La adaptación de 'Drácula' sorprende con el cambio de sexo de Van Helsing, que ahora es una monja

El príncipe de las tinieblas ha regresado a nuestras vidas. Y es que Drácula, la miniserie de Netflix y la BBC, se estrenó el pasado 4 de enero y en apenas unos días sus tres episodios (Las reglas del juegoNavío sangriento y La brújula tenebrosa) han dado mucho que hablar debido a Agatha Van Helsing, un personaje que se ha ganado la admiración inmediata de los espectadores.

(©Netflix)

Si bien el actor danés Claes Bang interpreta al Conde Drácula, apostando por el terror gótico y sanguinolento para hacer honor a este personaje protagonista, quien ha centrado las conversaciones seriéfilas en esta nueva adaptación de la novela de Bram Stoker sobre el vampiro más famoso de todos los tiempos es Van Helsing.

La razón es que en el Drácula de Netflix la historia presenta aires renovados y el recordado cazador de vampiros ahora es una monja. Así, gracias a Mark Gattis y Steven Moffat, la misma dupla que revolucionó la televisión británica a principios de década con la serie Sherlock, en esta adaptación televisiva se introduce un cambio evidente en el personaje al que han dado vida actores como Peter Cushing, Anthony Hopkins o Hugh Jackman, capaz de plantarle cara al mismísimo vampiro.

De esta forma, en esta serie que nos transportará a la Transilvania de 1897, Van Helsing ya no es un hombre casi anciano, ese sabio al que en la novela original se recurría para acabar con Drácula, sino una mujer joven conocida como Agatha Van Helsing. "Soy todas tus pesadillas al mismo tiempo: una mujer con educación y un crucifijo", expresa esta monja tan divertida, interpretada por la actriz británica Dolly Wells, la primera vez que se encuentra cara a cara con Drácula. Un encuentro que, por cierto, es anterior al de su homólogo literario para que se haga más intensa la rivalidad entre ambos.

¡El resultado es hilarante!

"Se nos ocurrió la idea de una monja atea, simplemente la llamamos Monja atea, una monja que realmente no cree en nada y hace muchos chistes, y ese personaje saltó inmediatamente a lo más alto del guión. Pensábamos: ‘Dios mío, eso es genial’. Y rápidamente dijimos: ‘Es Van Helsing, ¿no? No necesitamos a nadie más, solo necesitamos a la monja’. Entonces pensamos: ‘Las monjas están más o menos vestidas con un traje de superhéroe para luchar contra vampiros, ¿no es así? ¿Por qué Bram no pensó en eso?’”, contó Steven Moffat en una entrevista con Newsweek haciendo referencia a este carismático personaje.

La puesta en escena de Agatha Van Helsing haciendo efectivo este gender swap (cambio de sexo) en el personaje ha fascinado a la audiencia, hasta el punto de que en la red se apuesta por un spin-off protagonizado por esta mujer que derrocha su visionaria inteligencia a la hora de enfrentarse al vampiro.

Y es que su transformación en mujer es una de las principales diferencias entre la obra de Bram Stoker y esta adaptación a la pequeña pantalla.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Netflix