EEUU y otros países alertan a sus ciudadanos en China sobre un misterioso brote de neumonía

La región de Wuhan, en el centro de China, enfrenta el brote de una extraña enfermedad, una neumonía viral que ya ha afectado al menos a 59 personas. Al parecer, el virus que la provoca era desconocido hasta ahora.

Y aunque hasta el momento, de acuerdo a la televisora CNN, no se han registrado fallecimientos a causa de esa enfermedad y todos los pacientes registrados se encuentran en cuarentena y bajo atención médica, el hecho de que se trate de un padecimiento causado por un virus nuevo o desconocido ha inquietado a la comunidad médica internacional.

Se ha emitido alertas sanitarias ante un brote de neumonía de origen desconocido en la ciudad de Wuhan, en el centro de China. (Getty Images)

Y ante la posibilidad de que esa enfermedad se extienda más allá de China central, las autoridades de varios países han emitido alertas para tratar de mitigar el contagio.

De acuerdo a la agencia AFP, la Embajada de Estados Unidos en China pidió a los estadounidenses en ese país evitar el contacto con animales y con personas enfermas, y las autoridades de Taiwán han llamado a establecer equipos e instalaciones para realizar cuarentenas en aeropuertos.

En Hong Kong, incluso, 30 personas fueron hospitalizadas por problemas respiratorios tras regresar de Wuhan, aunque de acuerdo a AFP no se ha confirmado si padecen el mismo tipo de enfermedad que la citada neumonía viral.

Y, en realidad, aún no se conoce a cabalidad la causa y el alcance de esa enfermedad.

De acuerdo al Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, aunque la causa de esa enfermedad es aún desconocida, el brote se registró en torno a un gran mercado de pescados y mariscos en Wuhan, que ha sido ya cerrado para su desinfección, por lo que se sospecha que el virus podría haberse originado en fauna marina.

El CDC ha recomendado a los viajeros que se encuentren en la región de Wuhan el evitar el contacto con animales, no visitar mercados donde se vendan animales y evitar productos que provengan de ellos, como la carne sin cocinar. También evitar el contacto con enfermos y lavarse continuamente las manos con agua y jabón.

Por su parte, las autoridades médicas chinas han descartado que esa neumonía se producida por el virus SARS, que tuvo un fuerte brote epidémico en la década de 2000, se esparció en 37 países y dejó más de 750 muertos y miles de enfermos, de acuerdo a LiveScience. La posibilidad de que se tratarse del SARS causó grave inquietud en China, al grado de que las autoridades investigan a ocho personas en Wuhan que habrían difundido, se indica, información engañosa al respecto en redes sociales.

Y se reporta que el microorganismo causante de la enfermedad tampoco sería el MERS, el de la gripe aviar o un adenovirus.

Lo que sí se sabe, en tanto se identifica al microorganismo responsable, es que la neumonía identificada produce fiebre alta, dificultades para respirar y lesiones pulmonares, de acuerdo a The New York Times.

Si una persona viajó a Wuhan y se siente enferma, indica el CDC, debe quedarse en casa salvo para acudir a una revisión médica, no viajar ni entrar en contacto con otras personas, cubrirse la boca y nariz con pañuelos al toser o estornudar y buscar atención inmediata, llamando previamente al médico para informar de sus síntomas y antecedentes de viaje.

Y aunque no hay evidencia de que esa enfermedad se contagie de persona a persona, las precauciones citadas son importantes, sobre todo en lo que se dilucida su causa y el alcance del padecimiento.

Un vendedor de pescados y mariscos en el centro de Wuhan, China. (Artur Widak/NurPhoto via Getty Images)

Al respecto, el profesor David Hui Shu-cheong, de la Universidad China de Hong Kong, dijo a CNN que la enfermedad sería “un nuevo tipo de neumonía viral” y se investiga si su origen está en los productos del mercado de peces y mariscos de Wuhan. El médico señala que, por ejemplo, hay evidencia que sugiere que una de las causas del SARS se detectó en civetas (que son consumidas en el sur de China) mientras que el virus MERS tendría uno de sus orígenes en dromedarios.

En todo caso, se ha emitido una alerta internacional ante esta nueva enfermedad para tratar de minimizar su difusión. Si, de acuerdo a expertos, no se transmite de persona a persona y su contagio es solo de animales a humanos, el brote posiblemente menguará rápidamente, al haberse ya cerrado el mercado donde podría haberse iniciado. Pero si se contagia también de persona a persona, los riesgos serían mayores.

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud indicó que “la información para determinar el riesgo general de este brote reportado de neumonía de etiología desconocida es limitada. El nexo reportado entre un mercado de pescados y animales vivos podría indicar una conexión con animales”.

La prevención de las personas para evitar factores de contagio y la preparación de las autoridades para frenar la expansión del padecimiento y atender a los enfermos son, en todo caso, cuestiones centrales en este y otros brotes infecciosos.