Los dormitorios inspirados en la naturaleza: verde, estampados florales, fibras naturales...

·4 min de lectura
Photo credit: Pablo Sarabia / HEARST
Photo credit: Pablo Sarabia / HEARST

El dormitorio es un lugar para descansar, relajarse y renovar la energía cada día, una de las estancias más íntimas y privadas de las viviendas. Para conseguir que sea un espacio que aporte tranquilidad y bienestar, debemos incluir una decoración con ciertos elementos que ayuden a transmitir la sensación de clama y serenidad en un dormitorio bien equipado y ambueblado. El uso de colores claros, las gamas de blancos combinados con tonos piedra y arenas, son una solución muy efectiva con la que resulta difícil equivocarse. Siempre aportan paz y serenidad, pero hay otras opciones un poco más atrevidas y muy en tendencia.

La naturaleza como fuente de inspiración es el aliado perfecto para hacer del dormitorio la estancia perfecta que invite al descanso y la desconexión, unas características fundamentales en este espacio. Por eso, te traemos las ideas y trucos más actuales para tener un dormitorio saludable inspirado en la naturaleza. Echa un vistazo a la completa selección de ideas deco que te traemos y ponte manos a la obra: desde la pared al cabecero, pasando por la iluminación o la ropa de cama, inspírate y ponte manos a la obra para que tu dormitorio sea un espacio natural y placentero.

Photo credit: White Arrow.
Photo credit: White Arrow.
Photo credit: Ken Hayden
Photo credit: Ken Hayden

Materiales y textiles

Aunque pueda parecer una tarea difícil, con pequeños cambios puedes lograr resultados espectaculares. La claves es elegir materiales, texturas y colores que recuerden a los elementos de la naturaleza, como la madera –mucho mejor si es sin tratar o con acabados satinados y mates–, la piedra o las fibras naturales como el ratán, el mimbre o el yute. Puedes utilizarlo en muebles auxiliares, las alfombras, las lámparas o incluso en la ropa de cama.

Photo credit: Ken Hayden
Photo credit: Ken Hayden
Photo credit: Meritxell Arjalaguer
Photo credit: Meritxell Arjalaguer
Photo credit: SKLUM
Photo credit: SKLUM

El color y la luz

La decoración en verde es el color que más asociamos con la naturaleza y nos ayuda a sentir calma y tranquilidad. También el azul es un color relajante y se relaciona con el frescor del mar y la luminosidad del cielo.

Estos tonos pueden introducirse de una forma más sencilla en pequeños detalles decorativos, o en grandes superficies, como las paredes, que podemos pintar o revestir de un papel pintado con motivos vegetales que también nos traiga la naturaleza a nuestro hogar. ¿Otra opción? Incluirlos a través de detalles llamativos como los textiles o hasta los cojines de los sofás. Solo tienes que echarle un poco de imaginación.

Tampoco podemos olvidarnos de la luz natural en el dormitorio, que no puede faltar ya que también es vital a la hora de conseguir un espacio agradable y que aporte beneficios a la salud. Cada vez le damos más importancia a sentirnos cómodos en casa.

Photo credit: Cortesía Zara Home
Photo credit: Cortesía Zara Home
Photo credit: Studio McGee
Photo credit: Studio McGee

El toque verde, imprescindible

En estos tiempos se ha hablado mucho del Trastorno por Déficit de Naturaleza o TDN. Tal como comenta el paisajista Fernando Pozuelo, muy interesado en este tema, "el término Trastorno por Déficit de Naturaleza forma parte de un conjunto de problemas que, genéricamente, se denominan enfermedades psicoterráticas, que son trastornos que tienen su origen en una deficitaria o patológica relación con el entorno en el que convivimos. Esta falta de contacto directo con la naturaleza hace que tengamos más problemas para recuperarnos de largos procesos de estrés, ansiedad, además de reducir nuestra capacidad inmunológica".

Photo credit: Margaret Stepien
Photo credit: Margaret Stepien
Photo credit: Renato Navarro / @renatonavarrofotografia
Photo credit: Renato Navarro / @renatonavarrofotografia

Que no falten las plantas

Así no pueden faltar las plantas y la vegetación natural, que además de purificar el aire, nos acercan a la naturaleza y reducen el estrés. Antes se evitaban las plantas en los dormitorios pero no se trata de convertir la habitación en una selva, con alguna maceta pondrás verdor sin peligro alguno.

Photo credit: Pablo Sarabia / HEARST
Photo credit: Pablo Sarabia / HEARST
Photo credit: Ambroise Tézenas/PHOTOFOYER
Photo credit: Ambroise Tézenas/PHOTOFOYER
Photo credit: Pablo Sarabia / HEARST
Photo credit: Pablo Sarabia / HEARST

Incluso hay especies que te ayudan a relajarte y dormir mejor. Aunque exista la concepción de que las plantas no son buenas para un dormitorio porque "roban" el oxígeno y expulsan CO2, esto no es tan grave (tendríamos que tener la selva del Amazonas en nuestro cuarto). Además, hay plantas que se encargan directamente de purificar el ambiente, haciéndolo mucho más sano y eliminando agente nocivos del aire que se acumulan en un interior. Y son plantas sencillas, del día a día, y muy fáciles de cuidar. Entre ellas están el ficus, el espatifilo, la palmera china, las cintas, el filodendro o plantas infalibles como el poto. ¿Sabes ya cuál escoger?

Photo credit: Montse Garriga
Photo credit: Montse Garriga
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente