El documental que retrata la unión y solidaridad de la comunidad LGBT durante la aparición del VIH

Ed Wolf recuerda detenerse en una tienda en la Calle Castro en 1981, en la ciudad de San Francisco, cuando iba de camino a ver La extraña pasajera y Casablanca cuando en la ventana vio fotos de un hombre con la boca abierta y una mancha morada enorme en el paladar; y otra de un joven con las mismas manchas en todo el cuerpo. Debajo habían escrito: “Cuidado muchachos, hay algo ahí fuera”. Tenían VIH.

Si hay un documental que nos enseña el poder de una comunidad unida, ese es We were here. Y esa comunidad es la LGBT que había encontrado su hogar sin prejuicios en San Francisco cuando el virus del VIH surgió con fuerza a comienzos de los años 80.

Imagen del cartel de 'We were here' (©2011 Red Flag Releasing)
Imagen del cartel de 'We were here' (©2011 Red Flag Releasing)

Entre los 60 y 70, y con el despertar sexual americano floreciendo, la ciudad californiana se convirtió en el refugio de miles de personas que crearon una de las comunidades LGBT más prominentes del mundo y el centro neurálgico de la lucha activista. Todos los entrevistados recuerdan esa era con cariño. Era la ciudad de la libertad y el centro de la fiesta. Era el “Orgullo Gay” en su máxima potencia.

Durante esos primeros años, San Francisco era el paraíso ideal de aquellos que buscaban un lugar que les aportara pertenencia e identidad. Hasta que apareció el VIH. Fue debido a la gran comunidad que tenía, que la aparición del virus en 1981 se sintió aún más. Fue devastador. Y de esa era, el sufrimiento, la supervivencia pero también la maravillosa unión de la comunidad nos habla este documental de 2011.

Dirigido por David Weissman, We were here es un documental de la vieja escuela que reúne el testimonio de cinco personas que vivieron aquella época: el florista Guy Clark, el activista Paul Boneberg, el artista Daniel Goldstein, la enfermera Eileen Glutzer y Wolf, un terapeuta para pacientes con VIH. Con entrevistas e imágenes de archivo se convierte en un análisis cinematográfico que no solo transmite información, sino que lo hace de manera humana compartiendo la empatía y el sufrimiento que se vivió entre la comunidad homosexual en San Francisco en los años 80 y 90. Nos adentra en los diferentes ángulos de aquella terrible experiencia, desde el pánico generalizado a una enfermedad desconocida, a las despedidas continuas de amigos, parejas y vecinos que morían en cuestión de semanas o meses al principio, pero también la lucha incesante de una comunidad que se unió en la búsqueda de respuestas y ayuda.

Cartel de 'We were here' (©2011 Red Flag Releasing)
Cartel de 'We were here' (©2011 Red Flag Releasing)

El virus estuvo asociado con la comunidad homosexual masculina durante toda la década de los 80, llamándolo “la plaga gay”, “la enfermedad rosa”, “el cáncer gay”, y tantos otros nombres que crearon un estigma que afectó a la comunidad en todo el mundo.

We were here nos abre una ventana a este pasado no tan lejano, en donde parte de esa generación nos cuenta en carne propia la catarsis general que se vivió por entonces. Resulta devastador conocer cómo la muerte parecía rodearlos constantemente, pero también imaginar el miedo interno que habrán sufrido ante lo desconocido. El virus se cobraba víctimas continuamente, y no había medicamentos ni estudios que dieran respuestas.

Pero sobre todo, este documental nos permite redescubrir el poder de la sociedad cuando ofrece su ayuda. Desde una enfermera llamada Eileen Glutzer, que tras ver pacientes morir a diario, y no saber cómo ayudarlos, se prestó a llevar a cabo diferentes investigaciones y estudios cuando no tenía idea de cómo se hacían. Así como otros activistas y ciudadanos en general que unieron a la comunidad ante este enemigo que estaba arrasando.

Uno de ellos, un hombre llamado Daniel Goldstein infectado con el virus desde los años 80, cuenta cómo él es el único superviviente de un estudio que tuvo 80 pacientes infectados como voluntarios. En la desesperación solo buscaban sobrevivir. 79 murieron meses después de comenzar el tratamiento con una droga devastadora, y uno de ellos era su pareja.

Otro revela cómo la comunidad tuvo que unirse para abolir una iniciativa de ley en California, en 1986 y después en 1988, que proponía poner a los enfermos en cuarentena, violando derechos civiles que iban a permitir que las empresas tuvieran el poder de obligar a sus empleados a realizarse pruebas de sangre sin su consentimiento. Mientras todos hablan de la unión local que llevó a que artistas, activistas, pacientes y la comunidad en general se unieran por la misma causa: concienciación, ayuda, apoyo, supervivencia y mucha, mucha compasión.

El documental también revela que 15.548 personas murieron en la ciudad por consecuencias del SIDA antes de que surgieran drogas para paliar el virus y sus efectos, y casi 20.000 murieron a lo largo de los primeros 15 años de la crisis.

We Were Here (subtítulos Español) from David Weissman on Vimeo.

Si quieres completar información a través del cine, te recomiendo la película de HBO de 1993 En el filo de la duda (conocida como Y la banda siguió tocando en Hispanoamérica); un drama protagonizado por Matthew Modine basado en un libro repleto de datos escrito por Randy Shilts en 1987, que se centra en la historia de un epidemiólogo llamado Don Francis que se topó con el inicio del virus en el Congo, comenzando su investigación en EEUU sin fondos, ni ayuda, mientras se enfrentaba al sistema político y se rodeaba de activistas para encontrar soluciones. El autor y periodista no quiso hacerse las pruebas de VIH hasta terminar el libro. Salió positivo y murió en 1994. Él vivía en San Francisco, al igual que el científico de su historia.

Aunque el documental se estrenó hace 8 años -y puedes verlo en Amazon Prime o en Vimeo previo pago- mantiene una valoración del 100% de la crítica en RottenTomatoes. Es uno de los documentales más humanos y emotivos que podemos ver sobre la comunidad LGBT. Es un tributo a la unión y un homenaje a los que ya no están, los supervivientes y los héroes de esta era.

Para seguir leyendo:

Orgullo LGBT: cómo las nuevas plataformas están abiertas a la apertura de propuestas igualitarias

William Haines, la primera estrella abiertamente homosexual que lo dejó todo por el hombre de su vida

Dos películas y una misma realidad: las terapias de conversión sexual según el cine