Eddie Murphy explica por qué pasó de estar en lo más alto a casi desaparecer del cine

·4 min de lectura

Tras convertirse en uno de los iconos de la comedia, Eddie Murphy tomó la decisión de retirarse temporalmente a principios de la década de 2010. Tras varios años alejado del foco mediático poco a poco fue resucitando su carrera con películas de poca trascendencia económica, como Mr. Church (2016), o de con gran aceptación por parte de la crítica, como fue el caso de Yo soy Dolemite (2020) para Netflix.

Y ahora, a sus 59 años (cumple los 60 en abril), se planta de nuevo en Hollywood con uno de sus personajes más míticos: el del rey de Zamunda con la secuela de El príncipe de Zamunda (1988), recientemente estrenada en la plataforma Prime Video de Amazon.

Eddie Murphy en El rey de Zamunda (Quantrell D. Colbert/Amazon Studios)
Eddie Murphy en El rey de Zamunda (Quantrell D. Colbert/Amazon Studios)

Gracias a la promoción de esta cinta donde recupera al ahora expríncipe Akeem Joffer, Murphy ha concedido una entrevista al podcast WTF de Marc Maron donde ha detallado los motivos de su retirada al comienzo de la década pasada.

“Estaba haciendo películas de mierda”, admite el actor. “Decía: «Esta mierda no es graciosa. Me están dando Razzies. Los cabrones me dieron el Razzie al peor actor de la historia. Quizás es hora de un descanso»".

Y es que a lo largo de los 2000 Murphy fue acumulando fracasos de crítica y público que le llevaron a ser nominado en varias ocasiones a los Premios Razzie, esos galardones conocidos como los anti-Óscars que se entregan el día previo a los premios de la Academia a lo peor del cine en el último año.

Fue el caso de Norbit, Atrapado en un pirado, Imagine That o la última película antes de su retirada Mil Palabras. Aunque como bien explicaba el intérprete, estos premios que entregan sus galardones a lo peor del año en 2010 le “honraron” con un premio especial al peor actor de la década, lo que le hizo replantearse su carrera.

¿Pero son los Razzie unos premios realmente serios como para tomárselos tan a pecho? ¿Acaso el público los tiene en consideración? La verdad es que no. En realidad, son premios que gran parte de Hollywood suele tomarse en broma, sin embargo se puede comprender que en el caso de Eddie Murphy la bromita haya terminado molestándole. Si año tras año te recuerdan que tu trabajo no está funcionando, que estás encasillado en los mismos papeles y que no consigues salir de ese bucle, tal vez sí acabes tomándotelos más en serio.

Como consecuencia, Murphy estuvo varios años retirado, aunque aprovechó este retiro para retomar su trabajo en la música. Esta faceta del actor no es tan conocida, pero a lo largo de su trayectoria ha lanzado tres discos: How Could It Be en 1985, So Happy en 1989 y Love's Alright en 1993. Además, en varias películas le hemos escuchado sacar a relucir su voz, como cuando cantó To Be Loved de Jackie Wilson en El príncipe de Zamunda o cuando en Shrek entonó I’m a Believer de Smash Mouth o Living la vida loca de Ricky Martin junto a Antonio Banderas.

Entre 2012 y 2016 grabó varios temas como Red Lid, Promise, Oh Jah Jah o Temporary y rodó sus respectivos videoclips. También se prestó a participar en el especial que emitió Saturdady Night Live con motivo de su 40 aniversario, pero no le vimos volver a trabajar como actor hasta que en 2016 protagonizó Mr. Church de Bruce Beresford. Hubo que esperar otros tres años para volverle a ver en acción en Yo soy Dolemite, película por la que fue nominado al Globo de Oro al Mejor Actor en Drama en 2019 y con la que se reconcilió con los premios Razzie tras entregarle un Premio de Redención.

Solo iba a tomarme un año de descanso y de repente habían pasado seis. Estaba sentado en el sofá, podía estar sentado en el sofá y no levantarme, pero no quería que las últimas cosas que vieran de mí fueran mierdas. El plan era hacer Dolemite, Saturday Night Live, El rey de Zamunda y luego hacer monólogos y ver cómo me sentía después. Al menos la gente sabrá que sigo siendo gracioso", explicaba Murphy en el podcast sobre su retirada.

Ahora acaba de estrenar El rey de Zamunda en Prime Video, que acorde a los datos de la empresa de medición de audiencias Screen Engine que recoge The Hollywood Reporter, se habría convertido en el mayor estreno de una película en streaming de este año y de todo el 2020.

Más historias que te pueden interesar: