, tienes más copias que te aseguran que puedes seguir produciendo la proteína.

Que tampoco es un mecanismo extraño. La duplicación de genes es un mecanismo evolutivo relativamente común, que aparece a lo largo y ancho del “árbol de la vida”.

De hecho, cuando los investigadores tuvieron los datos del genoma del gusano del Diablo, buscaron la misma estrategia en otros animales que viviesen en zonas extremas de las que no pudiesen escapar. Y encontraron el mismo patrón de duplicación – o más bien, multiplicación – del mismo gen Hsp70.

Así que, gracias a un gusano de curioso nombre y extremo hábitat, sabemos cómo se sobrevive a temperaturas extremas.

Más historias que te pueden interesar: