Aumento de suicidios y accidentes, el otro impacto del cambio climático

Un nuevo estudio dice que un aumento en las temperaturas globales podría producir un incremento de las muertes por lesiones accidentales e intencionales en todo el país. En la imagen de arriba, los incendios forestales en Australia (Foto: Getty Images).

Mientras los incendios forestales siguen azotando Australia ‒algunos han calificado como un “presagio del futuro del planeta”‒ los investigadores han evaluado los efectos que podría tener sobre nuestra salud el calentamiento del planeta. El nuevo estudio publicado en la revista Nature esta semana, representa un esfuerzo conjunto entre investigadores del Imperial College de Londres, la Universidad de Columbia y la Universidad de Harvard.

En el mismo, teorizan que un aumento continuo de la temperatura global podría producir un aumento anual de las muertes por lesiones en Estados Unidos; concretamente 1600 muertes adicionales si la temperatura aumenta 2,4 ⁰C y más de 2100 si aumenta 3,6 ⁰C. Se estima que habría un 84 % de muertes entre hombres de 15 a 24 años y que los estados con más riesgo de experimentar el aumento son California, Florida y Texas.

Para realizar el estudio, los investigadores obtuvieron datos del Centro Nacional de Estadística de Salud (NCHS, por sus siglas en inglés) sobre muertes por lesiones en Estados Unidos entre 1980 y 2017. En ese período de tiempo hubo más de seis millones de muertes por lesiones en todo el país (transporte, caídas, ahogo) además de las muertes intencionales (asaltos y suicidios). Más de cuatro millones de esos muertos se produjeron entre hombres y niños.

Otras investigaciones muestran que tanto las muertes intencionales como las accidentales pueden estar influidas por cambios en el clima. “Existen conexiones conductuales y fisiológicas plausibles entre la temperatura y las lesiones”, escriben los autores. “Por ejemplo, los cambios en el consumo de alcohol, el rendimiento en la conducción y los niveles de enfado que motivan a evaluar si las anomalías en la temperatura tuvieron algo que ver en las muertes por lesiones”.

Aunque puede parecer plausible que unas temperaturas más altas favorecen una mejor salud, las estadísticas a menudo muestran lo contrario. Las muertes por suicidio, por ejemplo son más numerosas todos los años en primavera y verano. Los expertos tienen la teoría de que el aumento de la temperatura puede ayudar a aliviar ligeramente el peso de la depresión, lo que aumenta la energía y hace emerger los pensamientos suicidas. Un investigador lo explicó a su manera en The Guardian: “Es irónico que la remisión parcial, que la mayoría de depresivos sufren en la primavera, a menudo dé la energía necesaria para ejecutar el plan de suicidio”.

Majid Ezzati, médico, profesor de la Universidad de Harvard y autor principal del estudio, dijo en un comunicado que la investigación señala la necesidad de prepararse para futuros accidentes. “Estas predicciones sugieren que debemos esperar ver más muertes por accidentes de tránsito, suicidios, ahogamiento y violencia a medida que aumente la temperatura”, dijo Ezzati. “Estos nuevos resultados demuestran lo mucho que el cambio climático puede afectar a la gente joven. Tenemos que responder a esta amenaza con una mejor preparación en servicios de emergencia, ayuda social y advertencias de salud”.

Abby Haglage

Notas relacionadas

El pueblo donde el suicidio es "tradición"

Los efectos del clima acercan peligrosamente al planeta a cambios irreversibles

¿Cuáles son los efectos de la tristeza en tu cuerpo?

La Línea de Prevención Nacional del Suicidio en Estados Unidos está disponible las 24 horas los siete días de la semana, y ofrece  ayuda en español. Teléfonos: 1-888-628-9454 en español, 1-800-273-8255, en inglés.

Si estás en México, comunícate a SAPTEL, servicio de salud mental de la Cruz Roja Mexicana, a los teléfonos: 52-59-81-21 y 01-800-472-78-35.