Afonía: Edurne ('Got Talent') pudo evitarlo con estos pasos

La cantante se quedó sin voz en la segunda semifinal del talent show de Telecinco, pero la afonía puede evitarse con unos cuidados básicos y la realización de sencillos ejercicios durante 10 minutos

La afonía de Edurne hizo que tuviera que recurrir un kit con pizarrita y boli, una bocina, un silbato... e incluso usó su teléfono móvil, donde tenía alguna frase pregrabada, para dar sus opiniones (Foto: TELECINCO)

Realizar unos sencillos ejercicios antes de cada jornada laboral podrían servir como calentamiento y preparación de todo el aparato fonador, algo esencial para cantantes, presentadores, profesores y, en general, profesionales que fuerzan su voz en el trabajo.

Las cuerdas vocales son “dos músculos que tienen una determinada capacidad, elasticidad y resistencia y, a veces, tras hablar tantas horas, durante tantos días seguidos, y sin los suficientes descansos, se producen lesiones derivadas de la fatiga”, explica Jaime Sanabria Brassart, médico adjunto del Servicio de Otorrinolaringología de la Fundación Jiménez Díaz (FJC). 

El descanso y la proyección de la voz son las principales medidas que aconsejan los especialistas para mejorar la técnica vocal, en la que intervienen no solo las cuerdas vocales, sino también el aparato respiratorio, la postura corporal y las estructuras orofaríngeas responsables de articular y enriquecer el sonido.

Posturas nocivas

En este sentido Sanabria destaca la importancia de mantener un correcto equilibrio postural, ya que los problemas y vicios posturales pueden afectar a la función vocal. “Para ello, es adecuado mantener la cabeza alineada con el cuerpo para que la voz salga libremente, y mantener los hombros relajados”.

Y es que cualquier movimiento que modifique la verticalidad del cuerpo (proyección del cuello o los hombros hacia delante, hundir el pecho sobre el diafragma o hacia atrás, forzar la curva lumbar...) interferirá en nuestra respiración y afectará a la voz.

No se trata de estar tieso como un palo sino de ser consciente de que debemos tener una ‘verticalidad flexible’ con los pies firmes en el suelo y una línea imaginaria que parte del centro de la cabeza, atraviesa el tronco y se dirige hacia el centro de gravedad.

Nervios bajo control

Sanabria señala otro factor decisivo para la salud del aparato locomotor. “Es preciso mantener un buen autocontrol de las emociones y los sentimientos, ya que el nerviosismo, la tensión muscular y el estrés nos llevan a cometer esfuerzos o abuso vocal, forzando la voz”, añade.

En este sentido es importante sentir e identificar los signos de fatiga vocal (picor, carraspeo excesivo, esfuerzo al hablar) y en qué momentos o situaciones se producen.

Por tanto, si tienes un compromiso como dar un discurso, hacer una presentación o simplemente estás teniendo una discusión con tus hijos o tu pareja, hay que saber dosificar esfuerzos y no salirse de madre.

Medidas preventivas 

Especialistas de los Servicios de Rehabilitación y de Otorrinolaringología de la FJD recomiendan “cuidar la hidratación con la ingesta de al menos dos litros de agua al día”, para que la mucosa que recubre a las cuerdas vocales esté bien hidratada; y en el caso de los docentes, “realizar pausas de reposo vocal a lo largo de la jornada y cuidar su descanso nocturno”.

La fatiga corporal se refleja en la voz. Se debe descansar para obtener el máximo rendimiento vocal. Hay que dormir más de seis horas, y descansar antes de utilizar mucho la voz, especialmente en los profesionales de la voz. También hay que extremar las precauciones al viajar.

Desde la FJD también destacan la importancia de un adecuado aporte de vitaminas A y E, ya que tienen una doble acción sobre la garganta; por un lado, la vitamina A repara y regenera los tejidos, mientras que la vitamina E ayuda a estimular las defensas.

