Eduardo García: el niño héroe que llevó a México a la Gran Final del Mundial Sub 17

Eduardo Garcia justo cuando detiene el penal al holandés Youri Regeer. / Foto: Reuters

Todo el tiempo hasta que cayó el gol de Holanda en el minuto 73, México mantuvo una misma temática que vimos en otros partidos en el Mundial Sub 17 de Brasil 2019: esperar una oportunidad certera para abrir, empatar o revirar el marcador.

Entre crasos errores de la ofensiva de Holanda y grandes jugadas ofensivas de México, un joven sobresalía sobre los que vestían de negro, era el arquero Eduardo García, vestido de azul, quien daba trazas de no dejar que horadaran su arco.

VIDEO | Jugador de fútbol americano colegial fue expulsado tras brutal jugada en la que golpeó en la nuca al rival

El primer gol fue imposible de evitar y la máxima prueba llegaría tras el empate en los botines de Álvarez en un extraordinario cobro de tiro directo. Los 90 minutos se terminaban y llegaba la instancia de los penales. Los malditos penales que tantas veces nos han dejado en el camino y con un desagradable sabor de boca.

Eduardo García le detiene un penal a Mohamed Taabouni. / Foto: Getty Images

A pesar de las fallas mexicanas, el héroe vestido de un diferente tono de azul al que vestían aquellos niños héroes en 1847, fue Eduardo García quien tapó tres tiros de los holandeses que al principio fusilaron al cancerbero mexicano con auténticos cañonazos desde los 11 pasos.

Primero fue Maatsen quien no tuvo compasión de García. Unuvar hizo lo propio y vendría el camino hacia hacia la gloria sin dejar a un lado el sufrimiento, digno de los desenlaces felices en los melodramas mexicanos.

Eduardo García le atajó a Taabouni, el capitán, y luego a Braaf. No se pudo detener el obús de Hansen y se iba a decidir todo aún con más drama, el sufrimiento pleno en muerte súbita.

Víctor Guzmán no falló y eso fue un aliciente que engrandeció aún más a García quien con total aplomo se acomodó bajo los tres palos mientras el árbitro le indicaba cómo debía hacerlo. Regeer falló y entregó el balón a las manos de García.

Era momento de celebrar el final feliz de todos estos jóvenes mexicanos que lograron con sus propios nombres, llegar a la cuarta final en mundiales de esta categoría que jugará una selección nacional, ahora liderados por el niño héroe de raíces rojiblancas, Eduardo García.