El género que me deja ser: ¿Adiós al tabú y al estigma de ser trans?

LONDON, ENGLAND - OCTOBER 09: Angelina Jolie with children Vivienne Marcheline Jolie-Pitt, Zahara Marley Jolie-Pitt and Shiloh Nouvel Jolie-Pitt attend the European premiere of "Maleficent: Mistress of Evil" at Odeon IMAX Waterloo on October 09, 2019 in London, England. (Photo by Dave J Hogan/Getty Images)

Por Nélida Fernández

Esas personas que nacen con genitales de varones o de hembras pero que descubren que solo se sentirían bien si pertenecieran al género opuesto han existido siempre, muchas veces como víctimas de los peores prejuicios. Ahora -aunque queda mucho camino por andar- se ha registrado un cambio social que ha concientizado a gran parte de la población: esos niños reciben más apoyo familiar, legal y terapéutico desde la infancia, como se puede ver en los casos del ahora hijo varón de Brad Pitt y Angelina o -en el ámbito más regional- en el de la cantante venezolana Karina.  

La cantante venezolana Karina es madre de una chica y de un chico.  Ese varón que nació siendo hembra, le dijo, apenas logró empezar a hablar, que él era un niño. La última vez que Karina logró ponerle un vestido fue a los 5 años cuando la entonces Hannah le dijo “no me hagas más esto”.

La cantante venezolana Karina con su hijo (Via Instagram)

Finalmente, a los 10 años, le dijo a su madre que mirara un video en el que se hablaba del caso de una niña australiana que se sentía como un varón y Karina entendió que ya no podía mirar a otro lado y que este es el camino que debía seguir. 

Ya no es Hannah, ahora es Xander, y con 14 años, se siente feliz de haber iniciado un proceso irreversible para convertirse en un hombre con un tratamiento hormonal.

Karina ha hablado de esta experiencia por diferentes medios, sin tabú, aunque sin dejar de aceptar que siente miedo pues este es un camino que ya su hijo transita sin retorno y que aun está arropado por la incertidumbre.

La cantante dice que debió empezar a informarse para entender todo lo que estaba pasando con su hijo pues no se trataba de un tema sexual, se trataba de “identidad de género” que no tiene que ver con las preferencias sexuales. “Mamá, yo soy un niño, no me gusta nadie, no estoy en edad para eso”, la instruyó el propio Xander. 

El caso del hijo Karina es uno de millones y es prácticamente igual al de Shiloh, ahora John, hijo varón de los archiconocidos Brad Pitt y Angelina Jolie, un caso que ha recibido la atención de buena parte del mundo.

John tiene ahora 13 años y desde los tres años decidió que quería vestir como varón, que le gustaban los juegos que usualmente juegan los varones y sus padres lo apoyaron con este proceso que ahora ya incluye un tratamiento hormonal.

Xander y John son afortunados, ellos recibieron el apoyo emocional y financiero de sus padres que además, por ser famosos, les ofrecen cierta protección en contra del posible acoso escolar aunque no en contra de la opinión pública que siempre tiene mucho que decir sobre los asuntos personales de las celebridades.

Shiloh Jolie-Pitt attends a premiere for "First They Killed My Father" on day 5 of the Toronto International Film Festival at the Princess of Wales Theatre on Monday, Sept. 11, 2017, in Toronto. (Photo by Evan Agostini/Invision/AP)

Antes no era así

Otra fue la historia de Chaz Bono, la hija de los cantantes Cher y Sonny Bono. Ella se atrevió a anunciar que deseaba cambiar de género en 2009 cuando ya tenía 40 años, y 20 años antes, cuando se declaró homosexual, su madre la rechazó y cortó la relación con ella, aunque años después se reconciliaron.

Married American singing and acting duo Sonny Bono (1935 - 1998) (born Salvatore Philip Bono) and Cher (born Cherilyn Sarkisian LaPiere) appear with their daughter Chastity Bono on an episode of the television variety show 'The Sonny and Cher Comedy Hour,' December 17, 1971. (Photo by CBS Photo Archive/Getty Images)

De Chaz a John ha pasado una década y se han producido avances, especialmente en cuanto a la aceptación y tolerancia de la sociedad hacia estas personas. Lo que no cambia es el discurso de quienes dicen no pertenecen a los géneros que aparecen en sus partidas de nacimiento.

“Me siento mucho más cómodo que antes. Siempre me he sentido un hombre. La vida es corta y preciosa. Necesito ser quien soy”, dijo Chaz entonces.

Chaz Bono headshot, child of Sonny and Cher, on texture, partial graphic

Las palabras de Caitlyn Jenner -que pasó 65 años de su vida como el hombre Bruce Jenner- pueden explicar la razón por la que es ahora cuando más personas, cada vez a más corta edad, hablan de sus emociones como seres que dicen vivir en los géneros equivocados.

“No estamos hablando de sexualidad, estamos hablando de quien eres y quien está en tu alma. Pasa por tu cabeza las 24 horas del día, los 365 días del año (…) crecí en los años 50 y los 60, en los que ni siquiera había nombre para ello”, dijo el excampeón olímpico cuando lanzó el libro con su biografía en 2017, dos años después de que cambiara de sexo. 

Kris and Bruce Jenner (l-r), on texture, partial graphic

Sin embargo, aunque cada vez se escucha más el concepto de identidad de género y cada vez hay más personas que piden que les permitan cambiar sus documentos de identificación con el cambio de género, este camino está apenas empezando a ser transitado y aún está lleno de piedras. 

Hay países en los que ya es posible hacer estos cambios con cierta facilidad, pero en otros es una quimera.

Batallas en todos los frentes

La primera batalla que se libra para conseguir un cambio se produce en la mente del niño o la niña que no se sienten conformes con que los traten según lo que socialmente es aceptado en cada caso y que va más allá de regalar muñecas a las chicas y pelotas a los chicos.

FILE - In this Sunday, March 4, 2018 file photo, Caitlyn Jenner arrives at the Vanity Fair Oscar Party on, in Beverly Hills, Calif. Britain’s Channel 4 has said on Friday, May 4 that Caitlyn Jenner will deliver its annual diversity lecture at the House of Commons. The 68-year-old reality television star, author and Olympic gold medalist formerly known as Bruce revealed in 2015 that she is transgender and has become a woman. It is the third lecture in the series. (Photo by Evan Agostini/Invision/AP, file)

Y, asimismo, se libra una batalla en las cabezas de los padres que no saben hasta que punto está bien tratar a estos chicos como ellos quieren o si por el contrario deben intentar forzarlos a lo que se supone es “normal”.

Muchos, como lo hizo Karina, los llevan a un médico, a un terapeuta, a un especialista. Una vez, dos veces, todas las veces que sean necesarias porque una de las principales angustias de los padres es que los hijos sufran o que puedan ser sometidos a burlas.

El asunto no es sencillo. Hay miles de voces a favor de que se le facilite el cambio de género a estos chicos legalmente y que se les den facilidades para recibir un tratamiento médico que termine en una transformación física radical, pero hay otras miles que se oponen.

Congreso uruguayo aprueba ley de equidad para personas trans

Ahora pasan cosas antes impensables como el reciente discurso de la niña transexual Elsa Ramos que habló ante la Asamblea de Extremadura. Con apenas 8 años, esta pequeña dijo que en los últimos cuatro años ha transitado el camino de su felicidad, agradeció a sus compañeros del colegio por apoyarla, así como a los vecinos de su pueblo. 

Pero, y a pesar del gran acompañamiento y apoyo, dijo que aún le sucede que debe aclarar quién es y pidió a los políticos que sigan haciendo leyes que reconozcan que las personas son diversas.

En Estados Unidos la popular administración de Barak Obama asumió una definición de identidad de género en la política federal que ha hecho más transitable la vía hacia el cambio de nombre y transformación física que fue muy aplaudida. Sin embargo, con la llegada de Donald Trump a la Presidencia, los conservadores han empezado a cuestionar estas decisiones y a solicitar la reversión de las medidas que favorecerían a los que quieren adoptar otro género. 

“No queremos ser borrados”, dicen los activistas y potenciales afectados si esta medida se llega a eliminar.

Las alarmas sonaron el año pasado cuando The New York Times anunció haber tenido acceso a un documento que se filtró de la Casa Blanca en el que supuestamente se procura reescribir lo concerniente a la ayuda sanitaria para las personas transgénero y define género como una condición que tiene la persona al nacer que está determinada por sus características biológicas “antes y después de nacer”.

En la India, en 2014, la Corte Suprema otorgó a los “hijra”, como se denomina a las personas transgénero y a los clasificados como “tercer género” el derecho a identificarse como lo deseen sin necesidad de cirugía de cambio de sexo.

En Chile se aprobó hace un año la Ley de Identidad de Género en la que se establece que se permite que los jóvenes de entre 14 y 18 años puedan solicitar el trámite de cambio de identidad, pero deben contar con el permiso y apoyo de sus padres o representantes, y además deben asistir a un Tribunal de Familia.

El proyecto de ley de identidad de género se ganó los titulares en Chile tras la consagración de la película "Una mujer fantástica", protagonizada por la transexual Daniela Vega

Los activistas y familiares no están muy contentos con esta decisión pues creen que ese cambio de identidad debería poder producirse desde muy temprano pues, alegan, que algunos niños trans se suicidan antes de llegar a los 14 años o llegan con un severo daño en su salud mental.

Otro es el escenario en Argentina donde desde 2012 se aplica la Ley de Identidad de Género en la que figura un concepto de identidad de genero como una “vivencia interna e individual” que “cada persona siente” que puede corresponder o no con el sexo asignado en el momento del nacimiento, lo que puede “involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole”.

Nueva identidad

Fue Argentina el país que en 2013 se convirtió en pionero en el mundo en otorgar su nueva identidad de género femenina a una persona de 6 años que nació varón en el seno de una familia común de Buenos Aires.

Su nuevo nombre es Luana, antes se llamaba Manuel y tiene un hermano mellizo que sí se siente cómodo con su identidad masculina. 

Los padres de Luana buscaron ayuda psicológica cuando el entonces pequeño Manuel de unos dos años empezó a empeñarse en decir que era una nena y en vestir ropa de su madre. El psicólogo les dijo que lo forzaran a entender que era un chico. No funcionó. 

Gabriela, la madre de Luana, se movió por todos los frentes, consiguió una psicóloga que sí le brindó una asesoría adecuada que giró en torno a la aceptación de la pequeña. Para la terapeuta también fue la primera vez en abordar el caso de inconformidad de género en una persona tan pequeña.

Todo es nuevo en esta área del mundo trans infantil pese a que los niños que desean tener otro género han existido siempre.

La madre Luana se convirtió en una activista, fundó la asociación Infancias Libres para ayudar a otras familias y ha escrito dos libros: Yo nena, yo princesa y Mariposas libres. 

Son avances recientes y es evidente que son los padres o representantes de estos chicos los que están haciendo girar la rueda al empezar la crianza de sus niños intentando comprenderlos e intentando incluso cambiar las leyes.

Arrepentidos

Hay casos de personas que han cambiado de género y después deciden regresar a su condición anterior. 

No hay muchos reportes o estudios acerca de estos individuos, pero al parecer se trata de personas que viven en países donde prevalece la hostilidad hacia quienes se identifican como inconformes con el género de su nacimiento y a los que han sido rechazados por sus familias y se sienten solos.

El sueco Marcus Lindeen escribió una obra de teatro y un documental basado en las entrevistas que hizo en 2006 a dos hombres que se sometieron a cambios de género radicales y que luego decidieron volver a ser hombres.

“Los Arrepentidos” muestra esta realidad en estos dos ejemplos que exponen las razones que llevan a estas personas a ser mujeres y desde ese estado se dan cuenta de otras difíciles realidades que también deben afrontar desde esa identidad. También se aborda el tema de la violencia y el rechazo que como hombres no conformes con su condición llegaron a sufrir.

También es conocido el caso del estadounidense Walt Heyer que nació hombre, se operó para convertirse en mujer a los 40 años y tras ocho años con ese género regresó a su identidad de nacimiento. 

Hoy en día se ocupa en ayudar a la gente que está pasando por la misma situación de querer retornar a su estado original y pide que los niños se mantengan al margen de estos cambios pues, asegura, que aún no tienen un cerebro bien formado y por lo tanto no tienen capacidad para entender la magnitud de lo que desean.

También te puede interesar: