Eddie Redmayne y cómo desmerecer una interpretación de Óscar por caer en el saco de la cancelación

·5 min de lectura

En 2015 Eddie Redmayne dejó a todos los espectadores con el corazón en un puño gracias a su interpretación en La chica danesa. Si bien por aquel entonces le cayeron algunas críticas por optar al papel de la pintora transgénero Lili Elbe, debido a que es un hombre cisgénero (y heterosexual), lo cierto es que su trabajo resultó tan maravilloso que hasta la Academia le nominó en la categoría de Mejor Actor siendo uno de los favoritos de la temporada de premios (la estatuilla fue para Leonardo DiCaprio por El renacido). 

Sin embargo, y a pesar de los premios, reconocimientos y aplausos, el protagonista considera que este rol fue un error y que un intérprete trans debería haber sido el seleccionado.

©Gtres (autor Nikolai Linares)
©Gtres (autor Nikolai Linares)

Pese a que la película biográfica fue aplaudida en 2015 y se destacó la interpretación de Eddie Redmayne y Alicia Vikander (actriz que incluso logró un premio Óscar tras encarnar a Gerda Wegener, quien acompañó a Lili Elbe en todo el proceso de descubrimiento de su verdadera identidad sexual), ahora el auténtico protagonista admite que su papel en la cinta dirigida por Tom Hooper fue un error.

En una entrevista con The Times, el intérprete se ha sincerado sobre su rol en esta historia centrada en una mujer transgénero, concretamente una de las primeras receptoras conocidas de una cirugía de reasignación de sexo. Y es que en 1930 Einar Wegener viajó a Alemania para someterse a la primera cirugía de cambio de sexo y, de esta manera, convertirse en la mujer que siempre había sentido ser. Un caso que, todo sea dicho, se plasmó en el libro Man into Woman hasta que en 2015 fue llevado a la gran pantalla.

"No, no haría ese papel ahora. Hice esa película con las mejores intenciones, pero creo que fue un error. La discusión más grande sobre las frustraciones en torno al casting se debe a que muchas personas no tienen una silla en la mesa", afirma el actor poniendo de relieve que, de hacerse hoy en día, no habría participado puesto que considera que su apariencia como un personaje trans resultó un error en términos de representación.

"Tiene que haber un equilibrio, de lo contrario vamos a seguir teniendo estos debates", añade, recordando que hay comunidades y colectivos que claman una representación justa en películas y series.

Las palabras de Eddie Redmayne llaman la atención porque su personaje en La chica danesa le elevó a la cima del éxito y contribuyó a extender su etapa gloriosa como chico de moda en Hollywood tras protagonizar el biopic de Stephen Hawking, La teoría del todo, el cual le valió varios premios como el Óscar a Mejor Actor en 2015, así como reconocimientos en los BAFTA y Globos de Oro. Es decir, que el encargado de comandar la saga de precuelas de Harry Potter, Animales fantásticos y dónde encontrarlos, donde se ha metido en la piel de Newt Scamander, ha desmerecido una de sus interpretaciones más conocidas por el simple hecho de que ha caído en el saco de la cancelación.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Un saco que por culpa de las críticas, el movimiento woke y el señalamiento cultural en defensa de la diversidad, han terminado cayendo sobre otros intérpretes. Como fue el caso de Scarlett Johansson que salió huyendo de su biopic sobre un hombre transgénero cuando las críticas cayeron sobre ella como un verdadero tsunami viral, llevándola a desligarse de Rub & Tug en 2018. "A la luz de las recientes cuestiones éticas que surgieron en torno a mi elección como Dante Tex Gill, he decidido retirar respetuosamente mi participación del proyecto", dijo Johansson en un comunicado a la revista Out. "Nuestra comprensión cultural de las personas transgénero continúa avanzando, y he aprendido mucho de la comunidad desde que hice mi primera declaración sobre mi casting y me di cuenta de que era insensible". Pero también Halle Berry que meses más tarde pasó por la misma experiencia, recibiendo un aluvión de críticas por aceptar un personaje trans, abandonando poco después. Y es que hay que tener en cuenta que el tema lleva aparejado un debate constante en el Hollywood actual, donde la necesidad de diversidad y oportunidades para todas las comunidades y colectivos está más presente que nunca.

Y si bien Hollywood debe seguir trabajando en abrir su horizonte cultural a la hora de castings y oportunidades para todos, ¿dónde queda el talento como método para conseguir un personaje? Es cierto que la industria tiene una cuenta pendiente con las minorías, tanto negros como latinos y la comunidad LGTBQ+ -así como en la eliminación de estereotipos en la creación de personajes como en una representación más expandida- pero tomar decisiones, repudiar buenas interpretaciones del pasado conseguidas gracias al compromiso y talento porque la cultura de la cancelación así lo impone, tampoco se antoja como el modelo a seguir correcto.

Si Hollywood o Eddie Redymayne creen que la protagonista de La chica danesa debería haber sido una mujer transgénero, perfecto. Que pidan disculpas entonces y tomen nota para el próximo proyecto. Pero que se repudie o rechaze porque las críticas de la cultura de la cancelación tienen el poder de mover montañas se antoja más como una manera de escabullirse por detrás, en lugar de afrontar y sincerarse sobre si en su momento se pensó en ello o si simplemente era una buena oportundiad que desafiaba al actor. Que tampoco debería de tener nada de malo como intérprete.

Lo más curioso de todo esto es que actualmente Eddie Redmayne se prepara para interpretar a Emcee en el revival en Londres del musical Cabaret y ha sido criticado de nuevo por asumir un papel que siempre ha sido interpretado por actores LGBTQ+ como Joel Grey o Alan Cumming. Sin embargo, en esta ocasión, el actor británico espera que el público tenga la mente abierta con su elección: "De todos los personajes que he leído, este desafía los encasillamientos. Pido a la gente que venga y lo vea antes de juzgar el casting".

En definitiva, pese a que el personaje de Lili Elbe le trajo un gran reconocimiento, Eddie Redmayne es consciente de que su elección como protagonista de La chica danesa ha sido puesta en tela de juicio en estos últimos años. Es por esto que ha aprovechado la tesitura para señalar abiertamente su arrepentimiento y mostrar su deseo de que este tipo de papeles sean asumidos en el futuro por actores trans.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente