Efecto Miuccia: el éxito del 'tank top' noventero orquestado por Miuccia Prada y Raf Simons

·3 min de lectura
Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Kaia Gerber aparece en escena saliendo de lo que parece el túnel futurista de una película de ciencia ficción, abriendo el desfile O/I 2022- 23 de Prada. Lleva un uniforme sencillo, sin grandes floriturass: una falda sastre de lana, seda y bordados de abalorios, zapatos Mary Jane de tacón y una camiseta de algodón de tirantes blanca con el triángulo de Prada en el escote. En aquella sala de la Fundación Prada en Milán, sentados en butacas de cine, editores de moda de todo el globo tuvieron clara una cosa: ese tank top iba a ser la comidilla del otoño. A la cabeza vienen referencias noventeras: imágenes de Kate Moss combinándolo con vaqueros o de su compañera Shalom Harlow sobre la pasarela de esta casa en 1995, hace casi 30 años. También, cómo no, la estampa de Marlon Brando en Un tranvía llamado deseo, gracias a la cual esta prenda básica salió por primera vez del cajón de la ropa interior masculina para lucirse en la calle. Qué declaración de intenciones la de Miuccia Prada y Raf Simons, actuales codirectores creativos de la firma, abriendo y cerrando el desfile de invierno con una camiseta de tirantes. Qué capacidad tan innata la de ambos para dar en el clavo.

Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Desde su primera colección en 1988, Miuccia, una de las mujeres más queridas de esta industria, ha demostrado su visionaria capacidad para hacer del vestidor de la mujer un firmamento de estrellas. Piezas aparentemente silenciosas, tremendamente útiles, que sobrepasan los límites del tiempo y las tendencias, y aguantan en la retina y el corazón de los devotos de la moda. Esta unión entre diseño y practicidad es uno de los motores de creación tanto de la italiana como de su colega creativo, con quien generosamente comparte trono desde 2020. Por eso es también uno de los hilos conductores de esta colección que demuestra su fuerza en abrigos sastre de lana con manguitos de pelo falso y color en contraste, enormes pellizas y grandes chaquetas bomber, y faldas midi que juegan con el ojo y las transparencias y que en ocasiones dejan también la ropa interior a la vista.

Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Masculino y femenino se entrelazan como solo ‘la señora’ de la moda sabe hacer, en referencias constantes al pasado de la casa y sus grandes éxitos: «Si pienso en momentos revolucionarios de la historia de Prada, los veo aquí. No hay recreaciones directas, pero sí un reflejo de algo que conoces, del lenguaje de Prada. Esos momentos han ayudado a definir nuestra idea de la belleza hoy en día», comenta Simons. En el discurso de Prada, entran en juego las emociones y la reconstrucción de un vestidor femenino para el momento que vivimos a través de las relaciones humanas, la tradición y la historia. Una nueva celebración del vestir en la era pospandémica: «Esta colección gira en torno a la historia de las mujeres, de la gente, no a la historia de la moda. Siempre lo he dicho, pero ahora parece importante. Estas piezas, inspiradas por la historia, conectan con las vidas del pasado. Queremos vivir de nuevo, volver a inspirarnos y aprender de la experiencia de otras personas».

Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

Una oda a lo cotidiano en la que las visiones de ambos creativos se funden en una comunión apreciable en los juegos de volúmenes, el minimalismo exquisito y el uso del color y las geometrías. Iconos de hoy, creados a partir de su éxito ayer, hacen de esta una de las colecciones más importantes del año. Prepárense para ver el tank top blanco por todas partes…

Photo credit: Pablo Sarabia
Photo credit: Pablo Sarabia

PELUQUERÍA: MANU FERNÁNDEZ (COOL PRODUCCIONES). MAQUILLAJE: JOSE BELMONTE (COOL PRODUCCIONES). PRODUCCIÓN: BEATRIZ VERA. ASISTENTE DE FOTOGRAFÍA: SARA GUILLÉN. MODELO: ÁFRICA PÉREZ (VIEW MANAGEMENT).