El bote de legumbres te indica si hay riesgo de intoxicación

Antaño las legumbres se dejaban en remojo toda una noche y se cocinaban sin prisa y a fuego lento. Hoy en día solemos usar legumbres de bote ya cocinadas pero, ojo, hay riesgo de intoxicación y te cuento cuando.

Las legumbres indican si hay riesgo de intoxicarte Foto vía Annakubrickcontent.com

Si estás familiarizado con las legumbres de bote sabrás que no tienen más misterio que conservantes y sal. Vienen en botes de cristal con cierre hermético metálico para que se conserven al vacío hasta que las consumas.

Suelen durar mucho tiempo en la despensa y, cuando te apetecen, es tan fácil como coger el bote, abrirlo, servir y comer o, si es invierno, darles un toque de calor y ya está. Con lo que quieras acompañarlas, eso ya va a gustos.

Tienes que escuchar el ‘plop’ del aire Foto vía Annakubrickcontent.com

Sin embargo, hay un pequeño pero importante detalle que no se nos debe de escapar. Cuando abrimos el bote, debemos escuchar un “plop” sino, hay riesgo de intoxicación y es muy peligroso ingerirlas.

Te puede interesar: A qué hora debes comer si quieres adelgazar

Ese pequeño y rápido ruido se produce al girar la tapa de metal para abrir el bote, cuando el aire penetra en el interior se oye un ‘plop’ que nos confirma que esas legumbres estaban realmente al vacío, es decir, envasadas sin aire.

Hay patógenos que no alteran sabor ni olor Foto vía Annakubrickcontent.com

Si al abrir el bote, la tapa gira sin oponer resistencia, o no escuchamos ningún ruido (a veces también se siente en el tapón de metal, que se ‘hincha’ levemente) es mejor tirar las legumbres y abrir otro bote.

Aunque el bote haya sido cerrado herméticamente, cualquier golpe durante el transporte o la manipulación puede haber alterado su contenido y el aire puede colarse fácilmente por todas partes así que arriesgar es tontería.

Si escuchas el ‘plop’, te las puedes comer tranquilamente pero, en caso contrario, no te la juegues. Es importante tener esto en cuenta porque hay muchos patógenos que no se sienten en el olfato ni el gusto, es decir, que tú te las comerías y en realidad no notarías su sabor alterado ni un olor necesariamente distinto, sin embargo, la infección sí podría afectarte posteriormente.

¿Conocías este pequeño detalle sobre los botes de legumbres? ¿Siempre esperas al ‘plop’ al abrirlo o has tenido algún susto debido al mal estado del envase?