El cocodrilo Cartier de María Félix que surgió con una cría viva. ¡Rápido, porque crece!».

·2 min de lectura
(Photo by QUINIO/Gamma-Rapho via Getty Images)
(Photo by QUINIO/Gamma-Rapho via Getty Images)

María Félix es uno de los íconos más influyentes de la cultura mexicana en el mundo. Su figura ha influido todos los aspectos de la vida pública, de la música al cine, sin olvidarse de pasar por la moda, de este ámbito surge una de las historias más simpáticas de La Doña, la cual derivó en la creación de una línea completa de joyas de la casa Cartier dedicada a ella.

La anécdota es la siguiente:

En una tarde de 1975, María Félix viaja en un Rolls Royce por la Rue de la Paix, en París, donde lleva algún tiempo instalada, y le pide al chofer detenerse en el número 13, donde nació Cartier en 1899. La diva desciende del vehículo y camina al interior del local, lleva en la mano izquierda una jaula metálica a manera de bolso.

El gerente del lugar reconoce de inmediato a la actriz, quien para entonces ya era una de las clientas más queridas de la maison, se apresura a recibirla y María de inmediato le da a cargar su equipaje, hasta entonces, todos en el lugar perciben el contenido del enrejado: una cría de cocodrilo viva.

Los trabajadores quedan sorprendidos y le preguntan a María Félix de qué se trata. Ella con pocas palabras les explica que quiere un collar que sea igual a ese cocodrilo y remata con una orden: «¡rápido, porque crece!».

El pedido resultó en una de las joyas más importantes y extravagantes que ha fabricado Cartier: dos reptiles enormes fabricados en oro blanco y amarillo, recubiertos con 1,023 pequeños diamantes, 1,060 esmeraldas y coronados con cuatro rubíes que hacen de ojos para los animales. María Félix la usaba ya fuera como collar, broches individuales e incluso como decoración de su casa.

Cartier puso tanto amor en la pieza que tras la muerte de María Félix, en 2002, la adquirió de regreso para integrarla a su exposición itinerante que recorre el mundo. Pero ahí no paró: durante la edición del año 2006 del Festival de Cannes, Cartier prestó la joya a Monica Bellucci para la alfombra roja de la proyección de Les Plus Belles Années d’une Vie, dirigida por Claude Lelouch.

El guiño causó tal revuelo en el mundo de la moda que Cartier decidió lanzar una colección completa inspirada en el collar de La Doña, cuya presentación en sociedad la hizo la propia Bellucci al lucir el rediseño del collar en 2019, de nuevo durante Cannes.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Eduardo Videgaray y Sofía Rivera comparten fotos de su boda

Cómo fueron los últimos años de vida Sean Connery: "Sufrió demencia y eso le pasó factura"

La metáfora sobre el SIDA que esconde ‘La Bella y la Bestia’ de Disney

EN VIDEO: Adorable bebé puede dormir cuando se le ordene