Efectos secundarios de la vacuna de la gripe: por qué es normal sufrir molestias, como Carmen Calvo

Mónica De Haro
·6 min de lectura

La vacuna contra el virus influenza (lo que llamamos gripe común) es una de las más seguras del mercado pero se pueden producir algunos efectos no deseados, habitualmente uno o días después de haber recibido la dosis de la vacuna como le ha pasado a la vicepresidenta

Que la presidente tuviera Covid-19 al principio de la pandemia no tiene nada que ver con que haya sufrido molestias debido a la vacuna de la gripe. (Foto: Getty)
Que la presidente tuviera Covid-19 al principio de la pandemia no tiene nada que ver con que haya sufrido molestias debido a la vacuna de la gripe. (Foto: Getty)

Esta mañana la vicepresidenta Carmen Calvo no ha podido asistir al Congreso de los Diputados por encontrarse indispuesta después de haber sido vacunada de la gripe. Esto ha reabierto el debate sobre los efectos adversos que podría provocar la vacuna antigripal.

No es nada raro sufrir molestias y efectos adversos tras la administración de una vacuna, aunque son poco frecuentes y en ningún caso peligrosos. “Hay que diferenciar entre la relación temporal y la causal”, explica el doctor Roi Piñeiro Pérez, jefe de Pediatría del Hospital General de Villalba en Madrid, quien aclara que, partiendo de la base de que la vacuna de la gripe es segura, “como cualquier otro medicamento puede provocar reacciones”, aunque las posibilidades son mínimas y no reviste gravedad.

Como medida de precaución ante reacciones inmediatas, siempre que se administre un inyectable se debe permanecer 20 minutos en el centro de vacunación. Una medida que ahora no se puede llevar a la práctica debido a la pandemia. (Foto: Getty)
Como medida de precaución ante reacciones inmediatas, siempre que se administre un inyectable se debe permanecer 20 minutos en el centro de vacunación. Una medida que ahora no se puede llevar a la práctica debido a la pandemia. (Foto: Getty)

Los tres efectos más comunes son:

  1. Dolor en el brazo

  2. Inflamación y enrojecimiento en la zona de la inyección

  3. Y en un 5 por ciento de los casos, fiebre.

“La vacuna de la gripe es segura”, nos confirman desde el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), “y los efectos secundarios son los habituales de otras vacunas inyectables, fundamentalmente locales (dolor y enrojecimiento en el sitio de la inyección) o generales leves (fiebre, malestar…)”.

También puede presentarse dolor de cabeza y dolores musculares, aunque es menos habitual. Lo esperable es que, como mucho, sientas hinchazón y escozor en la zona del pinchazo. De aparecer estos síntomas, podrían empezar a notarse al poco tiempo de la administración de la vacuna y durar 1 o 2 días.

Son excepcionales otro tipo de reacciones como disminución de las plaquetas o complicaciones neurológicas”, añaden desde la AEP.

Un caso entre un millón

De todas formas, es bueno conocer todas las posibilidades, por mínimas y remotas que sean. En este sentido, la Asociación Española de Vacunología (AEV) apunta algunos de los efectos adversos extraordinariamente infrecuentes de la vacuna antigripal:

  • Neuralgia (lesión en los nervios).

  • Parestesia (sensación de hormigueo, adormecimiento, acorchamiento, etc.).

  • Trombocitopenia transitoria (disminución de la cantidad de plaquetas).

  • vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneas) con afectación del riñón y trastornos neurológicos como encefalomielitis (inflamación del cerebro) y el síndrome de Guillain-Barré (trastorno en el que el sistema inmunitario del cuerpo ataca a la capa aislante que recubre los nervios, la mielina).

No obstante, como explicaba el Dr. Piñeiro, “no siempre se ha demostrado que tengan una relación causa-efecto con la vacunación contra la gripe”. Y la Organización Mundial de la Salud (OMS) aclara que tan solo en un caso entre un millón se puede contraer una enfermedad grave como el síndrome de Guillain-Barré, un trastorno que es también una posible consecuencia, rara, de enfermar de gripe.

Sin virus activos

En este sentido, el experto ha desmentido otra creencia generalizada: “No es cierto que la vacuna de la gripe genere gripe, sino que es inactivada, es decir, lleva 'trozos' de virus pero no lleva gripe”. Esto quiere decir que está compuestas por virus muertos no contagiosos.

