El distanciamiento social y otras medidas indispensables para frenar el contagio de COVID-19 podrían durar meses

Una de las medidas clave para prevenir el contagio y la expansión de la epidemia de coronavirus es el distanciamiento social, que va en diversos grados desde no reunirse en grupos y mantener una separación de dos metros entre personas hasta el cierre a gran escala de operaciones en las ciudades para que las personas permanezcan la mayor parte del tiempo en casa.

Pero una pregunta crítica al respecto, como se plantea en The Washington Post, es durante cuánto tiempo deberá realizarse ese distanciamiento social, sobre todo el más severo que implica cierre de negocios y escuelas y reducción sustancial de actividades fuera del hogar, entre ellas las de restaurantes, oficinas y otros lugares.

Una persona camina en las calles de Boston con mascarilla. Cierre de escuelas, reducción de actividad en oficinas, trabajo desde casa y prohibicion de restaurantes de servir comida en su local (solo pueden ofrecerla para llevar o envarla a domicilio) son medidas de distanciamiento social ya vigentes en multitud de ciudades de Estados Unidos. (Getty Images)

La respuesta es aún incierta y dependerá del grado de acción, gubernamental y social, que se realice. Y para saberlo será clave, de acuerdo al Post, identificar cuándo se llegará al pico de contagios en cada país y localidad: ese pico, y el posterior aplanamiento o descenso de la curva de casos, se señala, indicarán cuándo la epidemia comienza a ceder o, al menos, a desarrollarse de modo más pausado y no con el incremento exponencial que se ha registrado en muchos lugares.

Por ello, se afirma que mientras mayor sea el alcance y el rigor de esas medidas, mayor será su efectividad y se logrará mitigar de mejor manera la epidemia.

Actualmente, en muchas ciudades de Estados Unidos se han cancelado todas las clases en escuelas y universidades al menos hasta mediados de abril, se recomienda no realizar reuniones de más de 10 personas y se prohíben de plano las de 50 o más (por ende todos los espectáculos, teatros, partidos deportivos y demás están suspendidos), los restaurantes no pueden servir platillos para comer en el local (solo pueden vender para llevar o para entrega a domicilio) y en general se recomienda que las personas solo salgan para trabajar en los casos en los que la naturaleza de su trabajo no les permita laborar desde casa.

Las medidas aún no son tan severas como las registradas en Italia o España, pero podría ser necesario incrementar su rigor. Y la gran cuestión es si todo ello se han realizado de modo oportuno: mientras más temprano en una epidemia se realicen esos controles mejor será su resultado, pero aún hay enorme incertidumbre sobre si en Estados Unidos estas medidas se han dado de modo que logren una reducción significativa o si, quizá, ya es tarde para prevenir una expansión del contagio a niveles como los que se han registrado en Europa.

El distanciamiento social, en todo caso, es necesario. Es clave para prevenir que en un corto periodo de tiempo se registre una cantidad de enfermos tan considerable que sobrepase la capacidad del sistema hospitalario y con ello se agrave la mortalidad. En Estados Unidos aún no se llega a esa situación de saturación de la capacidad del sistema de salud y el gran objetivo de las medidas presentes es que esa saturación no tenga lugar. El riesgo de que suceda es considerable.

Un singular ejercicio gráfico de The Washington Post y otro de The New York Times muestran los diferentes escenarios potenciales en la disminución del ritmo y extensión de los contagios en función de qué tan rígida sean las medidas de distanciamiento social.

En una reunión del munciipio de Aspen, Colorado, los asistentes mantienebn separación física entre sí. Esa práctica es usual en actividades públicas que no pueden ser suspendidas o realizadas de modo remoto. (AP)

La matemática claramente muestra que el distanciamiento social es un imperativo y mientras más mejor.

Si las medidas de reducción de interacciones de personas y contagios resultan efectivas en reducir el paso de aparición de nuevos casos, el distanciamiento social podrá ir paulatinamente ser reducido.

Aunque, en realidad, no es de esperar que ello será rápido ni que, incluso, aunque se logre una importante reducción de la velocidad del contagio (es decir, la cantidad de nuevos casos en un determinado periodo de tiempo), eso suscitará que se levanten todas las restricciones a la interacción social o a las actividades. La vuelta al contexto preepidemia aún requerirá meses.

En China, por ejemplo, en donde se dio una situación de inmensa magnitud por la gravedad de la epidemia, aún se mantienen restricciones e incluso se han aplicado nuevas medidas contra el arribo de personas de países con grandes brotes activos.

Porque es posible que aunque se contenga en un lugar la epidemia, puedan darse allí nuevos brotes en los meses siguientes. Por ello, muchas medidas  de distanciamiento social posiblemente serán necesarias durante muchas semanas o meses, quizá no al nivel más estricto pero ciertamente a un grado que permita mantener los contagios a un ritmo menor.

Y dado que no es claro si el virus mermará con temperaturas más altas al final de la primavera y el verano, algo que podría o no suceder pues se desconoce a cabalidad la naturaleza de este nuevo virus en esos supuestos, no hay aún claridad sobre cuánto tiempo deberá mantenerse el estado de emergencia presente.

Además, las medidas de higiene como el continuo lavado de manos y la cuarentena de infectados, señala el Post, deberán mantenerse por mucho tiempo, posiblemente de modo indefinido. Y, cabe decir, la higiene y la prevención de infecciones son medidas convenientes en todo momento y de modo permanente, contra el Covid-19 y contra las otras enfermedades.

En ese sentido, la participación de la población para cumplir efectivamente el distanciamiento social y realizar las medidas necesarias de prevención y, en su caso de cuarentena es crucial. Si no hay colaboración, el contagio será mayor y también la pérdida de vidas.


Sigue nuestra cobertura especial con las últimas noticias sobre la pandemia de COVID-19 

Aquí puedes encontrar más información importante sobre el coronavirus