La dura lucha de Marie Fredriksson, cantante de Roxette, contra el cáncer

Margarita Lázaro
Marie Fredriksson, en un concierto de Roxette en 2012.

El mundo de la música se paralizó en 2002. La banda sueca Roxette anunciaba la cancelación de su gira. Su cantante, Marie Fredriksson, había sido diagnosticada de un tumor cerebral. Tenía 44 años.

La noticia del fallecimiento de la vocalista, este martes 10 de diciembre a los 61 años, ha hecho a muchos recordar este episodio que llenó portadas de revistas y del que Fredriksson nunca dejó de hablar. Quería que su público lo conociese.

Lo dejó claro en 2016 al publicar su autobiografíaListen to my heart, un guiño al éxito de la la banda Listen to your heart (1988), que a España llegó tres años después de la mano de Libros Cúpula. Sentía que tenía que contar su historia sin rodeos: “Para que la gente sepa lo que supone pasar por lo que a mí me ha tocado pasar”.

'Listen to my heart' , de Marie Fredriksson.

Su lucha se había iniciado el 11 de septiembre de aquel 2002, justo antes de una actuación. Fredriksson empezó a perder la visión y se desmayó en un cuarto de baño. “Me golpeé en la cabeza y sufrí un ataque epiléptico, me trasladaron al hospital y allí me enteré de que tenía un tumor”, contaría solo dos años después en una entrevista con la cadena sueca TV4. En aquel momento los médicos le dieron un año de vida, aunque ella no lo supo. Se lo dirían muchos años después.

La entrevista en la televisión nacional fue la primera vez que habló de su enfermedad. Los dos años posteriores a la operación del 4 de octubre de 2002 en el hospital Karolinska de Estocolmo (Suecia) fueron años de tratamiento, que le dejaron importantes secuelas. Muchas no le abandonaron nunca.

La vocalista de Roxette, la banda que formó en 1886 junto al cantante y compositor Per Gessle, sufrió problemas de visión en el ojo derecho, problemas auditivos y también problemas motores en un pie. Le daba tanto miedo caerse que ya no cantaba de pie. Su vuelta a los escenarios —primero en 2007 como solista y después en 2011 con el grupo— fue siempre sobre un taburete.

Fredriksson...

Sigue leyendo en El HuffPost