'Dualidad': una serie de Netflix que no llega ni al insuficiente pero que arrasa en la plataforma

·3 min de lectura
Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

El reto de este artículo es intentar averiguar por qué 'Dualidad', la miniserie de Netflix de siete capítulos, lleva en el número 1 de la plataforma desde el pasado 19 de agosto en que se estrenó. Nosotros somos muy partidarios de pensar de que el misterio reside, simplemente, en que una vez visto el primer o el segundo capítulo, ya te quedas enganchado y no lo vas a dejar para los pocos episodios que son, porque de calidad, lo que se dice calidad, va bastante justita.

'Dualidad', con Michelle Monaghan como protagonista, es la típica serie en la que lo que sucede te hace quedarte pensando como... ¿ha pasado esto? ¿En qué momento ha ocurrido esto que dicen, que me he perdido? La serie, con un buen punto de partida, acaba liándose, haciéndose de lo más enrevesada y le hace perder mucha valoración (en IMDB cuenta con un 5,8 y en Rotten Tomatoes, ¡un 26%!)

Monaghan da vida a las hermanas gemelas McCleary. Gina es escritora y vive en Los Angeles, Leni tiene una granja de caballos en Virginia. Ambas están muy unidas y se llaman todo el tiempo para pedirse consejo. Pero, de pronto, Leni no devuelve las llamadas. Su marido, Jack Beck (Matt Bomer), le confirma que ha desaparecido y Gina vuela a su localidad natal para ver en qué puede ayudar.

Gina echa mano de la sheriff Louise Floss (Karen Robinson) para que le ayude en la búsqueda. Es una mujer que conoce el pasado de la protagonista desde que estaba en un cargo inferior, así que sabe por qué se marchó del pueblo en circunstancias extrañas y se lo cuenta a la ayudante, Paula Martínez (Rosanny Zayas).

Photo credit:   - Netflix
Photo credit: - Netflix

Un reparto de lo más completo

'Dualidad' sigue presentándonos poco a poco, en el primer episodio, a gran parte del reparto. Así, conocemos al padre de las gemelas Victor (Michael O'Neill), que vive con la menor de las hermanas, Claudia (Ali Stoker), muy resentida por la marcha de su hermana. Y conocemos a continuación a Natasha (Maddie Nichols), la niñera de la familia.

Todo comienza a enredarse y a convertirse en pura paranoia, porque en el primer episodio nos damos cuenta de que no solo son gemelas, sino que Gina es en realidad Leni. Las dos cambian de vida con regularidad. Parece que la verdadera Gina ha huido para siempre, ya que una nota le dice a Leni que puede elegir cualquiera de sus vidas en adelante.

¿Estamos ante la versión 'paranoide' de 'Orphan Black'? Un poquito (paranoide sobre todo para el espectador). Y hay muchas cosas que no nos gustan: no es que Michelle Monaghan sea Meryl Streep, pero francamente su actuación deja mucho que desear, se pasa de melodramática. La dirección de actores es flojeras, flojeras.

Photo credit: Netflix
Photo credit: Netflix

Pero casi podríamos pasarlo por encima si la idea sobre la que se construye la serie tuviera algo de sentido (aunque es verdad que alguna de las siguientes preguntas se irán resolviendo en más episodios): ¿Por qué cambiar de vida tan a menudo, mintiendo a familia y amigos? ¿Nos han estado engañando en quién era Leni y quién Gina a lo largo del primer capítulo? Un caos, vamos.

Es desordenada y confusa, incluso un poco ridícula, pero ha destronado en lo más visto de Netflix a 'The Sandman': RESPECT.