El embutido (ibérico) que puedes tomar esta Navidad sin remordimientos

Mónica De Haro

Este delicioso majar no engorda, ayuda a reducir significativamente los niveles del colesterol malo y tiene efectos positivos directos en la salud vascular. ¡Dale, dale al jamón!

Es uno de los productos estrella de nuestra gastronomía y no suele faltar en las grandes celebraciones. Ahora podemos tomarlo a gusto porque el jamón de bellota cien por cien ibérico reduce el riesgo cardiovascular a medio-largo plazo. (Foto: Istock/Getty)
Es uno de los productos estrella de nuestra gastronomía y no suele faltar en las grandes celebraciones. Ahora podemos tomarlo a gusto porque el jamón de bellota cien por cien ibérico reduce el riesgo cardiovascular a medio-largo plazo. (Foto: Istock/Getty)

Somos muchos los que tenemos la sensaciónde que médicos y nutricionista cada vez nos lo ponen más difícil a la hora de comer, y sobre todo, de disfrutar comiendo porque todo lo bueno engorda y además es malo para nuestra salud. Es lo que pasa con los derivados cárnicos procedentes del cerdo. El mensaje es claro y contundente: Los embutidos de origen animal están compuestos por unos ingredientes que tienen un impacto negativo en la salud. Así que incluir estos alimentos en nuestra dieta sería correr un riesgo innecesario y descuidar nuestra salud. Pues no necesariamente, el embutido también puede ser sano y beneficiarnos

Así lo afirma un estudio realizado por la Unidad de Endotelio y Medicina Cardiometabólica del hospital Ramón y Cajal de Madrid, que demuestra que el consumo de jamón ibérico mejora la salud vascular en personas sanas.

La clave está en un tejido llamado endotelio, una capa de células que recubre la zona interna de todos los vasos sanguíneos. El buen estado del endotelio tiene relación directa con la salud de las arterias. Por tanto, el jamón mejora la circulación de la sangre por las arterias.

Para demostrarlo, los investigadores analizaron las consecuencias del consumo de jamón ibérico en su metabolismo de 100 personas sanas de entre 25 y 55 años. Los elegidos tuvieron que seguir una estricta dieta que incluía la ingesta de 50 gramos de jamón al día durante seis semanas. Un segundo grupo de estudio se comprometió a no probar el jamón durante ese mes y medio.

El consumo de <strong>jamón de bellota </strong>no solo mejora la salud vascular en personas sanas, también tendría efectos beneficiosos sobre diferentes lípidos y ácido úrico. (Foto: Getty)
El consumo de jamón de bellota no solo mejora la salud vascular en personas sanas, también tendría efectos beneficiosos sobre diferentes lípidos y ácido úrico. (Foto: Getty)

Los resultados, publicados por la revista científica “The Journal of Nutrition Health and Aging”, mostraron que quines habían consumido este delicioso embutido sufrieron mejoras en el endotelio tanto desde el punto de vista bioquímico como hemodinámico.

“Partimos de la hipótesis de que el jamón ibérico tiene un alto contenido en polifenoles y ácido oleico, dos componentes que por separado tienen mucho aval científico, pero era el momento de atreverse con este alimento, que contiene los dos. Así empezamos el estudio con sujetos sanos”, explica el doctor José Sabán, profesor de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares y responsable de esta Unidad de Endotelio.

En concreto, su ingesta conllevó un aumento sustancial de la concentración plasmática del colesterol bueno, más incluso que algunos fármacos recetados para pacientes con problemas de colesterol. Estos niveles elevados de colesterol HDL tienen efectos protectores ya que evitan la formación de placas de ateroma, responsables de la arterioesclerosis.

Además, los efectos positivos del consumo de jamón permanecieron otras seis semanas tras suspender la ingesta del alimento; esta “memoria endotelial” funciona como beneficio prolongado tras el final de la investigación.

“Estos resultados abren la puerta a que el jamón ibérico deje de apreciarse solo por sus aspectos culinarios y organolépticos para ser considerado también un alimento saludable, al menos en personas sanas, como precisa nuestro estudio. Y es que vivir más y mejor pasa por el cuidado del endotelio“, subraya el profesor.

El estudio también indica que el jamón ibérico puede ser introducido en la dieta sin ganar peso o incrementar los niveles de triglicéridos, al menos a corto plazo.

Numerosos estudios corroboran que el jamón es un alimento cardiosaludable. Pero el más sano es el jamón ibérico de los cerdos criados a la manera tradicional: en el campo, haciendo ejercicio y comiendo hierbas y bellotas de la tierra. (Foto: Getty)
Numerosos estudios corroboran que el jamón es un alimento cardiosaludable. Pero el más sano es el jamón ibérico de los cerdos criados a la manera tradicional: en el campo, haciendo ejercicio y comiendo hierbas y bellotas de la tierra. (Foto: Getty)

Este hallazgo podría beneficiar a fumadores, diabéticos, hipertensos, personas con colesterol elevado, pacientes del corazón, sujetos que han padecido un ictus…, además de influir en el propio envejecimiento, de acuerdo con investigaciones llevadas a cabo en la Universidad de Baltimore (EEUU).

Del mismo modo, el consumo de jamón ibérico ayuda a cuidar la figura, ya que los voluntarios del estudio no aumentaron de peso ni aumentaron el perímetro abdominal, parámetro de especial relevancia en el desarrollo de síndrome metabólico. Además, produce una reducción significativa del ácido úrico sanguíneo, por lo que se puede recomendar especialmente en pacientes con hiperuricemia, e incluso, con gota.

“Si estos resultados del jamón ibérico los hubieran obtenido los americanos con la hamburguesa, los italianos con la pizza o los alemanes con las salchichas, la repercusión habría sido enorme”,

¿Y sabías que su consumo regular puede aportar hasta un 45 por ciento de la ingesta de hierro recomendada en los hombres, y un 23 por ciento de la de las mujeres? Otras virtudes del jamón ibérico:

  • Proporciona proteínas, vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, muy beneficiosas para el sistema nervioso y el buen funcionamiento del cerebro.

  • También es rico en vitamina E, un poderoso antioxidante.

  • Y en minerales como el cobre, esencial para los huesos y cartílagos, calcio, hierro, zinc, magnesio, fósforo y selenio, este último muy ligado a procesos de anti envejecimiento.

Por cierto, que si la recomendación para la carne procesada es que debe tomarse una o dos veces cada siete días y en raciones moderadas de no más de 125 gramos, en el caso del jamón es entre dos y tres veces por semana, en pequeñas cantidades.

También te puede interesar:

Así evitarás intoxicaciones alimentarias en Navidad (no te saltes ningún paso)

Brindar con mocktails y más alternativas para cuidar la salud esta Navidad