Eduardo Aldán recuerda Desesperado Club Social: "Creo que hacen falta hoy en día programas así"

Por Paula Olvera.-Eduardo Aldán acaba de regresar a las tablas madrileñas con El jefe tras el adiós definitivo de la obra Espinete no existe. Años atrás, el actor fue uno de los presentadores del programa juvenil de Antena 3 Desesperado Club Social y también estuvo al frente de la primera temporada de Caiga quien caiga en Telecinco. Asimismo fue copresentador, junto con Nuria Roca, de la primera edición del formato de Cuatro Tienes talento. Esto fue lo que nos contó en exclusiva ahora que regresa con un nuevo trabajo interpretativo.

Eduardo Aldán (©Grupo Smedia)

-Tras el adiós definitivo de Espinete no existe, presentas nuevo espectáculo teatral. ¿Qué podemos encontrar en El jefe?
El jefe es una comedia que plantea lo que todos han deseado hacer alguna vez en su vida: plantar cara a aquello que nos hace la vida difícil y romper con todo lo que no nos gusta para dedicar tiempo a lo que de verdad importa.

-¿Cómo responderías tú mismo a la pregunta que engloba tu nuevo proyecto teatral: ¿Le dirías a tu jefe lo que piensas de él si no pudiera despedirte?
En mi productora yo soy el jefe, por tanto lo que reflejo en el espectáculo es justamente aquello que me recrimino a mi mismo: ¿Merece la pena dedicar tanto tiempo a cosas que no nos hacen felices en lugar de dar prioridad a lo que de verdad importa?

-¿Qué ha supuesto para ti protagonizar el monólogo más exitoso de la cartelera madrileña desde su estreno en 2005?
Jamás imaginé un éxito como el de Espinete no existe y mi vida ha cambiado mucho desde que se estrenó hasta ahora. Han sido 12 años en los que he aprendido mucho más sobre el público, sobre el mundo del espectáculo y sobre mí mismo.

-¿A qué crees que se dedicaría hoy en día Espinete?
Como siempre fue muy feliz donde vivía, y muy amigo de todos, pienso que seguiría viviendo en Barrio Sésamo, posiblemente trabajando en la panadería de Chema, o quizás habiendo heredado el Kiosko de Julián.

-Me imagino que esta obra te habrá hecho sacar al niño que dentro. ¿Cómo recuerdas tu infancia y qué dirías que queda de ese pequeño Eduardo?
Creo que vivo bastante aferrado a mis recuerdos y nunca he olvidado mis sueños infantiles. Mantener ese espíritu optimista de la infancia ha sido fundamental en mi vida y creo que en parte es lo que ha hecho que Espinete no existe haya sido un éxito: todo lo que cuento, me lo creo y lo he vivido.

-¿Qué te aporta el teatro que no lo haga la televisión o el cine?
Para mí lo más importante es la inmediatez de la respuesta del público. Y el teatro tiene algo mágico que es el hecho de que cada función es única e irrepetible.

-Si echamos la vista atrás hasta 2002 comprobaremos que fuiste uno de los presentadores del programa juvenil de Antena 3 Desesperado Club Social. Ahora que nos encontramos en la era de los regresos de espacios televisivos míticos, ¿te gustaría su vuelta a la pequeña pantalla?
Claro, porque fue un programa muy vanguardista que se adelantó mucho a la tele que se hacía en aquel entonces. Creo que hacen falta hoy en día programas así.

-También es muy recordado tu paso por la primera temporada de Caiga quien caiga. ¿Qué te aportó tu faceta como presentador de este programa?
Para mí Caiga quien caiga fue un escaparate increíble que me permitió llegar a millones de espectadores. Y fue un sueño hecho realidad porque yo era muy fan de ese programa.

-También realizaste un papel en la telenovela de Televisión Española Obsesión interpretando a Sergio. ¿Te gustaría retomar esta faceta interpretativa en la pequeña pantalla?
Me planteo hacer ficción de nuevo en televisión, pero me gustaría que fuese comedia.

-En 2008 fuiste copresentador, junto con Nuria Roca, del programa Tienes talento. ¿Qué opinión te merece que actualmente haya varios programas en la parrilla televisiva que demuestran que siguen encontrándose grandes talentos en nuestro país?
Descubrir talentos es algo necesario. Hay mucha gente que tiene mucho que ofrecer y nunca se le da la oportunidad. Así que todo lo que sea abrir puertas a nuevos valores me parece muy bien.

Para seguir leyendo:
Fernando Cayo se incorpora a La casa de papel: “Formar parte de este proyecto es un honor”
Rocío Anker: “Mi experiencia trabajando embarazada fue muy bonita”

Imagen: ©Grupo Smedia