Un ejecutivo quiso contratar a Julia Roberts para interpretar a un icono afroamericano en 1994

Ahora que Hollywood se está tomando muy en serio la necesidad de diversidad en sus historias tras la carencia constante de personajes diferentes en las entregas de premios o de representación cultural global, van saliendo los trapitos sucios. El baúl de los secretos se está abriendo de par en par y uno de sus últimos recuerdos íntimos es el colmo. ¿Qué les parece Julia Roberts en la piel de un icono afroamericano?

Julia Roberts en los Oscar 2001 (AP Photo, Kevork Djansezian, Gtres) - Cynthia Erivo en Harriet - En busca de la libertad (Glen Wilson; © 2019 FOCUS FEATURES LLC. ALL RIGHTS RESERVED)

Como lo leen. Si el ridículo de ver a John Wayne como un caudillo mongol en El conquistador no fue suficiente en 1956 (y tantos otros ejemplos de blanqueamiento), Hollywood iba a pecar de nuevo (y peor) de falta de diversidad e insulto a la cultura afro estadounidense si un productor se hubiera salido con la suya. Tal y como ha salido a la luz en Los Angeles Times, un ejecutivo sugirió que Julia Roberts interpretara a Harriet Tubman, la activista política que luchó contra la abolición de la esclavitud en EEUU. Nacida en 1822, escapó ella misma para salvar a 70 esclavos en misiones de rescate a través de vías de tren subterráneas.

Harriet, que murió a los 90 años en 1913, llegó a servir como espía para la Armada de la Unión durante la Guerra Civil y fue activista en la lucha por el voto femenino. Un icono en toda regla.

Es un guion estupendo. Consigamos a Julia Roberts para que interprete a Harriet Tubman” dijo el que era presidente del estudio que en 1994 consideró producir la película biográfica. Pero la ignorancia fue tan lejos que una persona de color que estaba en la reunión le comentó que Harriet Tubman había sido una mujer negra. A lo que el ejecutivo respondió: “Fue hace tanto tiempo. Nadie lo sabrá”.

Así lo recuerda Gregory Allen Howard, el guionista de Harriet, la película sobre la activista que está arrasando con las críticas y que ya coloca a su protagonista, Cynthia Erivo, como firma candidata a los Oscar.

Cynthia Erivo en Harriet - En busca de la libertad (Glen Wilson; © 2019 FOCUS FEATURES LLC. ALL RIGHTS RESERVED)

El guionista pasó 25 años intentando poner en marcha la historia, topándose con semejante acto de ignorancia en la industria que, viendo el siglo de escasa diversidad que dejó atrás, no nos extraña. En 1994, Julia Roberts se encontraba en la cresta de la ola. Pretty Woman (1990) ya era un clásico y contaba con dos nominaciones a los Oscar por esa comedia y Magnolias de acero (1989), aunque pasarían seis años más hasta que hiciera su primer biopic protagonista, ganando su única estatuilla por Erin Brockovich (2000). En aquel entonces, todos querían a Julia en sus proyectos, pero este recuerdo es el colmo de los colmos.

Gregory Allen Howard recuerda la ilusión con la que comenzó a escribir el guion, siendo su primer proyecto profesional para Trilogy Entertainment y con la historia de una mujer que él mismo admiraba y que había estudiado en su carrera. Pasó seis meses buscando información y escribiendo el primer boceto, intentando capturarla como una especie de “figura de acción que inspirara a quienes vieran la película”. Recuerda creer que el guion debería haber gustado a los ejecutivos del estudio ya que le enviaron una botella de champagne, pero a excepción de la terrible anécdota de Julia Roberts al final el proyecto no siguió adelante y el guionista -ahora productor- pasó las siguientes décadas de su vida buscando alguien que quisiera hacerla.

Cada cierto tiempo intentaba venderla de nuevo, pero no fue hasta 12 años de esclavitud que vio que había luz al final del túnel. Dos años después encontraba los socios necesarios para darle luz verde. Con el empuje de la campaña #OscarsSoWhite, que reclamaba diversidad en los premios de la Academia, encontraron que el clima por fin había cambiado y era el turno de Harriet.

25 años después de aquella respuesta ignorante, Harriet - En busca de la libertad se prepara para la temporada de premios. Dirigida por Kasi Lemmons, la cinta cuenta con un aprobado de la crítica del 72% en RottenTomatoes y con el aplauso unánime para Cynthia Erivo en el papel de la histórica activista. En España podremos verla en salas a partir del 13 de marzo de 2020.

Más historias que te pueden interesar: