El fin de una era: Westeros ya tiene nuevo monarca en su trono

ATENCIÓN: ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DEL FINAL DE JUEGO DE TRONOS

Tras ocho temporadas siguiendo, y sintiendo, cada una de sus historias, se terminó Juego de Tronos. C´est fini. La batalla por el trono de hierro ha terminado con un capítulo que genera tantas mezclas de sentimientos que es imposible resumirlo en pocas palabras. Es el fin de una era, y en la última página de este cuento no todos comieron perdices. Ni siquiera los fans que se han dividido entre los que apoyan el desenlace y los que están odiándolo.

TE RECUERDO: SI NO VISTE AUN EL CAPÍTULO FINAL, NO SIGAS LEYENDO

Habemus nuevo rey en Westeros. Rey en masculino. Un nombre que se había colado en las teorías de los fans pero que pocos daban como probable. Después de todo, la experiencia estratégica de Sansa, la valentía de Arya y el heroísmo correcto de Jon Snow los hacían más favoritos que él.

Cortesía de HBO

‘Bran The Broken’ es el nuevo rey de Westeros… ¿Te lo esperabas?

En cierta parte, todos los fans sabíamos que podía pasar llegando a colocarse como el favorito al trono en varias casas de apuestas, pero también era el giro más inesperado al tratarse de un personaje sufrido y con poco protagonismo en las últimas temporadas. Y a juzgar por las reacciones en redes, el resultado ha dividido a la mayoría.

Los creadores de la serie, D.B. Weiss y David Benioff, ya advirtieron que pensaban desconectar del mundo y emborracharse al máximo tras la emisión del último capítulo, alejándose por completo de la realidad y las esperadas críticas que sabían que recibirían. Después de todo, concluir la mayor historia jamás contada en el mundo de las series no iba a complacer a todos los espectadores por igual.

Pero este último episodio supo a poco. A pesar de contar con unas imágenes maravillosas, fueron 80 minutos que pasaran volando. Sin embargo, de haber añadido un par de capítulos más, quizás podríamos haber llegado al mismo final pero con una sensación de satisfacción diferente.

LA MUERTE DE ‘ELLA’

Tras la destrucción de Desembarco del Rey no había vuelta atrás para Daenerys. El trono de hierro ya era suyo tras provocar el caos, matar a miles de inocentes y transformarse en la nueva tirana de Westeros. Y la imagen de la Madre de los Dragones con las alas de Drogon detrás y escucharla hablando Dothraki de nuevo, bien podría haber sido el final para mí. ¡Qué escena!

Tyrion protagonizó el momento más emotivo del episodio al no contener el dolor de ver a sus hermanos aplastados por los escombros, y fue él el primero en dar el paso de rechazar los actos de Daenerys, convirtiéndose en el primer prisionero político de la reina. “Liberé a mi hermano, pero tú masacraste una ciudad” le dijo desafiante y arrojando su “pin” de Mano del Rey. Pero a Jon le costó un poco más. A pesar de haber sido testigo de la tiranía de Daenerys durante el combate, no quería seguir viendo la realidad. Y aquello de ‘no sabes nada Jon Snow’ me vino a la mente varias veces. El amante se negaba a ver lo que estaba delante de sus narices. Ni Arya consiguió que abriera los ojos. “Ella sabe quién eres de verdad, siempre serás una amenaza para ella, reconozco un asesino cuando veo uno" le dijo.

Tyrion, prisionero y esperando morir, también lo intenta recordándole a Jon que Dany cree que su destino es liberar pueblos pero que se hace más poderosa con cada victoria, creyéndose con el derecho de matar y destruir en el camino. Pero “¿quién es la mayor amenaza del mundo ahora?” le pregunta. “¿Crees que tus hermanas se arrodillarán? Tienes que elegir ahora” sentenció Tyrion, pero Jon seguía en sus trece. Podíamos ver la duda en sus ojos, pero su lealtad era más fuerte.

Aunque las palabras de Tyrion que hicieron mella en Jon y nosotros fueron perfectas: “El amor es la muerte del deber. Pero a veces el deber es la muerte del amor”. Qué buen consejero... hasta en el final Tyrion siguió sorprendiéndonos.

Cortesía de HBO

Pero todo cambió cuando los amantes volvieron a estar solas. Jon terminó abriendo los ojos cuando Dany le pidió que construyeran su mundo soñado, liberando pueblos “a su manera”, pero cuando le dijo que la gente que no veía su misma visión de un mundo "bueno", no tendría elección, sentenció su vida en manos de Jon. Al final el ex Rey del Norte cumplió su destino, ese por el que había vuelto de la muerte: matar a Daenerys y liberar a Westeros de una nueva tirana. La mató a traición, con un beso y una daga.

El dolor llegó hasta Drogon, que al verla muerta quemó el trono de hierro. Si Dany no se sentaba en él, entonces nadie lo haría. Y se la llevó, a su madre, desapareciendo en el horizonte.

EL NUEVO REY

Si bien muchos veíamos venir la muerte de la Rompedora de Cadenas tras los estragos provocados, uno de los fallos del capítulo es volver a traicionarnos con la falta de tiempo. En lugar de jugar con el dramatismo de la muerte de Daenerys, enseguida saltó la trama a “semanas después”, con una reunión entre los señores de las casas más influyentes de Westeros decidiendo el destino del reino. Y fue Tyrion quien decidió por ellos.

Salvado de la muerte, sugiere que a partir de ahora los reyes se elijan por las casas y no tengan derecho por sangre, evitando así otro tirano en el futuro. De forma inesperada, y quizás por resarcirse tras la atrocidad cometida por sus hermanos en la primera temporada, apunta a Bran como el mejor candidato a Rey. Según Tyrion, él es el que conoce el pasado, es el que vio lo que el humano es capaz de hacer y puede encaminarlos a un futuro mejor.

Cuando le preguntan a Bran si quiere ser rey, nos quedamos pasmados al conocer su respuesta. “¿Por qué crees que vine hasta aquí?”, respondió haciendo alusión a todo lo vivido y aprendido hasta ahora. Es el más sabio de Westeros, sentenciando que éste era su destino después de todo. Para algo el Señor de la Luz resucitó a Jon Snow y mantuvo con vida a Arya para matar al Rey de la Noche. Todo estaba sellado para abrir el camino de Bran. No el de Jon, o Sansa o Arya. El de Bran.

Y LA NUEVA REINA

La que quizás se salió con la suya como ningún otro personaje fue Sansa Stark. En la misma reunión de las casas movió ficha y pidió que el Norte se mantuviera independiente como lo fue hacia miles de años. De esta manera, ella ahora es Reina del Norte y Bran es Rey de los Seis Reinos.

EL DESTINO DE JON

Cuando volvemos a ver a Jon, está preso esperando conocer su destino tras matar a la reina. Lo vemos cansado y triste, y en ese momento creo que muchos temimos que lo peor: que le dieran un final de redención a lo Dexter. Pero, al final, Weiss y Benioff tenían otro final para él.

Lo que para muchos hubiera sido un castigo, para Jon fue su salvación. Fue enviado de vuelta a Castillo Negro, a cuidar del Muro, ese lugar que ya en el capítulo 8x04 dijo que sería su destino ideal. Volvió a liderar la Guardia de la Noche, reencontrándose con Fantasma y dándonos el final que él siempre quiso. Quizás no es el final que los fans esperábamos, sobre todo después del revuelo de su origen Targaryen y su papel como heredero al Trono de Hierro, pero es el que él quería.

ARYA, LA EXPLORADORA

Por su parte, Arya decidió seguir con sus aventuras. Si bien nos quedamos con ganas de volver a verla en su faceta de heroína o explicándonos un poco más el misterio detrás de las caras y del Dios de los Muchos Rostros, nos tenemos que conformar con vela zarpando a su destino.

La joven Stark confiesa a sus hermanos que no piensa volver al Norte, sino que se marcha a descubrir el Oeste de Westeros, ese que no se conoce y donde terminan los mapas. Le esperan más aventuras ¡y cómo nos gustaría ver un spin off de ella!

Y AL FINAL..

Terminó Juego de Tronos y todos están donde debían estar. Nos guste o no. Bran seguirá usando sus tácticas de Cuervo de los Tres Ojos -por algo dice que él encontrará a Drogon (recordemos que puede entrar en el cuerpo de los animales)- y liderando a conciencia mirando hacia el futuro, pero a sabiendas de los horrores y errores del pasado.

Es cierto que echamos en falta un poco más de trama. Un par de capítulos más que cerraran detalles inconclusos y teorías no resueltas. Como la resolución de las profecías, ¿es Arya el héroe Azor Ahai? ¿Qué pasó con los Hijos del Bosque? ¿Y el crudo invierno que tanto nos advirtieron y dicen que había llegado, dónde está? ¿Cuánto durará? ¿Quién era el Rey de la Noche entonces? ¿No pueden volver? ¿Hay más dragones o es Drogon el último? ¡Tantas preguntas! Quizás es hora de empezar a leer los libros y esperar a ver si George R.R. Martin cierra la historia con una conclusión más completa.

Era inevitable que el final nos dejara un vacío que sabe a decepción, pero que más bien es desazón ante la despedida. Después de todo, es el fin de una era para la televisión. El final de un fenómeno mundial. No puedo evitar sentir una mezcla entre vacío, tristeza y satisfacción. Una satisfacción extraña, como si hubiéramos visto el final correcto que cada personaje merecía pero carente de la valentía atrevida que tanto caracterizó a la serie. Pero ahí está. Bran the Broken es el rey, y será justo y bueno. La historia ha llegado a su fin con cada personaje exactamente donde debía estar.

¿Y a ti qué te pareció?