El dramático hallazgo de cinco niñas pequeñas abandonadas en un paraje fronterizo en Texas

·6 min de lectura

Un desgarrador ejemplo de la crisis que se vive en la frontera entre Estados Unidos y México es el hallazgo de 5 niñas, de entre 11 meses y 7 años, que fueron halladas solas y en peligrosas circunstancias en el sector fronterizo de Del Río, Texas.

De acuerdo a la cadena CNN, las menores se encuentran ya bajo custodia de las autoridades del Departamento de Salud y Servicios Sociales luego de que fueron rescatadas de un paraje en la orilla del Río Grande (Bravo) por oficiales de la Patrulla Fronteriza.

Cinco niñas migrantes centroamericanas, de entre 11 meses y 7 años, fueron abandonadas en Texas en la orilla del Río Grande luego de que cruzaron la frontera desde México. (Twitter/Tony Gonzales)
Cinco niñas migrantes centroamericanas, de entre 11 meses y 7 años, fueron abandonadas en Texas en la orilla del Río Grande luego de que cruzaron la frontera desde México. (Twitter/Tony Gonzales)

Un granjero texano de 75 años, identificado como Jimmy Hobbs por el periódico Daily Mail, halló a las niñas el domingo pasado en una parte de su rancho contigua al río, en la localidad de Quemado, Texas. Según su testimonio y el de su esposa Katie, las niñas fueron halladas solas y llorando en el descampado.

"Estas niñas fueron abandonadas en este lado del río en nuestra granja…. Si eso no te hace enojar y salir a tomar las calles, no sé qué lo haría. Ellas no tienen madre ni padre, nada", dijo Hobbs de acuerdo al Mail.

Tres de las niñas, de 7, 3 y 2 años, serían originarias de Guatemala y las otras dos, de 3 años y 11 meses de edad, de Honduras.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Según medios, luego de que Hobbs halló a las niñas llamó a la Patrulla Fronteriza y a las autoridades locales, que unas horas después se presentaron en el lugar para tomar la custodia de la menor.

En tanto, la esposa de uno de los trabajadores de la granja de Hobbs atendió a las niñas, especialmente a la más pequeña, de 11 meses, y se les proporcionó agua, comida y sombra para protegerse del creciente calor.

Hobbs dijo que si no hubiese hallado a las menores esa mañana, ellas habrían estado en peligro de morir. En un comunicado, el jefe de la Patrulla Fronteriza en el área, Austin L. Skero, dijo que “estas niñas podrían haber enfrentado temperaturas de más de 100 grados (unos 38 grados centígrados) si ninguna ayuda”.

Afortunadamente las menores no requirieron atención médica.

La persistente crisis humanitaria en la frontera

Que las niñas hayan sido abandonadas de ese modo en un lugar apartado de la frontera revela la magnitud del drama que allí se vive: familias que desesperadas por la situación de pobreza y violencia en sus países de origen deciden enviar a sus hijos a Estados Unidos, enfrentando graves peligros adicionales; y también traficantes de personas que logran fuertes ganancias pero que con punzante y ruda frecuencia dejan a los migrantes en circunstancias de grave vulnerabilidad, a lo que se añaden los abusos y violencia a la que en ocasiones estos son sometidos.

En el caso de las cinco niñas, indicó CNN, oficiales de la Patrulla Fronteriza revisaron las pertenencias que ellas traían consigo y encontraron un número telefónico, que sería el del familiar que las recibiría en Estados Unidos, según el Ministerio de Asuntos Exteriores de Guatemala.

El representante federal Tony Gonzales habló con los Hobbs y publicó un video de ello en sus redes sociales, junto a una impactante foto de las cinco pequeñas niñas recostadas sobre un suelo de tierra.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Desde que Joe Biden asumió la presidencia estadounidense, se han comenzado a revertir varias de las crueles políticas del gobierno de Donald Trump en materia de inmigración y frontera. Por ejemplo, solicitantes de asilo que habían sido obligados a permanecer en México en condiciones muy precarias han sido ya admitidos en Estados Unidos mientras se dilucidan sus casos en cortes de inmigración y también se ha propiciado la reunificación de familias migrantes separadas durante el gobierno de Trump.

Pero en paralelo a esos cambios humanitarios se dio un enorme incremento del cruce de migrantes por la frontera de Estados Unidos y México, con una gran cantidad de menores solos, lo que colocó a las autoridades de inmigración bajo una presión para la que, al parecer, no estaban preparadas.

Nuevamente, algo muy criticado, los niños fueron recluidos en centros de detención en condiciones inaceptables, y se reeditaron bajo el gobierno de Biden algunas de las prácticas de reclusión de menores migrantes que fueron condenadas cuando fueron ejercidas por el gobierno de Trump.

Algunas de esas circunstancias se han mitigado, pero otras persisten y en general el drama de la frontera, que tiene elementos coyunturales pero también hondas raíces estructurales tanto en Estados Unidos como en los países de origen de los migrantes, debe ser atendido de forma amplia, integral y humana. Mucho de ello ha sido opacado por la lucha político-partidaria en Estados Unidos, en el que el tema de la frontera y la inmigración es especialmente polarizante.

Y el manejo de la crisis provocada por el fuerte flujo de inmigrantes en los últimos meses ha sido probablemente el principal reproche que se le ha hecho a la administración de Biden, quien se halla en la complicada encrucijada de determinar cómo frenar el flujo de migrantes sin reincidir en las inhumanas políticas de Trump que lograron previamente estrangular ese flujo.

La tragedia que podría agudizarse con la llegada del verano

De acuerdo a cifras oficiales, actualmente habría aún unos 20,000 menores migrantes bajo custodia de las autoridades estadounidenses. Y algunos consideran que más de ellos seguirán llegado en los próximos meses, lo que puede convertirse en una situación adicionalmente severa conforme suben las temperaturas.

Familias centroamericanas con niños pequeños esperan ser transportadas por la Patrulla Fronteriza luego de haber entrado a EEUU por la frontera sur. (Reuters)
Familias centroamericanas con niños pequeños esperan ser transportadas por la Patrulla Fronteriza luego de haber entrado a EEUU por la frontera sur. (Reuters)

“Esto debe detenerse ya… Van a ser miles. Aquí son solo cinco millas del Río Grande. Este es una frontera enorme y esto está pasando a todo lo largo de ella… No puede seguir, la temperatura se va a poner demasiado caliente. Va a haber muchas muertes, mucho sufrimiento este verano", dijo Katie Hobbs.

En el caso de las cinco niñas, se logró evitar un desenlace trágico y es de esperar que puedan reunirse con sus familiares y lograr una vida mejor y con oportunidades dignas. Pero como ellas, muchas otras personas, de todas las edades, incluidas las más vulnerables, continúan arriesgándose al difícil cruce fronterizo y a la enorme incertidumbre y los peligros que suceden antes y después de ello.

Actuar con justicia, humanidad y solidaridad es un imperativo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: A un mes de su llegada a EEUU, migrantes se topan con una dura realidad