¿Qué ecografías son necesarias en el embarazo y cuándo se hacen?

·4 min de lectura
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images

Las ecografías son muy útiles para examinar y ver al bebé dentro del vientre materno y poder controlar su desarrollo. Además, permiten saber el sexo del bebé y también detectar problemas u anomalías.

Qué son las ecografías y para qué sirven

Son pruebas prenatales que consisten en una técnica no invasiva que posibilita, a través de ondas de ultrasonido, ver en imágenes órganos y estructuras dentro del cuerpo. En el embarazo permiten ver el feto dentro del útero materno y examinarlo. También se conocen como ultrasonografía o ecosonografía. Según explican desde la web de Clínica Universidad de Navarra “múltiples estudios han demostrado que estos ultrasonidos son inocuos y que pueden ser utilizados con total seguridad, como en el caso de una embarazada donde los Rayos X o el TC no serían apropiados”.

Como decíamos, las ecografías durante el embarazo son muy útiles porque sirven para observar y analizar el desarrollo intrauterino del bebé, aportando gran cantidad de información médica (posición del bebé, su edad gestacional, observar el estado de la placenta y del líquido amniótico, calcular el peso del bebé y detectar anomalías o patologías) pero además, desde el punto de vista emocional, también son de suma importancia, ya que permite a los padres ver a su bebé y oír sus latidos.

Cómo se realizan las ecografías en el embarazo

El ecografista extiende un gel sobre la tripa de la embarazada y desliza por ella un instrumento, similar a un micrófono, llamado transductor. Este aparato emite ondas sonoras que viajan hacia el útero y regresan rebotadas, mostrando en imagen en la pantalla lo que han encontrado en el interior.

Las ecografías realizadas en las primeras semanas se ven mejor si la mujer tiene la vejiga llena. La grasa abdominal, por el contrario, es un impedimento para ver con más claridad las imágenes arrojadas por la ecografía.

Cuántas ecografías son necesarias en el embarazo

Generalmente se realizan tres ecografías durante el embarazo, pero en algunos casos es necesario hacer alguna más y será el médico el que decida cuántas y cuándo son necesarias.

La SEGO (Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología) recomienda realizar de forma sistemática 3 ecografías durante la gestación, una en cada trimestre del embarazo, más concretamente, la primera entre las semanas 11-13 semanas, la segunda en las semanas 18-21 semanas y la tercera en las semanas 34-36 semanas. Estas ecografías son bidimensionales o 2D. Se harán más de las indicadas en los casos de embarazo de riesgo.

Además, en un ginecólogo privado cualquier embarazada que lo desee puede realizarse otras ecografías adicionales, que pueden ser 2D, 3D, 4D o 5D. Sin embargo, se recomienda no abusar de su uso y realizar solamente las necesarias.

  • En la ecografía del primer trimestre (realizada en las semanas 11-13+6 semanas) se puede determinar si hay uno, dos o más embriones, saber que posición tiene dentro del útero, se pueden escuchar los latidos del corazón del bebé y medir al feto para determinar si se ajusta al tiempo real de gestación. Además, en esta ecografía se realiza la medición del pliegue nucal, para detectar precozmente patologías como Trisomía 21 o Síndrome de Down.

  • En la ecografía del segundo trimestre (semanas 18-21+6 semanas) se puede analizar el crecimiento fetal, observar el desarrollo del corazón y los órganos internos. Además, se puede saber con más fiabilidad si existe alguna malformación y se controla el nivel de líquido amniótico, el funcionamiento de la placenta y del cordón umbilical. Si la posición del bebé lo permite, es posible que se pueda conocer el sexo del bebé. Hay que tener en cuenta que las primeras patadas en el embarazo la mamá también las detecta en esta etapa.

  • En la ecografía del tercer trimestre (semanas 34-36+6 semanas) aporta información sobre el estado del feto, los latidos cardíacos y la posición dentro del útero: si ya está encajado y colocado, si está de nalgas, etc.

Tipos de ecografías en el embarazo

La ecografía 2D o bidimensional es la más extendida y la tradicional, sin embargo, en los últimos años la ecografía ha evolucionado, los aparatos son de gran resolución, tienen exploración en color, efecto Doppler y se puede optar por visión en 3 y 4 dimensiones con una mayor calidad de imagen. Además, actualmente se puede recurrir a la ecografía 5D.

La gran ventaja de las ecografías 3D, 4D y 5D es que posibilitan que se pueda realizar una reconstrucción en volumen con gran realismo de todas las estructuras del feto en movimiento y permiten ver a tiempo real y con gran nitidez el rostro del feto, las extremidades y sus movimientos. La ecografía más innovadora es la 5D: permite una mejor resolución y nitidez en la imagen, como decíamos además implica una mayor capacidad diagnóstica y de detección de malformaciones fetales.

Si quieres saber más sobre el tipo de ecografías y la diferencia entre la 5D con las otras, te recomendamos leer nuestro artículo: “Ecografía 5D en el embarazo: qué es y cuándo hacerla”.