La duquesa de Sussex era una mera actriz en la monarquía británica

·2 min de lectura
Meghan Markle durante su etapa como miembro en activo de la monarquía credit:Bang Showbiz
Meghan Markle durante su etapa como miembro en activo de la monarquía credit:Bang Showbiz

Cuando desembarcó en la familia real británica tras su matrimonio con el príncipe Harry en 2018, una de las principales críticas a las que se enfrentó Meghan Markle fue que afrontaba su rol institucional de la misma forma que había manejado hasta entonces su carrera profesional en televisión. Lo más irónico es que, en realidad, eso era justo lo que se esperaba de ella en su nueva vida.

"Yo era ante todo una actriz. Todo mi trabajo consistía en: 'Dime dónde tengo que ponerme. Dígame qué tengo que decir. Dime cómo decirlo. Dime qué ponerme, y lo haré'. Me presentaba temprano al trabajo cada mañana, y probablemente horneaba algo para el resto de la tripulación", ha recordado sobre su etapa como miembro de la realeza.

Aunque ella bromee al respecto, no cuesta detectar cierto enfado o amargura cuando habla de la situación en que se encontraba, sobre todo porque veía que a su alrededor otros royals sí podían llevar a cabo sus funciones o labores públicas en sus propios términos. "Eso, por la razón que sea, no era algo que a nosotros se nos permitiera hacer, aunque es justo lo que hacen otros miembros de la familia".

A día de hoy no puede -o no quiere- dar una respuesta concreta a la pregunta de por qué se aplicaban criterios distintos al lidiar con Harry y con ella y no se les daba la libertad de la que disfrutan, por ejemplo, los duques de Cambridge. "¿Por qué crees que es así?", se limita a contestar cuando le plantean esa cuestión, para que sean los demás quienes decidan.

Antes de que se cumplieran dos años de su enlace, el matrimonio estaba dispuesto a viajar a cualquier país de la Commonwealth con tal de huir de la familia real, y por eso optó inicialmente por Canadá cuando abandonaron Reino Unido. Pese a todo, la duquesa está dispuesta a "perdonar" -aunque no aclara a quién- e insiste en que se ha esforzado activamente para lograrlo porque en el fondo nunca firmó ningún documento legal y sabe que no hay nada que le impida compartir su verdad: "Puedo hablar de toda mi experiencia y tomar la decisión de no hacerlo".