Por otro lado, el ‘Decálogo de Cuidados de la Voz’ elaborado por la Comisión de Voz y Foniatría de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), señala algunas de las pautas que debemos tener en cuenta para cuidar por la voz. Por ejemplo, no se debe hablar en ambientes ruidosos.

“Si la voz compite con un ruido ambiental intenso, siempre perderá. Algunas alternativas pueden ser: hablar de frente al interlocutor, articular más de lo habitual y hablar claro y lento para evitar repetir. Si mediante la app para móvil “Sonómetro” el ruido ambiente supera los 85 dBs, no se debería hablar, especialmente las personas con problemas de voz”.

Fumar, carraspear, chillar o hablar gritando tampoco ayuda al buen funcionamiento de nuestro aparato fonador. El tabaco es un factor irritante para la laringe. El humo pasa entre las cuerdas vocales y predispone para que aparezcan lesiones benignas como edemas o pólipos. Además, es la principal causa de cáncer de laringe.

Por eso, debemos evitar estos malos hábitos y otros en los que nos caemos como respirar por la boca, y acomodar el uso de la voz a nuestras posibilidades reales, que podemos mejorar mediante la logopedia, sobre todo las personas que usan mucho la voz (profesores, monitores, teleoperadores…).

Y es que hablar en exceso es un comportamiento de abuso vocal. Se debe hablar teniendo muy en cuenta las posibilidades reales de cada laringe. Lo que se debe hacer es: descansar la voz haciendo periodos de 15-20 minutos de silencios dos o tres veces al día, limitar el uso del teléfono y evitar interrumpir a otros, entre otras medidas. En general, no se debe hablar más de 4 horas seguidas ni cantar más de 2 horas.

Soluciones rápidas

Cuando sentimos molestias en la garganta o la voz solemos carraspear, un comportamiento de esfuerzo traumático para las cuerdas vocales. Sin embargo, es mejor tragar saliva, beber pequeños sorbos de agua o realizar una tos sorda (sin juntar las cuerdas vocales). Los vahos pueden ayudar, y en el caso concreto de los cantantes, se recomienda vocalizar suavemente en una zona confortable o hacer vibrar labios con sonido.

Cómo actuar ante una lesión

En caso de tener las cuerdas vocales fatigadas o con una pequeña lesión no es conveniente seguir realizando tareas que impliquen el uso de la cuerdas vocales “ya que esto puede empeorar el daño y cronificar la lesión al producirse una sobrecarga. Esto aumentaría la inflamación en esta estructura muscular, lo cual conlleva una variación de la calidad de la voz”.

Por eso, los docentes (por ejemplo) deben dejar de clases temporalmente o las actrices y cantantes cancelar sus shows.

El otorrinolaringólogo de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid ha indicado que, cuando se produce esta alteración se debería guardar silencio, descansar, acudir al médico y seguir un adecuado tratamiento farmacológico.

Justo lo que hizo Edurne ante su episodio de afonía; ella misma publicó en su Instagram el arsenal terapéutico que sus médicos le recomendaron para recuperar su voz cuando antes.

tratamiento_afonia_Edurne

Pero a veces no podemos librarnos de nuestra obligaciones y seguimos con las actividades del día a día, lo que finalmente supone la aparición de una lesión más crónica y, por tanto, más difícil de rehabilitar. Este agravamiento puede requerir, incluso, tratamiento quirúrgico.

Así que si tienes necesidad de aclarar con frecuencia la garganta, notas que te falta de aire para terminar una frase, sientes cansancio, dolor o tensión en el cuello al hablar, y tu voz pierde volumen o se vuelve ronca o áspera a menudo, pide cita cuanto antes en el otorrinolaringólogo para que valore tu situación.

¿Renonoces estos síntomas? ¿Padeces afonía a menudo? ¿Qué remedios utilizas contra la ronquera y la afonía?

Más historias que pueden interesarte:

¿Cuáles son las limitaciones asociadas al Parkinson?

El verdadero motivo por el que pillas todos los virus