El estreno de 'La casa de papel' acaba arruinado por sus propios fans

·8 min de lectura

Atención: este artículo contiene spoilers de los nuevos capítulos de La casa de papel.

El pasado viernes se estrenó el volumen 1 de la quinta temporada de La casa de papel (la segunda entrega y final definitivo verá la luz el próximo 3 de diciembre) y, como me temía, unos cuantos fans se han ido de la lengua en las redes sociales arruinando a más de uno su propia experiencia. Un egoísmo multiplicado que, sin duda, ha empañado el lanzamiento de esta esperada producción de Netflix.

Hayas visto o no esta primera parte de la última temporada, a estas alturas es muy probable que ya conozcas el desenlace. O bien porque, como yo, hayas aparcado los planes de fin de semana para priorizar el maratón de los cinco nuevo episodios antes que las redes te arruinen con spoilers, o bien porque hayas tenido la mala suerte de comerte las revelaciones más jugosas en la red social del pájaro azul. 

Y es que la expectación generada por esta ficción, después de que la cuarta temporada concluyera con una escena de El Profesor (Álvaro Morte) siendo capturado por Sierra (Najwa Nimri), ha desembocado en una sucesión de tuits incontrolados repletos de detalles. Sobre todo uno: el spoiler principal de este volumen 1. Vamos, que a más de un internauta le ha sido prácticamente imposible huir de la revelación más importante. Un spoiler que cambia el rumbo de la serie de forma definitiva y que ya circulaba en Twitter desde las primeras horas del viernes.

Jaime Lorente, Belén Cuesta y Úrsula Coberó en La casa de papel (Tamara Arranz/Netflix © 2020)
Jaime Lorente, Belén Cuesta y Úrsula Coberó en La casa de papel (Tamara Arranz/Netflix © 2020)

Consciente del fenómeno de masas que arrastra La casa de papel, y más ahora que el fin del atraco está cada vez más cerca, el mismo día del estreno de los cinco episodios me apresuré a devorar uno tras otro. Por un lado sentía cierto temor de que por cuestiones de trabajo me enterara antes de tiempo de algún pormenor de los capítulos pero, sobre todo, me abrumaba toparme con algún nombre de los personajes o acontecimiento entre las tendencias de Twitter que me terminaran arruinando la sorpresa. Un miedo que no resultó infundado porque desde el mismo viernes al mediodía, cuando los fans habían visto del tirón la primera parte, la serie se convirtió en Trending Topic y comenzaron a circular los spoilers.

Esta circunstancia me recuerda a las revelaciones sobre la octava y última temporada de Juego de Tronos (especialmente la muerte de Daenerys Targaryen a manos de Jon Snow) que más de un seguidor se tragó sin comerlo ni beberlo, demoliendo cualquier sorpresa final. Porque ha vuelto a ocurrir que ni siquiera a los espectadores les ha hecho falta indagar en los comentarios, simplemente con conectarse a la aplicación es fácil toparse con algún tuit en el que alguien chiva qué pasa con los integrantes de La Banda. Y no es justo.

Si bien es cierto que hace años que el desembarco del streaming modificó nuestra forma de consumir series, y que en la actualidad nos encanta el placer del binge-watching que ofrece Netflix (especialmente afianzado en tiempos de pandemia), no podemos olvidar que la plataforma permite que los suscriptores hagamos el maratón de un determinado título cuando consideremos. Por consiguiente, que algunos fans de La casa de papel hayan arrebatado a otros la posibilidad de quedarse a cuadros con esta tanda tan intensa por el simple hecho de dejar pasar unos días (o unas horas) para darle al play, evidencia el egoísmo imperante entre algunos seriéfilos.

Quiero subrayar que La casa de papel cuenta con millones de fans repartidos por el mundo que, como yo, nos hemos dado un punto en la boca para que otros disfruten del caos que se respira en la quinta entrega dentro y fuera del Banco de España, con el Profesor fuera de juego después de que Sierra haya encontrado su escondite y con Lisboa (Itziar Ituño) dentro de la sede. Sin embargo, aunque la mayoría de los usuarios hemos permanecido callados deliberadamente en Twitter, o compartiendo nuestras impresiones con cierto filtro, unos cuantos directamente han echado por tierra el trabajo de estos meses atrás de Netflix evitando las filtraciones. Y es que a lo largo de todo el fin de semana han continuando con revelaciones egoístas, a base de tuits que desvelaban lo acontecido al final de la tanda con pelos y señales. 

