La duquesa de Catalina bailó durante cuatro horas para su último posado oficial

·2 min de lectura
La duquesa de Cambridge credit:Bang Showbiz
La duquesa de Cambridge credit:Bang Showbiz

La duquesa de Cambridge ha cumplido este domingo 40 años y lo ha celebrado haciendo públicas tres nuevas imágenes oficiales que a partir de ahora formarán parte de la colección de la Galería Nacional de Retratos en Londres, que es una de las organizaciones con las que ella trabaja como patrona.

Estas fotos han obligado a la esposa del príncipe Guillermo a salir de su zona de confort mientras posaba para el fotógrafo Paolo Roversi con una actitud propia de una estrella de Hollywood o de su cuñada, la duquesa de Sussex, que antes de su enlace con el príncipe Enrique protagonizó un reportaje fotográfico que no desentonaría en un editorial de moda de Vogue.

En un principio Catalina se sentía intimidada ante la perspectiva de ponerse ante la cámara de Roversi, porque se siente mucho más cómoda cuando es ella quien saca las fotografías, así que el pasado mes de noviembre los dos se reunieron en el palacio de Kensington para tomar el té y hablar de las ideas que tenía cada uno de ellos.

"Conociendo mi historial con modelos, estaba un poco nerviosa de enfrentarse a una sesión real, que requería unas cuatro horas de trabajo. Pero la tranquilicé diciéndole que una vez que empezáramos iba a ser muy fácil. Y así fue", ha explicado en declaraciones al periódico Corriere della Sera.

Finalmente el posado se realizó en los Jardines de Kew un mes más tarde, usando luz natural, y la duquesa optó por llevar un maquillaje mínimo para que no tuviera un aspecto "demasiado royal". Roversi también le pidió que bailara al ritmo de un vals eléctrico con un poco de rock ‘n roll para aprovechar el vuelo de la falda ancha que llevaba puesta. Al final acabaron tomando 250 fotos de las que él recopiló 70 para mostrárselas a Catalina y que eligiera sus favoritas, aunque ella prefirió confiar en su criterio para que escogiera las tres que se han compartido con el público de una selección de diez.

La publicación italiana también sugiere que el marido de Catalina, el príncipe Guillermo, y sus hijos, el príncipe Jorge, de ocho años, la princesa Carlota, de seis, y el príncipe Luis, de tres, eligieron el retrato "oficial" en color sepia porque era el que más les gustaba a los cuatro.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente