Así se ejecuta el truco de magia de Adele en su residencia de Las Vegas

Adele credit:Bang Showbiz
Adele credit:Bang Showbiz

Adele prometió a sus fans que haría que la espera y los retrasos merecieran la pena cuando por fin arrancara su residencia en Las Vegas, la misma que tuvo que cancelar 24 horas antes del día del estreno porque un brote de coronavirus entre su equipo les había impedido completar los preparativos a tiempo.

Desde luego, nadie puede negar que la cantante se ha dejado la piel para ofrecer una velada inolvidable. La presencia escénica de la artista nunca se ha apoyado en coreografías elaboradas o cambios de vestuario relámpago como los que realizan muchas de sus compañeras, pero nadie sabe jugar como ella con los efectos visuales para atrapar al público desde el primer momento.

En Las Vegas ha ido un paso más allá para hacer una salida por todo lo alto al final de su concierto. En los últimos segundos, tras interpretar la canción 'Love is a Game', Adele lanza un beso al público y de pronto cae sobre ella una lluvia de confeti rosa. Cuando por fin se disipa, ella ha desaparecido por arte de magia, y en los vídeos del momento que circulan por las redes sociales se pueden escuchar gritos de júbilo e incluso alguna que otra expresión malsonante entre los asistentes, que se explica por la sorpresa.

En realidad, es todo una cuestión de coordinación para crear la ilusión de que se ha desvanecido entre el confeti. Adele tiene apenas un instante para caer a través de una trampilla que comunica con la parte inferior del escenario mientras esa nube rosa la cubre por completo, y en su primer fin de semana ha conseguido bordarlo.