El 'drama social' que provocan la inequidad y desigualdades que existen en la vida de las mujeres

Nunca creerás hasta dónde llega la brecha de género y cómo puede llegar a afectar a la salud de la mujer

Antes se asociaba a una enfermedad que la padecían personas mayores, pero ahora se sabe que el ictus afecta a todas las edades. (Foto: Getty)

El rol de la mujer como cuidadora y principal ‘trabajadora’ del hogar la coloca en una posición de riesgo frente a patologías tan mortales como el ictus, que constituye la primera causa de muerte en la mujer española; casi 16.000 mujeres mueren cada año por esta enfermedad.

El ictus es una enfermedad que limita la llegada de sangre al cerebro provocando el consiguiente daño neuronal, pudiendo traducirse en secuelas físicas, cognitivas o conductuales. La lesión cerebral que se puede producir tras el ictus supone un cambio radical en la vida de la persona afectada y en la de su familia.

Factores biológicos, como la alta prevalencia de hipertensión o las hormonas femeninas, determinantes sociales de género, y la tardanza en acudir a urgencias hospitalarias por dar prioridad a cargas familiares, hacen que la incidencia sea mayor en este colectivo. Todavía hoy las mujeres asumen casi en exclusiva el papel de cuidadoras, educadoras y principales ‘trabajadoras’ en casa. Una pesada carga que, a larga, puede pasarles factura.

Los médicos alertan del riesgo que supone el desgaste físico y la presión psicológica a la que están sometidos los cuidadores. (Foto: Getty)

El ictus es de una de las patologías que más incapacidad causa a las mujeres, pero sorpredentemente el 90 por ciento de los casos de ictus son evitables.

“Las mujeres son las más afectadas por esta enfermedad, que es un drama a escala social por los roles tradicionales que asume la mujer en la sociedad. Tardamos más en acudir al médico porque siempre nos parece más importante atender otras prioridades familiares o de trabajo y no atendemos los signos de alerta. Además, también somos las que cuidamos de los dependientes. El ictus no solo afecta al que lo sufre, sino también a su entorno”, explica Silvia Buabent, directora del Instituto de la Mujer.

Los datos existentes sobre el impacto de esta enfermedad señalan que cada año existen 120.000 afectados en España y que una de cada cinco personas lo podría a sufrir a lo largo de su vida. A pesar de la importante amenaza para la salud de las mujeres de esta patología, esta enfermedad es “una gran desconocida” y todavía existe un gran desconocimiento entre la población sobre cómo se producen los ictus, cuáles son sus síntomas y cómo podrían prevenirse.

Además de conocer las señales de alerta, en la web de la Federación Española de Ictus encontrarás mucha información útil. (Imagen: FEI)

La obesidad, el estrés, el sedentarismo, la diabetes, el consumo de alcohol, drogas y tabaco y el colesterol, entre otros, son algunas de las causas del ictus, según la directora del Instituto de la Mujer.

Sin embargo, los expertos señalan a otros inesperados culpables, destacando la importancia de luchar a favor de la equidad de la mujer y eliminar así “la brecha de género en el ámbito de la salud”,  tal y como expone la subdirectora general de Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Paloma Casado, “si no se tiene en cuenta los determinantes de género es muy difícil el abordaje del ictus”.

Mujeres y hombres son desde el aspecto biológico diferentes y esto supone que sean más propensas a padecer ictus debido a las hormonas femeninas, a la incidencia más elevada de hipertensión, fibrilación auricular… Prueba de ello, es que mueren 4.000 mujeres más al año que hombres.

La hipertensión es una de las grandes causas para sufrir un ictus, hasta el punto de que durante el embarazo una gestante “con mal control de la tensión”, corre un alto riesgo. (Foto: Getty)

Pero existen, además de las diferencias biológicas, determinantes sociales de género por los roles asumidos de las mujeres en la sociedad que afectan en todas las fases del ictus y que necesitan “acciones concretas y específicas” en investigación, atención y rehabilitación.

En este vídeo de la campaña Ictus y Mujer, además de mostrar el impacto social en la mujer, la Asociación Freno al Ictus te cuenta los factores de riesgo específicos del genero y prevención. ¡Tú decides!

Así debes actuar antes los primeros síntomas

Las señales de alarma más claras son la paralización de un lado de la cara, debilidad en una parte del cuerpo o problemas de habla. Nada más notarlo hay que llamar al 112 porque el tiempo de actuación en este suceso es “fundamental”, según apunta Julio Agredano, presidente de la Asociación Freno al Ictus, para evitar la mortalidad y las secuelas.

De esta manera se activa el conocido como ‘Código Ictus’, el procedimiento de coordinación entre servicios de urgencia y hospital para llevar a cabo de la forma más rápida posible la atención necesaria.

¿Eres consciente del riesgo que corres al echarte todo a la espalda? ¿Has sufrido un ictus o conoces a alguien que ha pasado por un proceso como éste?

También puede interesarte:

Plan de choque para evitar un ictus, un infarto y la pérdida de memoria

¿Qué pasa cuando le falta oxígeno al cerebro?

Confirman que tomar aspirina ayuda a evitar un infarto o ictus