El alucinante -y tremendo- invento japonés si echas de menos a tu pareja.

Carme Chaparro
·2 min de lectura

Dicen que parece una mano real.

Que su tacto es como el de un ser humano. También su calor.

O su olor. Porque el olor es personalizable.

Aquí la tenéis.

Por si hay dudas, la mano humana es la de la izquierda. Vuestra izquierda.

Dicen que parece una mano real. No sé.
Dicen que parece una mano real. No sé.

El ingenio lo ha desarrollado la universidad japonesa de Gifu. Aseguran que esta mano motorizada replica la sensación de estar paseando con tu pareja.

Puedes modelarla a tu gusto, incluso escoger cómo quieres que huela -su perfume, su champú...-. Además, tiene la opción de hacer ruiditos, como por ejemplo un tipo determinado de respiración: tranquila mientras pasea, algo más agitada si está haciendo deporte...

Mirad:

Le falta el cuerpo, eso sí, pero paso a paso.

Pero, ¿han tenido en cuenta los investigadores a las personas obsesivas? Todos aquellos que niegan a perder a su pareja, que insisten en recuperarla, aquellos que cometen barbaridades que invaden la privacidad y la tranquilidad del otro... a todas esas personas ¿no les estaríamos dando más gasolina?

Los japoneses llevan tiempo obsesionados con inventos mecánicos que ayuden a combatir la soledad. Hace años diseñaron una nevera con una pantalla que te sonreía cada vez que pasabas por delante.

A la mano la han llamado “Camina con ella”, y está destinada a paliar la soledad de personas que no encuentran pareja o que la han perdido.

Bromas a parte, la soledad era la peor pandemia de este siglo hasta que llegó el Coronavirus. En España dos millones y medio de personas mayores viven solas. Viven solas sin querer vivir solas. Viven en un estado de soledad forzada. En algunos países europeos como Francia, Gran Bretaña, Suecia, Finlandia o Dinamarca, sus gobiernos han creado planes especiales para paliar esta soledad que puede derivar en graves patologías físicas o psicológicas. En el Reino Unido, por ejemplo, existe una Secretaría de Estado para la Soledad.

Porque sentirse solos no es sólo eso, una sensación. Puede derivar en patologías físicas y psicológicas incluso muy graves.

Aunque estamos tratando de suplir con robots lo que deberíamos suplir con cariño humano, con tiempo con esa otra persona.