El escándalo inútil por la militarización de la Guardia Nacional