Las vacunas contienen tres o cuatro cepas de virus de la gripe (dos tipo A y una o dos tipo B, respectivamente) e incorporan los virus que circulan con mayor probabilidad este año. “En esta ocasión, las vacunas de gripe son inactivadas, es decir, contienen virus inactivados fraccionados o antígenos de superficie por lo que no contienen virus vivos y no pueden causar enfermedad de la gripe”, añade Natividad Calvente, directora de Formación, Innovación y Relaciones Institucionales del Consejo General de Farmacéuticos.

¿Puede vacunarse alguien que ha pasado la Covid-19?

Mucha gente se está preguntado si tiene algo que ver con que la vicepresidente haya padecido la Covid-19. Pero Piñeiro asegura que “no tiene nada que ver y que haber pasado el coronavirus no afecta a la vacuna de la gripe ni está contraindicado”.

No obstante, aunque en principio, no sería necesario esperar un tiempo determinado, “para minimizar el riesgo de transmisión se recomienda posponer la vacunación hasta finalizar los días de aislamiento recomendados”, matiza Amós José García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología.

Según concreta Sanidad en un comunicado, las personas que han tenido el coronavirus de forma leve o asintomática, deberán vacunarse tras finalizar los días de aislamiento recomendados mientras que en los pacientes ingresados por esta enfermedad será el personal sanitario el que establecerá el momento adecuado para ello teniendo en cuenta su situación clínica

El Ministerio de Sanidad también aclara que no hay un mayor riesgo de infectarse por SARS-CoV-2 o de padecer Covid-19 de mayor gravedad por haber recibido una vacuna frente a la gripe, sino al contrario, la vacunación antigripal podría reducir la mortalidad de la Covid-19.

La única certeza que hay es que padecer ambas infecciones al mismo tiempo puede “generar un incremento de cuadros respiratorios y febriles en los niños y adolescentes, haciendo difícil el manejo de estos pacientes y con la consiguiente sobrecarga que podría suponer para el sistema sanitario”, apunta la AEP. Por otro lado, también podría causar septicemia, daño cardíaco e inflamación del corazón, el cerebro o los tejidos musculares.

Las reacciones más comunes que tienen las personas frente a las vacunas contra la influenza son considerablemente menos graves que los síntomas que causa la enfermedad real. Así que si te sientes levemente dolorida después de una vacuna contra la gripe, será mejor mejor -a años luz- que pasarse más de una semana inmóvil en la cama porque contrajiste la gripe de verdad. (Foto: Getty)
Las reacciones más comunes que tienen las personas frente a las vacunas contra la influenza son considerablemente menos graves que los síntomas que causa la enfermedad real. Así que si te sientes levemente dolorida después de una vacuna contra la gripe, será mejor mejor -a años luz- que pasarse más de una semana inmóvil en la cama porque contrajiste la gripe de verdad. (Foto: Getty)

Quién debe vacunarse

Aparte de los mayores de 65 años, se recomienda a adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) o pulmonares, enfermedades metabólicas, obesidad mórbida, insuficiencia renal, enfermedades hepáticas crónicas o de inmunosupresión.

También se recomienda vacunar de la gripe a los niños con asma moderada o grave, diabetes, algunas enfermedades renales, enfermedades del sistema inmunológico, enfermedades neurológicas con flaccidez muscular, obesidad importante, tratamientos mantenidos con determinados medicamentos, etc.

Este año se incluyen además las secuelas neurológicas y respiratorias de la Covid-19 y, como novedad, este año el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) recomienda “la vacunación de los niños con secuelas respiratorias o neurológicas por Covid-19". Además el año pasado se incluyeron los prematuros menores de 32 semanas durante sus 2 primeros años de vida y a partir de los 6 meses de edad.

La vacuna de la gripe inyectable también puede y debe administrarse a las embarazadas en cualquier momento del embarazo, ya que las gestantes están incluidas en los grupos de riesgo de complicaciones, sin que esto suponga ningún peligro para el feto, sino al contrario, porque también protege al bebé en los primeros meses de vida.

Más historias que pueden interesarte:

Qué ocurre si contraes la Covid-19 y la gripe al mismo tiempo

El motivo por el que no debes saltarte la vacuna antigripal este otoño

¿Por qué hay que revacunarse de la gripe cada año?