El duro entrenamiento de espalda de Andrea Duro: cuatro ejercicios para sumar a tu rutina desde ya

·2 min de lectura
Photo credit: Instagram @andreaduro
Photo credit: Instagram @andreaduro

Posiblemente Andrea Duro sea uno de los mejores ejemplos que podamos poner cuando queramos rebatir eso de que "las chicas en el gimnasio solo hacemos pierna". Una afirmación que no solo no es verdad sino que está bastante alejada de la realidad. Vale que (casi) todas queramos tener unos glúteos fuertes, pero de ahí a que solamente entrenemos tren inferior hay un rato.

Para empezar porque sabemos perfectamente cuántos días tenemos que entrenar glúteo para ver resultados (spoiler: con tres son suficientes). Y es que la actriz madrileña es una aficionada a los entrenamientos de espalda o, en su defecto, ejercicios full body (solo hay que ver el ejercicio de Andrea Duro para trabajar abdominales, glúteos y espalda a la vez de la semana pasada, desde luego).

Por eso no nos ha sorprendido nada cuando la actriz ha compartido en su cuenta de Instagram uno de sus últimos entrenamientos, una rutina donde hombros, espalda y brazos han sido los protagonistas. Ha sido un entrenamiento compuesto por cuatro ejercicios para el que únicamente han utilizado una polea y unas mancuernas.

Estos son los cuatro ejercicios que han realizado Andrea Duro en su entrenamiento:

  • Press de hombros con polea: de pie, con un agarre de la polea en cada mano, tenemos que llevar los brazos lo más alto que podamos, como en un press tradicional con mancuernas. La clave es mantener la espalda recta y la mirada al frente.

  • Aberturas laterales con polea: de pie, cruzamos las poleas y cogemos una con cada mano y las llevaremos hacia arriba lateralmente. Tenemos dos opciones: o hacerlo de forma alterna, como la actriz, o hacer las elevaciones de ambos brazos a la vez.

  • Remo con polea: con las piernas algo flexionadas y el tronco ligeramente hacia delante, tenemos que coger un agarre de la polea con cada mano. Desde ahí, traccionaremos hacia atrás.

  • Remo con mancuernas acostada: en este último ejercicio necesitaremos un banco, que recostaremos ligeramente. Desde ahí, con una mancuerna en cada mano, traccionaremos hacia atrás.