El colchón cuanto más duro mejor (¡pues no!)

Mónica De Haro

Así es el colchón que te ayudará a prevenir el dolor de espalda: Recto pero que se adapte a las formas de la columna. Y por cierto, alivia más dormir sobre él que tomar análgesicos

El <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/como-detener-el-dolor-de-espalda-antes-de-que-comience-080348738.html" data-ylk="slk:dolor de espalda;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">dolor de espalda </a>es una de<a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/cuales-son-las-enfermedades-profesionales-mas-comunes-103548849.html" data-ylk="slk:las ‘enfermedades ocupacionales’ más frecuentes;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link"> las ‘enfermedades ocupacionales’ más frecuentes</a> y está provocada por el estrés y las malas posturas al dormir, trabajar y cargar bolsas y objetos. (Foto: Getty)
El dolor de espalda es una de las ‘enfermedades ocupacionales’ más frecuentes y está provocada por el estrés y las malas posturas al dormir, trabajar y cargar bolsas y objetos. (Foto: Getty)

¿De viscoeslástica? ¿De tempur? ¿De láctex o con muelles? ¿Duro como una tabla o blando? Elegir un colchón no es fácil pero en función de nuestras necesidades, y sobre todo, de la salud de nuestra espalda, debemos elegir uno u otro.

¿La mejor manera de hacerlo? Probarlo, como a la antigua usanza. Sin ningún tipo de pudor, lo que tienes que hacer es ir a la tienda y acostarte un minuto en el colchón más duro que haya, luego otro minuto en el colchón más blando y por último, buscar el de firmeza intermedia.

Es preferible dormir sobre colchones firmes, aunque no demasiado rígidos, dejando a un lado las camas blandas. (Foto: Getty)
Es preferible dormir sobre colchones firmes, aunque no demasiado rígidos, dejando a un lado las camas blandas. (Foto: Getty)

Y antes de decirte, toma nota de lo que nos explica el Dr. Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE) y de la Unidad de la Espalda del Hospital Universitario HLA-Moncloa.

Como ves existen muchas creencias erróneas alrededor de la elección del colchón. De hecho, en contra de lo que piensa la mayoría, un colchón de firmeza intermedia es mejor que uno muy duro para las personas que sufren dolor lumbar.

Un ensayo clínico desarrollado en España y publicado por Lancet ha desmostrado que reduce (más del doble) la sensación de dolor de espalda al tumbarse en la cama y también al levantarse, reduciendo el grado de discapacidad que puede llegar a generar.

“Durante décadas, los médicos hemos creído que a los pacientes con lumbalgia inespecífica les convenía usar colchones muy duros o poner una tabla debajo. Ahora, todas las pruebas científicas disponibles demuestran que estábamos equivocados, y eso nos recuerda que necesitamos comprobar científicamente incluso las cosas que nos parecen más obvias, para asegurarnos de que las recomendaciones que transmitimos a nuestros pacientes con la mejor intención realmente les resultan útiles”, señala el experto.

La investigación asegura que usar un colchón de firmeza intermedia es más eficaz que algunos tratamientos médicos, y permite reducir o abandonar la toma de pastillas a un gran número de afectados.

Si te hundes en el colchón y te cuesta encontrar la postura para conciliar el sueño, es hora de comprar uno nuevo. (Foto: Getty)
Si te hundes en el colchón y te cuesta encontrar la postura para conciliar el sueño, es hora de comprar uno nuevo. (Foto: Getty)

Además de la firmeza, otra aspecto a tener cuenta como señala al principio es el material con el que esté fabricado el colchón. Las distintas alternativas tienen precios muy diferentes, pero ningún estudio científico ha demostrado que los colchones de material viscoelástico, como tempur o látex, sean mejores para la columna que los de muelles.

Es posible que algunos materiales viscoelásticos mantengan sus propiedades durante más tiempo que los muelles, pero se desconoce si eso es relevante para la salud de la espalda. Y, si la diferencia de precio es significativa, podría ser más eficiente cambiar de colchón de muelles cada 5-7 años, que mantener durante unos años más uno mucho más caro.

Desde el punto de vista ergonómico, se asume que conviene que el material del colchón sea suficientemente firme para mantener la espalda en un plano horizontal, pero suficientemente deformable como para adaptarse a la curvatura fisiológica de la columna. Y que el colchón sea lo suficientemente grande para poder moverse libremente durante tu tiempo de descanso.

¿Sufres lumbagia? ¿Te duele más al estar tumbado o sentado? ¿Has mejorado al cambiar el colchón?

También te puede interesar:

Cómo detener el dolor de espalda antes de que comience

¿Qué es lo que les duele a las mujeres?

Las partes del cuerpo en las que el dolor es más perturbador y agotador

Vivir con dolor, ¿cuánto podemos aguantar?

El dolor (de espalda) que sienten los adolescentes es tan intenso como el de un adulto