Y mira que soy la primera que vive el fervor por esta serie y que comprende que la cultura tiene sentido cuando se intercambia con pasión en una comunidad, en este caso virtual, pero esta vez se ha excedido el límite del fanatismo. Al momento de escribir este artículo La casa de papel ocupa el primer puesto en el ranking de los títulos más populares de Netflix en España y otros países, aun así, sé de buena tinta que mientras que unos ya buscan la próxima serie que devorar después de volcar el contenido más gordo en la red, otros se disponen a completar el visionado con la ilusión partida.

Aunque esta vez yo no he sido víctima de la inmediatez desmesurada, comparto la desazón de quienes han visto hecho añicos su hábito audiovisual por culpa de un egoísmo impresionante que incluso varias influencers criticaron. Sirva de ejemplo la extronista Sophie Tatar, quien el sábado comentó en Instagram que estaba viendo la serie y horas más tarde publicaba varias stories enfadada porque algunos seguidores le habían destripado el quinto episodio por mensajes privados. Y yo me pregunto, ¿qué necesidad?

Personalmente, el regreso más esperado de Netflix me ha parecido tan frenético, trepidante y adictivo como siempre. Pero el disfrute de esta quinta entrega de La casa de papel requiere que mastiquemos cada escena de acción y que tengamos el corazón en un puño porque lo que empezó siendo un robo ahora se transformará en una guerra con el Coronel Tamayo (Fernando Cayo) ordenando que el ejército irrumpa en el Banco de España para acabar con La Banda tras más de 100 horas encerrada. Obviamente la temporada deja de resultar épica y emocionante si nos adelantan detalles impulsivamente. Sobre todo el más fuerte.

NO SIGAS LEYENDO SI TODAVÍA NO HAS VISTO LA QUINTA TEMPORADA: A CONTINUACIÓN SE DESVELA EL SPOILER PRINCIPAL

Desde el mismo viernes se encadenaron en Twitter las revelaciones explícitas y memes evidentes, además de comentarios manifiestos, sobre el destino de Tokyo. O sea, en la red social sobrevivieron mensajes acerca del debut de Miguel Ángel Silvestre y Patrick Criado y se hizo visible la preocupación por Helsinki (Darko Perić) tras resultar herido. También decenas de fans se mostraron desatados contra Arturo –el personaje que a Enrique Arce quizás le vaya a costar sacudirse de su trayectoria por el odio generado entre los espectadores-, pero sobre todo se expuso claramente la muerte de la rebelde protagonista tras alcanzarle las balas de los francotiradores y seguidamente inmolarse con granadas para detener la amenaza de Gandía (José Manuel Poga).

Es decir, el mismo viernes del estreno de los cinco episodios más de uno sufrió la revelación principal solo por entrar en Twitter. En cuestión de horas ya circulaban publicaciones explícitas con una sola frase revelando el desenlace, otros lloraban la muerte del personaje con pantallazos sacados de la propia escena mientras algunos jugaban al despiste con memes evidentes. Un verdadero aluvión de spoilers en toda regla, injustos y egoístas ante la experiencia del prójimo.

Y a las pruebas me remito:

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En resumidas cuentas, La casa de papel es un claro éxito en todo el mundo pero eso no justifica el egocentrismo de un puñado de fans que han empañado el estreno vociferando que Tokyo se suma a la lista de bajas en el quinto episodio titulado Vivir muchas vidas. Sin dudas, se trata de un destino inesperado al tratarse de la narradora desde el principio. Uno que podría cambiar el rumbo de los próximos episodios ante la necesidad de venganza, cambio de narrador o revelación de cómo y a quien Tokyo contaba la historia.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Así que si no quieres que te arruinen el final el próximo 3 de diciembre, mejor abstenerse de entrar a la red social unas cuantas horas o los días que hagan falta. Después de cinco temporadas sería absurdo que una serie de tuits estropeen la experiencia final.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente