El feminismo que busca llevar justicia para las mujeres agredidas en las redes sociales

Ivon Álvarez
·11 min de lectura
MEXICO CITY, MEXICO - NOVEMBER 22, 2020: A Member of the feminist group 'free and convative' speaks during a rally in front of the Hemiciclo a Juarez to stop the gender violence against the womenon November 22, 2020 in Mexico City, Mexico- PHOTOGRAPH BY Ricardo Castelan Cruz / Eyepix Group / Barcroft Studios / Future Publishing (Photo credit should read Ricardo Castelan Cruz / Eyepix Group/Barcroft Media via Getty Images)
Foto: Ricardo Castelan Cruz / Eyepix Group/Barcroft Media via Getty Images

Luchadoras.mx surgió hace nueve años a partir de un acto de violencia que leyó Lulú, una de las fundadoras, a la fotógrafa Zanele Muholi, que hacía retratos a parejas de lesbianas. Nunca más encontró la nota y se dio cuenta que debería existir un lugar donde se concentrara este tipo de información pues “si nosotras no hacemos algo por cambiar las circunstancias, nadie más lo iba a hacer”, que solo uniendo esfuerzos y apoyándonos entre todas es que las situaciones, las cifras de violencia, la imagen de la mujer en medios, en redes y en general, no va a cambiar.

Luchadoras.mx es una fundación con un objetivo muy actual y revolucionario: la mujer empoderada en Internet, la mujer que pelea por sus derechos en la red, la mujer que usa la tecnología para dar un mensaje positivo de ella y ayudar a otras mujeres.

Parece algo que podemos dar por sentado, que en siglo XXI las mujeres tienen asegurada la igualdad en todos los ámbitos, pero ¿en realidad es así? Si tan solo checamos las cifras de feminicidios en nuestro país de 10 mujeres asesinada al día en 2019 (según Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, SESNSP) vemos que no es así y es cuando estos colectivos se hace más que necesarios.

Hablamos sobre estos temas y sobre la función de Luchadoras.MX en una encrucijada que vive el feminismo en nuestro país y a nivel internacional. Desde el movimiento #MeToo hasta el actual #YoSíTeCreo o #NiUnaMenos, y cómo el defender los derechos a seguridad, a caminar tranquilas, a tener un internet libre de misoginia ha bastado para catalogar los movimientos como violentos, mientras las cifras de muertes y otro van en aumento. Por ello, las integrantes de Luchadoras.mx nos pidieron guardar su identidad mientras pasa esta ola en las que han recibido amenazas.

Nuestra intención, nos cuenta Itzel (se unió a Luchadoras para apoyar en la creación del discurso), es crear narrativas de mujeres guerreras, para mujeres guerreras. Es decir, tomar aquellos discursos en la red que empoderan a la mujer, aquellas historias que nos sirven de inspiración”.

Infografía: Yahoo en Español
Infografía: Yahoo en Español

¿Es como observar y participar de cómo se ven las mujeres en las redes y en los medios en general?

“Sí, es justamente que usamos las redes y las plataformas digitales para transmitir y construir también estas narrativas. La idea de estas historias que tenemos es derrumbar estereotipos, todos los estereotipos que como mujeres cargamos y contar historias de otras mujeres para crear comunidad”.

Y, ¿cómo luchar contra esta idea que se está generalizando de que las protestas son violentas y ya no se habla de por qué se están manifestando?

Esa es otra área que va de la mano que es ciber feminismo, que es “apropiarnos de las tecnologías y hacerlas nuestras. El pensar desde ahí en cómo construir un internet libre de violencia. De ahí es que decimos que Luchadoras habita el espacio físico y el espacio virtual, porque es pensar y dar herramientas a las mujeres, para que puedan habitar internet y construyan discursos o simplemente que tengan la libertad de poder expresarse en la red, tanto como fuera de la red”, comenta Ixchel, una de las 8 chicas que integran este colectivo,

Pero supongo que llegar hasta este punto tan definido de sus objetivos tardó, ¿Cuáles fueron sus primeros casos o sus primeras luchas?

Lulú: Fue un cúmulo de aspectos. Pero simplemente darse cuenta, que las mujeres tienen que ayudarse entre sí porque hay muchos abusos, porque si eres mujer y además tienes en contra otros aspectos como ser indígena, niña, nacer en determinado lugar y muchos otros, el sistema entero parece estar en tu contra. Entonces ante eso, había que unirse.

Ixchel: Es como estar cansada del mismo discurso hegemónico en los medios. Afortunadamente eso ha cambiado mucho porque ya hay muchos medios que tienen equidad y que hablan de nosotras de otra manera. Pero hace nueve o diez años no los había.

Ahora tratamos de mostrar historias inspiradoras, de Luchadoras, las que no se cuentan, las que se dejan de lado y también dándole herramientas para que ellas mismas las puedan contar y se sientan seguras, puedan habitar y hacer suyos los espacios tecnológicos que hay, dice Ixchel, segura de su labor.

En estos momentos de pandemia, Luchadoras también ha recopilado investigación y data sobre el acceso de las mujeres al internet y derechos básicos a la información...

Ixchel: Justo ese es el tema que hemos abordado de investigación sobre violencia digital, justo estamos trabajando con un informe de acceso a la justicia para mujeres víctimas de violencia digital, donde hicimos solicitudes de información para ver si estaban funcionando los filtros para verificar el acceso y datos sobre violencia digital en los Estados.

Así como una cifra muy concreta fue la que sacó la ENDUTIH (Encuesta Nacional sobre Disponibilidad e Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, 2019) dice que alrededor de 9 millones de mujeres han sufrido alguna forma de acoso o violencia a través de las tecnologías, la mayoría de son de carácter sexual o difusión de imágenes íntimas.

Infografía: Yahoo en Español
Infografía: Yahoo en Español

En la investigación que nosotras estamos haciendo, levantando solicitudes de información a 23 estados de la República Mexicana, pero como se atravesó la pandemia no se han respondido con la prontitud que esperábamos, pero lo lo que hemos visto es eso, que la mayoría de la agresiones a través de tecnologías son mujeres, calculamos que un 80 por ciento. Y por ejemplo, en los tres años recientes solo hemos encontrado una sentencia.

El Congreso de Yucatán en 2018 tipificó como delito el difundir imágenes íntimas y con agravante si es alguien conocido, luego de las propuestas de Ana Baquedano, que sufrió ciber bulling durante años

¿Ustedes saben de alguna propuesta o creen que sobre todo las diputadas deberían trabajar en una ley general sobre esto?

Ixchel: Hay un boom, se están creando más reformas y al menos es mucho más visible el tema. Actualmente 28 estados tienen alguna reforma que sancionan estos delitos de violencia digital. Pero justo es eso, que no importa si están las leyes si los órganos de impartir justicia revictimizan, o hacen mal los procesos o tienden a considerar de menor importancia la violencia digital, cuando es algo que atraviesa la vida de las mujeres y las personas que lo experimentan. Por ejemplo, en la Ciudad de México, se hicieron 4 modificaciones al Código Civil, incluido ese de castigar la difusión de imágenes íntimas pero aunque la mujeres estén denunciando hay un cuello de botella en la resolución de los casos, la mayoría de las denuncias se mantienen en carpetas de investigación en trámite.

Tenemos una línea de apoyo y ahí nos hemos dado cuenta que cada vez las mujeres y, ahora incluso adolescentes y niñas, están expuestas más tiempo en internet por la pandemia son víctimas de esto. Muchas menores están siendo agredidas y también por menores como ellas, lo que hace todo mucho más complicado.

Infografía: Yahoo en Español
Infografía: Yahoo en Español

Y también se han creado estas herramientas que nosotras brindamos, se han creado formas con ayuda de tecnología de cuidarnos entre nosotras en la red. Tenemos un proyecto especial que se llama La Clika, en donde damos herramientas para navegar seguras y libres en internet.

También muchos apoyos en cuanto a temas discursivos porque con este tipo de amenazas en cuanto a difusión de la intimidad siempre la narrativa es echarle la culpa a quien envía ese tipo de fotos y ese no es el tema, porque eres libre, estamos castigando la libertad y de eso se habla ahí en ese espacio, dando tips y sobre todo reconociendo el derecho dentro de este espacio.

¿Entonces ustedes están más encaminadas a promover los derechos en el ámbito de la red y las tecnologías?

Ixchel: Pues sí, parece algo muy distante pero si hay alguien que está siendo víctima de estos abusos siempre puede acudir de manera puntual con nosotras. Tenemos una línea de apoyo o si necesita asesoría de otro tipo también se canaliza. También tenemos aliadas en cuestiones jurídicas, además nos gusta que las mujeres escriban y cuenten sus experiencias”.

Todos los días nos enteramos de un caso de injustica, ¿cómo hacen una división de sus tareas para participar en todo?

Itzel: Nosotras no damos un acompañamiento como tal porque no tenemos una área jurídica, o una área de atención sicológica, pero sí podemos encaminar, asesorar en cuestiones de acceso a información o derechos”.

¿Cuáles creen que han sido sus mayores logros en estos años?

Ixchel: Pues en el área de Internet feminista la creación de la tipología de las distintas clases de agresión a las mujeres. Eso se creó con otros colectivos y con mujeres activistas y periodistas que habían sido víctimas de violencia digital.

“Y es que no existía una tipología para nombrarlas o un termómetro de cuál era más grave, y eso fue algo que creamos desde cero y es algo muy poderoso ponerle nombre a las agresiones, lo cual utilizamos en los talleres y en los círculos con otras mujeres y cambia completamente la manera de percibir lo que sufrieron.

También podrían ser la creación de mecanismos para protegernos entre nosotras que están en la clika, que es más para jóvenes y se hizo un cómic que tuvo un gran alcance y se ha replicado en grupos de amigas y chicas para cuidarse.

Hace dos años, para las elecciones, hicimos una investigación de agresiones virtuales contra candidatas. Logramos identificar las agresiones de mujeres que estaban por ser postuladas o postuladas. Pudimos encontrar algunas graves y su mecanismo, es decir, de cómo van aumentando, escalando y cómo afectaba la carrera de la candidata o posible candidata y además no solo se vio la cuestión en lo cuantitativo, sino lo cualittivo, ver cómo afectaba a las mujeres.

¿Alguna llegó a renunciar a su candidatura por amenazas virtuales?

Itzel: Pues más bien tenían a veces qué cambiar de estrategia o a veces las trasladaban a otro candidatura o puesto, pero como se trata de estrategias y de violencia no podemos nombrarlas para no revictimizar.

En cuanto a narrativas hay un montón de materiales que se han generado y que paulatinamente van logrando cambios. Crean comunidad. Recientemente lanzamos una monografía en donde festejamos la vida y la lucha desde las sufragistas, hasta las revolucionarias y de manera más actual al bloque negro a la marea verde, las madres de víctimas de feminicidio, es un material que hace que todas las mujeres nos veamos reflejadas, logró unirnos no solo como feministas sino comunidad. Son pequeños grandes pasos que se dan y que posibilitan eliminar el estigma del feminismo y hacernos fuertes a través de este conocimiento.

¿Qué tan difícil es construir una narrativa que una, cuando después de las marchas a través de los medios son las más criticadas?

Itzel: Es muy complejo pero afortunadamente cada vez hay más medios, más colectivos que entienden que el objetivo es otro, y todas estas se están apropiando de las redes como para acuerparnos para hacernos más fuertes. Y sí, los medios siguen tergiversando lo que sucede, criminalizando la protesta, criticando la defensa de nuestros derechos, siguen creando perspectivas y narrativas que generan un estigma al feminismo al movimiento, a las protestas, lo vimos recientemente todas las fotografías se usan para decir que todas las que acudieron a la protesta fueron violentas y hay que tomar en cuenta que todas estas narrativas y estigmas también generan violencia, y que no solo ocurren en el momento de la marcha, se llevan más allá hasta el ámbito digital y personal. Hay un debate fuerte e incluso amenazas por el estigma que se tiene por la defensa de nuestros derechos e incluso a las intenciones de vivir en el mundo digital libre de violencia.

Infografía: Yahoo en Español
Infografía: Yahoo en Español

¿Creen que fundaciones, asociaciones, colectivos están tomando la tarea que le corresponde al gobierno?

Ixchel: Es complicado pensar en que el gobierno pueda resolver estas problemáticas, pues al final, piensa, siempre existirán intereses de por medio y que la seguridad y la violencia que viven las mujeres en todos los ámbitos no es lo que más preocupa o que esté en las agendas: “no sé si les corresponda, pero es algo que nos debemos entre nosotras”.

Itzel: La idea de un gobierno paternalista no es lo ideal: “Yo creo en los espacios de resistencia comunitaria, autogestivos.

Ambas coinciden en que su labor, fuera del ámbito entorno inmediato siempre será criticado, y lo ven todos los días cuando reciben desde críticas hasta insultos en las redes sociales de Luchadoras.

Pese a todos los contras, ¿por qué dedicarse a esto?

Para Ixchel fue un paso natural, siempre se recuerda desde pequeña teniendo consciencia social, siente que hace algo que impacta en el mundo de las mujeres.

Itzel desde la prepa comenzó a incursionar en el activismo, sobre todo a partir de que comenzó a colaborar en Amnistía Internacional y así fue perfilando sus intereses y ver que de repente estas acciones que tienes hacia las demás generan cosas importantes: “El feminismo transforma vidas”, concluye segura

Más de Diversidad e Inclusión

EN VIDEO: Gal Gadot: Quizá en 30 años me dé cuenta de lo que logré con Wonder Woman